España | Política | Sociedad

Sortu: "Los presos no son pederastas ni maltratadores, tienen el apoyo de parte del pueblo"

El líder de la formación, Arkaitz Rodríguez, afirma en ETB que pese a quienes querrían que "se escondieran" tras su salida de la cárcel tienen el apoyo de una parte de la sociedad que los ve como "supervivientes" de una política penitenciaria "que mata".

Arkaitz Rodríguez, secretario general de Sortu. EUROPA PRESS

El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha asegurado hoy que «a algunos» les gustaría que los presos de ETA fueran recibidos a su salida de prisión con el mismo reproche social que los maltratadores o los pederastas: «Lo que ocurre es que los ‘presos políticos’ no son ni maltratadores ni pederastas y tienen el apoyo de una parte importante de este pueblo». El dirigente de la izquierda abertzale ha afirmado que en realidad los presos son «unos supervivientes» al salir de la cárcel tras habérseles «alargado el castigo con una ley penitenciaria que mata».

Entrevistado en ETB, Rodríguez se ha referido de este modo a los homenajes que se brindan a algunos presos de ETA tras su salida de la cárcel y que han recibido la denuncia de algunas asociaciones de víctimas. Ha afirmado que a determinados sectores «lo que les gustaría es que se pudrieran o murieran» en prisión, «eso lo hemos escuchado»: «A algunos lo que les gustaría es que al salir y recibieran el reproche social. En cambio encuentran que aún tienen el respaldo de una parte de la sociedad vasca que reclama el final de la política penitenciaria excepcional«.

Ha asegurado que existe «un lobby» liderado por algunas asociaciones de víctimas, como Covite o la AVT, «que dicen hablar en nombre de las víctimas de ETA pero sólo hablan en nombre de una parte pequeña de las víctimas». En su opinión, estos colectivos, junto a determinados ámbitos de la judicatura, las instituciones y los medios de comunicación pretenden «que no cambie nada» o incluso que se den pasos atrás: «Tienen una agenda no para contribuir a la normalización o la consolidación de la convivencia y la paz sino para mantener las cosas como están».

Rodríguez ha recordado cómo hace unos años se insistía en que una vez disuelta ETA sólo harían falta 48 horas par hacer desaparecer «la política penitenciaria excepcional» que impone la dispersión en cárceles alejadas de Euskadi y aún se sigue aplicando. «Es en su ley donde está escrito que los presos tienen derecho a estar cerca de sus familias, que cumplan su ley».

Normalización y Convivencia

Preguntado por las palabras del nuevo secretario general de las juventudes del PSE en Euskadi, Víctor Trimiño, en las que cuestionaba el acercamiento del PSOE a EH Bildu por contribuir a su «blanqueamiento», Rodríguez ha afirmado que le dan «tristeza y pena». Considera que se trata de reflexiones que se asemejan a las hechas por el líder del PP en el Parlamento Vasco, Carlos Iturgaiz: «Es un discurso que nos lleva a 20 ó 30 años atrás, como si hubiera estado crionizado y que ahora lo ponen encima de la mesa». Se ha felicitado de que la secretaria general del PSE, Idoia Mendia «lo haya desautorizado«.

Ha defendido que la verdadera normalización de la convivencia en Euskadi, así como de la actividad política de la izquierda abertzale, no llegará hasta que «el Estado español y francés respeten nuestro derechos nacionales». Ha reclamado que se abandone la «violencia del Estado» que sólo pretender la «imposición del régimen del 78 y la unidad de España».

En relación al inicio de la legislatura, de cuyo parlamento forma parte, ha criticado que lo hace con un «nuevo viejo Gobierno», liderado por Urkullu y en coalición con el PSE y con un modelo de gobernanza «vertical, unilateral y autoritario». Muestra de ello es, ha apuntado el dirigente de Sortu, el reparto de la presidencia de las 15 comisiones parlamentarias, que en 11 casos han recaído en la coalición PNV-PSE, que goza de mayoría absoluta.

Comentar ()