Mientras Hollywood se acicala y abandona el negro para su gran fiesta del cine, una gala marcada por el final de la reivindicación del #MeToo a través del luto en las celebraciones, en México deben estar cruzando lo dedos y frotándose la manos con la posibilidad de darle una bofetada sin manos al presidente Trump, al mandatario que está emperrado en elevar un muro en la frontera entre México y EE.UU, al mismo que pretende acabar con el sueño de los dreamers (aquellos niños y jóvenes que ingresaron a EE.UU de manera irregular que han crecido en este país al que consideran su hogar).

Si la madrugada del domingo al lunes (hora española) Guillermo del Toro consiguiera el Oscar al Mejor Director por La forma del agua, sería el tercer mexicano en una década. Algo que al presidente seguro no le caerá muy bien. Del Toro entraría en el Olimpo del cine flanqueado por Alfonso Quaron (Gravity) y Alejandro Iñárritu (El renacido). La duda se desvelará este 5 de marzo en una ceremonia que tendrá lugar en el Dolby Theatre de Los Ángeles, escenario indiscutible desde que se inauguró en 2001.

Del Toro entraría en el olimpo del cine flanqueado por Alfonso Quaron y Alejandro Iñárritu

La gala volverá a ser presentada por Jimmy Kimmel. «Si piensan que estropeamos el final de este año, ¡esperen a ver lo que hemos planeado para el show del 90º aniversario!». El presentador amenaza con sorprender al público con algo más fuerte que el error del año pasado. Recordemos que Warren Beatty leyó la tarjeta del ganador a Mejor Película y se la adjudicó a La La Land cuando la verdadera vencedora era Moonlight.

Sin duda alguna, la noche estará marcada por los escándalos sexuales destapados en Hollywood a raíz del caso Harvey Weinstein, el hashtag #MeToo y con una alfombra roja a la que parece que vuelve el color. El actor Casey Affleck, que ha sido denunciado por «comportamiento inadecuado» durante el rodaje de I’m Still Here en 2010, ha renunciado a entregar el Oscar a la Mejor Actriz, privilegio que obstenta por ganar la estatuilla al Mejor Actor el año pasado por su trabajo en Manchester frente al mar.

Un cartel con el presentador de la gala, Jimmy Kimmel, adorna el paseo de Hollywood durante los preparativos de la ceremonia. Efe

Jimmy Kimmel ha anunciado que contará con el apoyo de Michael De Luca y Jennifer Todd, los productores con los que trabajó en la pasada edición. “Mike y Jennifer produjeron un hermoso show que resultó deslumbrante. Y Jimmy demostró, desde su monólogo inicial y durante toda la gala hasta un final que nunca pudiéramos haber imaginado, que es uno de los presentadores de mayor calidad en la historia de los Oscar”, ha confesado la presidenta de la Academia de Hollywood, Cheryl Boone Isaacs.

El trío tiene un gran reto que solventar. La gala del año pasado registró la audiencia más baja en los últimos nueve años, con 32,9 millones de espectadores en EE.UU, lo que supone un 4% menos de audiencia que la obtenida en la gala que presentó Chris Rock. Kimmel se encuentra en el centro de la diana.

Si ‘La forma del agua’ se llevara 11 estatuillas, igualaría el récord de las películas más oscarizadas

La forma del agua es la película más nominada de la 90º edición de los Oscar con un total de 13 nominaciones, entre las que destacan Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Guión. Es la gran favorita y ha estado a punto de igualar el récord de 14 nominaciones que comparten tres películas: La La Land (2016), Titanic (1997) y Eva al desnudo (1950). Si se llevara 11, igualaría el récord de las más oscarizadas: Ben-Hur (1959), Titanic (1997) y El señor de los anillos: el retorno del rey (2003).

Daniel Day-Lewis y Vicky Krieps, protagonizan ‘El hilo invisible’.

La segunda película más nominada es Dunkerque, dirigida por Christopher Nolan, que aspira a ocho estatuillas. Le sigue Tres anuncios en las afueras, con siete. El hilo invisible, dirigida por Paul Thomas Anderson, aterriza en la gala más importante del cine con seis nominaciones, entre ellas las de Mejor película y Mejor actor. Con El hilo invisible Daniel Day‑Lewis se despide del cine y pone fin a 47 años de carrera cinematográfica.

Curiosidades

En el universo femenino, la 90º edición de los Oscar, Meryl Streep se convierte en la actriz con más nominaciones de la historia (lleva 21) gracias a su papel en Los papeles del pentágono. Por su parte, Rachel Morrison podría ser la primera mujer en recibir una nominación a la Mejor Fotografía por Mudbound y Greta Gerwig ya es la quinta mujer nominada a Mejor Dirección en la historia de los Oscar, con su película Lady Bird.

Jordan Peele puede llegar a ser el primer director afroamericano en ganar el Oscar a Mejor Dirección

En las nominaciones también han surgido sorpresas, como que Steven Spielberg no aspire a la Mejor Dirección por Los papeles del pentágono y la ausencia de Tom Hanks que no está en la terna que peleará por el premio Mejor Actor, también por Los papeles del pentágono.

El blackpower está representado por Jordan Peele que puede llegar a ser el primer director afroamericano en ganar el Oscar a Mejor Dirección por Get Out. Además, Denzel Washignton llega con su octava nominación por su interpretación en Roman J. Israel, Esq, de manera que se convierte en el actor afroamericano con más nominaciones. La rapera Mary J. Blige peleará por dos, Mejor Actriz Secundaria y Mejor Canción, con Mudbound.

Los Oscar no entienden de edad. Christopher Plummer, a sus 88 años, puede presumir de ser el nominado mayor de la historia. Por el otro lado, Timothee Chalamet, a sus 22 años, consigue ser el actor más joven en ser nominado.

Yance Ford es el primer director transgénero nominado a un Oscar

¡Cuidado con Netflix! La plataforma digital ha hecho historia con Mudbound, sus cuatro candidaturas (Guión Adaptado, Actriz Secundaria, Fotografía y Canción Original) y deja bien claro que continúa pisando fuerte.

Para finalizar, la última curiosidad, Yance Ford es el primer director transgénero nominado a un Oscar, gracias a su candidatura de Mejor Documental por Strong Island. Él sí que podría hacer historia.