Política

Afines a Álvarez de Toledo señalan a Egea por "intentar cargarse" a la portavoz

Fuentes del partido encuadran el "error gravísimo" del relevo de Elorriaga a "una operación de acoso y derribo" contra Cayetana | Génova justifica que el cese se debe a la incompatibilidad de los jefes de gabinete con el acta de diputado

logo
Afines a Álvarez de Toledo señalan a Egea por "intentar cargarse" a la portavoz

EP

Resumen:

Fuego a discreción. El cese del jefe de asesoría parlamentaria del PP y apuesta personal de Cayetana Álvarez de Toledo, Gabriel Elorriaga, que adelantó El Independiente, ha abierto una veda que fuentes de la ejecutiva del partido vincularon desde un primer momento con una vía de presión para que la polémica portavoz parlamentaria del partido abandonase su cargo sin que Casado tuviese que firmar sentencia.

Desde Génova se ha tratado de quitar hierro a las informaciones sobre la inminente salida de Álvarez de Toledo y niegan hostilidades internas más allá de «diferencias puntuales» entre la dirigente y el sector crítico. Justifican además que el cese del hombre de confianza de Álvarez de Toledo se hizo siguiendo lo que dicta el artículo 8 de los estatutos del Grupo Parlamentario popular, y no por «rencillas internas». «Es incompatible ser diputado a la vez que director de asesoría o director de gabinete», sostienen en Génova. Elorriaga ocupó el acta de diputado el pasado 21 de julio tras la salida de la ex ministra de Rajoy, Isabel García Tejerina.

Pero esta versión choca con la que arguyen fuentes afines a Álvarez de Toledo, que subrayan el malestar de una decisión tomada por la cúpula sin haber sido negociada ni con la afectada ni con su equipo. Y señalan sin medias tintas que el cabecilla de una operación que, aseguran, tiene como objetivo «intentar cargarse» a Cayetana tiene nombre y apellidos: Teodoro García Egea.

Este sector cuestiona también la literalidad de los estatutos que aporta la dirección encabezada por Egea, y recuerdan que éste también compatibiliza su puesto como secretario general con su acta de diputado. Elorriaga «tuvo que renunciar a su contrato para poder tomar posesión como diputado», continúan, y defienden que «no hay ningún límite estatutario que impida ser diputado y jefe de gabinete del presidente, del secretario general o de lo que sea».

Justifican además la existencia de una maniobra de presión política contra la líder del grupo parlamentario asegurando que el cesado no tenía «ninguna función asignada como diputado, de modo que podría haber seguido en el cargo sin problema» pero «no ha querido el mando». Fuentes solventes de la dirección popular llegaron a afirmar a El Independiente que la portavoz sugirió a la dirección que si seguía adelante con el cese de Elorriaga, ella sería la siguiente.

«Se está fomentando una campaña de acoso y derribo contra la portavoz», opina otro dirigente del partido sobre el relevo del asesor de Álvarez de Toledo, que tampoco duda en poner el foco sobre el secretario general en lo que considera toda «una operación de moobing» que podría terminar con la portavoz presentando su salida voluntaria.

«No estamos sobrados de gente con personalidad propia en el PP. Ella la tiene, y eso es bueno para el partido», continúa. Las mismas fuentes subrayan además que la «guerra» entre Egea y Álvarez de Toledo va más allá de la pugna entre los dos modelos de partido en liza -uno moderado y el otro más conservador-, y se trata de dirimir «quién controla la nave» más que la ideología que la mueve.

El «error gravísimo» del relevo de Elorriaga, confirman las fuentes consultadas, tiene como objetivo que sea ella quien dé el paso porque «nadie quiere asumir el coste que supone echarla», no sólo para la dirección, sino para el propio partido. «Vox se frotaría las manos» si esto llegara a suceder, recuerdan.

Para sustituir al ex colaborador de José María Aznar, la dirección ha escogido a José Sánchez Arce, de la órbita de Casado, un nombramiento que, aseguran, se ha producido en connivencia del presidente y «todos los portavoces» para encargarse de las tres asesorías parlamentarias (Congreso, Senado y Parlamento Europeo).

Fuentes cercanas a la dirección restan importancia a lo que consideran «batallas más superficiales que otra cosa» y ponen el foco en «lo realmente importante». Génova trabaja desde hace días en una particular campaña para exigir la dimisión de Pablo Iglesias por la presunta existencia de la ‘caja B’ de Podemos y la imputación del partido. Casado está centrado además en articular una alternativa «firme y responsable» al Gobierno de Pedro Sánchez, para la que ha optado por la vía de la moderación que le aleje de la acera por la que discurre Santiago Abascal.

Comentar ()