El Papa Francisco ha llegado varios minutos tarde al Ángelus de este domingo, que debía comenzar a las 12.00 horas del mediodía, tras quedarse encerrado en un ascensor del Vaticano durante 25 minutos.

Según ha explicado él mismo antes de comenzar la oración mariana, han sido los bomberos quienes le han rescatado.

«Tengo que pedir perdón por el retraso. Me he quedado encerrado en el ascensor durante 25 minutos. Pero después han venido los bomberos», ha explicado el pontífice.