Arte | Tendencias

El monasterio de Yuso, la cuna del castellano en la que se reúnen hoy Sánchez y los presidentes

Este enclave religioso, junto al de Suso, que se encuentra a escasos metros de distancia, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 4 de diciembre de 1997

logo
El monasterio de Yuso, la cuna del castellano en la que se reúnen hoy Sánchez y los presidentes

Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla, ante las cumbres nevadas del monte San Lorenzo. WIKIPEDIA

Resumen:

«Cruce de caminos, puente sobre el Ebro, cuna de mi lengua, camino de encuentros», se canta en una de las principales estrofas del himno de La Rioja. El monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla, ha sido siempre un motivo de orgullo para los riojanos, ya que es precisamente allí, en esa pequeña localidad a los pies de la de la Sierra de la Demanda, donde se encontraron las primeras muestras escritas del castellano. Sin embargo, suele ser un enclave desconocido para el resto de españoles.

Este monasterio ha sido el lugar elegido por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para analizar la estrategia contra los rebrotes con todos los presidentes autonómicos, excepto Quim Torra, y para discutir acerca de cómo se va a repartir el fondo de reconstrucción de la Unión Europea. «Este es el lugar de la palabra, donde nacieron el castellano y el euskera», decía esta mañana en la Cadena SER la ministra de Carolina Darias, y es precisamente allí donde los distintos dirigentes nacionales y autonómicos tratarán de alcanzar el «entendimiento».

Los primeros testimonios escritos en castellano y en euskera, un idioma de origen todavía desconocido, se localizaron en las llamadas Glosas Emilianenses, que son pequeñas anotaciones manuscritas que un monje de San Millán realizó en un códice en latín, donde plasmó las lenguas que hablaba el pueblo, más allá del poderoso latín.

De estas aclaraciones, que suman más de mil en total, unas cien están representadas en romance riojano, la lengua que se hablaba a finales del siglo X o a principios del siglo XI en la zona, y poseen un interés añadido, porque incluyen dos anotaciones en euskera, que han sido reconocidas como el primer pasaje de prosa continua escrito de forma no epigráfica en dicho idioma.

El 4 de diciembre de 1997, la UNESCO declaró a este monasterio y al de Suso, que se encuentra a escasos metros de distancia, Patrimonio de la Humanidad por razones históricas, artísticas, religiosas, lingüísticas y literarias, tal y como indican en la página web del propio complejo religioso. Fue además entre estos muros donde escribió sus obras el primer poeta en lengua española conocido, Gonzalo de Berceo, que también profesó como monje en San Millán.

El monasterio de Suso, que significa el de «arriba», surgió a partirde las cuevas en las que habitaron los eremitas discípulos de San Millán en el siglo VI. Las posteriores ampliaciones convirtieron aquellas cuevas en un cenobio, y en este recinto se pueden observar en los diferentes estilos arquitectónicos, como el visigótico, el mozárabe y el románico. 

En la colección de códices y manuscritos que salieron del Scriptorium de Suso se hallan algunos de los más notables de la Edad Media de nuestro país, como el Códice Emilianense de los Concilios (992), la Biblia de Quiso (664) o una copia del Apocalipsis, de Beato de Liébana (siglo VIII).

Monasterio de Suso. WIKIPEDIA

En el siglo XI, el monasterio de Suso, que se había quedado muy pequeño, se vio ampliado con una edificación construida unos metros más abajo, en el valle del río Cárdenas. El monasterio de Yuso, el de «abajo», destaca por sus grandes dimensiones y en él confluyen el estilo renacentista y barroco, principalmente. Asimismo, su museo alberga pinturas de Juan de Rizzi, considerado el mejor pintor claustral español, y las arquetas de oro y marfil, del siglo XI, en las que se guardan las reliquias de San Millán.

En el año 2007, se creó el  Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (CILENGUA) en San Millán y Canillas de Río Tuerto, un pequeño municipio cercano de menos de 40 habitantes, para dar continuidad a la labor de difusión y promoción del idioma que se lleva a cabo en torno a estos monasterios emilianenses.

Comentar ()