En su estreno en el Parlamento como primer ministro, Boris Johnson, ha demostrado su elocuencia y ha arremetido ferozmente contra el líder laborista, Jeremy Corbyn. Ha prometido “una nueva época dorada” a sus ciudadanos.  “Haremos que el Reino Unido sea el mejor país del mundo… Puede sonar exagerado, pero es realista”. Y ha remarcado: “Somos el Partido de la Gente… Ustedes (laboristas) son el partido de unos pocos”.

A su lado, han presenciado el primer combate parlamentario el flamante nuevo líder de la bancada tory, Jacob Rees-Mogg, y el recién estrenado ministro de Exteriores, Dominic Raab. Boris Johnson ha vuelto a defender que su gobierno, formado por brexiters puros y duros salvo contadísimas excepciones, hará efectivo el Brexit el 31 de octubre. “Vamos a llevar a cabo un Brexit razonable y fantástico”, ha señalado.

Sin embargo, no se ha mostrado favorable a volver al Parlamento si no logra renegociar el Acuerdo de Retirada. Anna Soubry, líder del Grupo Independiente para el Cambio, ha planteado que vuelva a los Comunes.

Prefereriría dejar la UE con acuerdo. Lo prefiero sin dudas. Creo que es posible incluso en esta última fase y trabajaré por hacerlo posible», dice Boris Johnson

Ha rechazado de forma tajante la celebración de un segundo reférendum. “Sería catastrófico”, ha remarcado. Sin embargo, ha asegurado que los ciudadanos de la UE podrán permanecer en el Reino Unido con plenos derechos.

Boris Johnson ha insistido en que prefiere que el Reino Unido salga con acuerdo. “Preferiría dejar la UE con acuerdo. Lo prefiero sin dudas. Creo que es posible incluso en esta última fase, y trabajaré para hacerlo posible. El Acuerdo de Retirada negociado por mi predecesora ha sido rechazado tres veces por esta Cámara. Sus términos son inaceptables para este Parlamento y para este país”. A su vez, ha mostrado con claridad que para el Reino Unido la salvaguarda sobre la frontera interirlandesa es «divisiva y antidemocrática».

Desde Bruselas, el negociador en jefe de los Veintisiete, Michel Barnier, ha declarado que la cuestión de la salvaguarda (backstop) es inamovible. Johnson también ha hablado este jueves con el presidente saliente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien le ha reiterado que la posición de la UE sigue siendo la misma: la defensa del Acuerdo de Retirada. Solo podría haber algún cambio en la declaración política. Pero tanto Juncker como Barnier se han mostrado dispuestos a conversar con Boris Johnson sobre el Brexit.

Barnier ha envíado una carta a los Veintisiete en donde señala cómo la UE está dispuesta a «trabajar de forma constructiva» y que se estudiará cualquier propuesta del Reino Unido «compatible con el Acuerdo ya existente». A pesar del tono combativo del nuevo primer ministro, Barnier ha remarcado que si bien una salida sin acuerdo «no es la opción de la UE, hemos de estar preparados». Y ha añadido: «En cualquier caso, lo que resulta esencia por nuestra parte es mantener la calma, seguir firmes en nuestros principios y líneas rojas, y mostrar solidaridad y unidad», según informa la BBC.

La metamorfosis de Corbyn

A Jeremy Corbyn le ha reprochado sus vaivenes sobre el Brexit. Boris Johnson ha señalado: “Hemos sido testigos de una metamorfosis terrible. Corbyn ha sido abducido y ahora se ha convertido en un partidario de la permanencia. De todos los vaivenes de su carrera, éste es el más grave”.  Corbyn defiende ahora que se convoque un nuevo referéndum y aboga por la permanencia.

Una y otra vez ha sido entusiasta sobre la relevancia de su partido. “Los conservadores somos el Partido de la Gente. Los tories somos el partido de muchos, los laboristas, de pocos. Los tories haremos que este país avance, mientras que los laboristas nos harán retroceder”.

Corbyn ha declarado que está preocupado porque Johnson se sobrevalora. Ha recordado cómo los ricos no van a ser los perjudicados por una salida sin acuerdo, sino los más necesitados. Ha añadido que si tiene confianza en el Brexit, vuelva a consultar a la población británica.

El líder laborista ha recordado a los Comunes cómo Trump ha apuntado que Johnson es el Donald Trump británico. Ha señalado que Johnson convertirá al Reino Unido en un Estado vasallo de Estados Unidos. Los laboristas han convocado esta tarde una manifestación para pedir elecciones generales.

Boris Johnson fue elegido por el 66,4% de los votos de los militantes, resultado que ha sido conocido el martes 23 de julio. También venció en las cinco rondas realizadas por los diputados conservadores. Asumió el miércoles como primer ministro tras hacerse efectiva la dimisión de Theresa May, quien no ha podido convencer al Parlamento para que apruebe el Acuerdo de Retirada alcanzado con los Veintisiete a finales de 2018.

Los primeros pasos de Boris Johnson no dejan ninguna duda de su determinación de ejecutar el Brexit el 31 de octubre, si bien la mayoría conservadora en el Parlamento es muy frágil y puede encontrarse con la rebelión de los opositores de una salida sin acuerdo.

Junto a Boris Johnson están en el Gobierno Sajid Javid, al frente de Economía, Michael Gove, como ministro de Gobernación y Planificación del Brexit, Pitti Pratel en Interior, y Dominic Raab, en Exteriores. Todos ellos fervientes brexiters.

A cargo de los conservadores en el Parlamento está el líder del European Research Group, el ultraconservador Jacob Rees-Mogg. Como jefe de gabinete, Boris Johnson ha recuperado a Dominic Cummings, artífice de la campaña Vote Leave.

Tenemos una gigantesca tarea por delante, estamos en un momento crucial en la Historia de nuestro país. Estamos comprometidos en salir de la UE el 31 de octubre sí o sí», dice Johnson a sus ministros

En su primera reunión del gabinete, en el que apenas quedan figuras del anterior, Boris Johnson ha sido muy contundente, según informa la BBC. “Como todos sabéis, tenemos una gigantesca tarea por delante, estamos en un momento crucial en la Historia de nuestro país. Estamos comprometidos en salir de la UE el 31 de octubre, o antes, sí o sí”.

Ha insistido en su rechazo a que se imponga una salvaguarda, aunque sea temporal, en relación con la frontera interirlandesa. “Las cuestiones relativas a la frontera irlandesa han de tratarse en el futuro acuerdo entre el Reino Unido y la UE”, ha remarcado. La UE ha incluido la salvaguarda en el Acuerdo de Retirada.

La independencia de Escocia

El optimismo de Boris Johnson ha sido subrayado por todos los parlamentarios. El jefe del grupo parlamentario del Partido Nacional Escocés, Ian Blackford, ha indicado que Boris Johnson parece que vive a veces en un universo paralelo, pero que ahora parece que aterriza desde el espacio exterior.

Ha advertido al nuevo primer ministro británico que “Escocia parará la locura” en su parlamento en caso de una salida sin acuerdo. Le ha recordado que puede convertirse en el primer jefe del Gobierno inglés, debido a la desunión del Reino Unido. Escocia perderá 100.000 empleos en ese caso, según Blackford. Ha dicho que la líder del SNP, Nicola Sturgeon, está revisando el calendario para convocar un nuevo referéndum de independencia. Escocia, donde en un primer referéndum perdió la opción independentistas gracias a una campaña proeuropea abanderada por el laborista Gordon Brown, votó masivamente contra la salida de la UE.

En esta sesión parlamentaria, ha intervenido por primera vez tras su elección como líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, quien ha recordado a los tres millones de ciudadanos de la UE que viven en la incertidumbre debido a la falta de determinación del Reino Unido sobre el Brexit. Johnson ha asegurado que se respetarán sus derechos.

Sobre inmigración, el nuevo primer ministro un sistema de puntos semejante al australiano. Ha remarcado los beneficios de la inmigración, pero ha señalado que lo que necesita el Reino Unidos son los mejores talentos.

Boris Johnson está convencido de que el Reino Unido va a salir de la UE a su manera, y va a establecer acuerdos comerciales beneficiosos, de manera que en 2050 el Reino Unido será el mejor país del mundo. Boris Johnson dixit.