Tendencias

Las plataformas provocan la mayor caída del consumo televisivo en 30 años

Catálogo de Netflix

Catálogo de Netflix Pixabay

Caída en picado para el consumo televisivo. O eso es lo que se cree. El pasado mes de enero GECA (Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual) publicaba un informe habitual todos los años donde comunicaba que el consumo televisivo había sufrido en 2021 una bajada histórica tanto en minutos frente a la pantalla como en espectadores. No se registraban datos tan bajos desde 1993. Pero no se traduce en que consumamos menos televisión.

Si 2020 se convertía en el año más televisivo, 2021 recuperaba la normalidad en todos los aspectos, aunque con matices en algunas tendencias. El anuario de audiencias de GECA refleja una clara evolución en la forma de consumir televisión en los hogares. Es cierto que 2021 registra la mayor caída del siglo con tan solo 206 minutos de media por espectador -2 más que en 1993 y 27 menos que en 2020-, pero no es una anomalía. Netflix llegó a España en 2015 para revolucionarlo todo, incluido el consumo televisivo, haciendo que cada vez se emplee menos tiempo en la televisión convencional pero más en las plataformas streaming.

Evolución anual del consumo televisivo (de 1992 a 2021)

Fuente: GECA. Carmen Vivas

Enrique García Maroto, director de consultoría de GECA, entiende, que igual que pasó en su día con la aparición de los periódicos digitales y el resentimiento del número de lectores en los periódicos en papel, pasa ahora con los medios audiovisuales. «Cada vez hay mayores medios audiovisuales, y eso es lo que está afectando a la televisión convencional. Pero si vemos, el consumo de las OTT (contenido streaming) está creciendo«, revela. Y destaca un dato relevante, manifestando que, efectivamente, el consumo de la televisión fue de 206 minutos por español, pero es mayor entre los que no reciben OTT en sus casas (278 minutos) y baja entre los que hacen uso de esas plataformas, confirmando que entre la televisión lineal y las plataformas, el usuario prefiere las plataformas.

Esta preferencia se aceleró en la pandemia, que fue un auténtico boom para las plataformas, haciendo crecer el consumo hasta 233 minutos de visualización televisiva. Aunque para Enrique esto no es una comparativa justa, ya que no sucedió solo en España, si no en todo el mundo por una razón «anormal» que hizo quedarnos a todos en nuestras casas. Él cuenta que a pesar de ello, también se hizo uso de la televisión tradicional. «Teníamos mucha necesidad de información», dice, y añade que «la televisión tradicional va a predominar siempre. Por ejemplo, los realities de Netflix no están teniendo una audiencia para nada equiparable a un Secret Story o Master Chef. La televisión es el medio que da más confianza, con el que nos informamos de manera más ágil y más directa y ahí no tiene competencia la televisión convencional».

Consumo diario en minutos
Consumo diario en minutos GECA

Aunque también existe el concepto multiplataforma. De media, el 12,4% del tiempo que pasamos delante de la televisión, lo estamos dedicando al mismo tiempo a ver YouTube, redes sociales, escuchar la radio, jugar videojuegos o ver plataformas VOD. Este porcentaje creció en agosto hasta un 13,9% y luego en diciembre con un 14,4%, impulsado por el aumento del tiempo de ocio.

Con respecto a la ficción, la gente opta por verlo en streaming antes que hacerlo en la televisión lineal. En GECA, realizan un cuestionario cada vez que se estrena una serie o película en un canal lineal «de toda la vida» y obtienen datos bastante relevantes y en parte intuidos por la sociedad. «Un 74,3% de la gente prefiere esperar a que los capítulos estén disponibles en la plataforma antes que verlos en televisión. De ese porcentaje, un 34% espera a que el capítulo emitido previamente esté disponible en la plataforma, y el restante, espera a que el total de la temporada esté colgada en la página para verlos». Esto se debe a la libertad de consumir lo que queremos cuando queremos y la oportunidad de prescindir de largos espacios publicitarios.

También es significativa la diferencia por grupos de edad. Aunque la caída del consumo televisivo ha afectado a todos los targets, los más destacados son los menores de 44 años. Enrique cuenta para El Independiente que «los menores de 44 están dejando caídas pronunciadas, y el hecho de que estos estén reduciendo el consumo, quiere decir que la tecnología se va a dirigir más hacia ellos, aunque ya esté centrando todo su consumo en este target, porque son los que más fácil van a consumir la televisión convencional». En el polo opuesto están los mayores de 65 años. En ellos, el uso del televisor para otras actividades solo supone el 2,9% del tiempo que están ante la televisión, considerándose la franja de edad que más consume.

En cuanto al género, las mujeres han consumido mucho más la televisión que los hombres con una notable diferencia. 222 minutos ellas y 190 minutos ellos.

¿La televisión convencional está acabada?

Maroto duda de que la televisión termine yéndose a pique: «De momento no se ha producido». Las plataformas, explica, aún tienen un largo recorrido, y sobre todo, una larga lucha contra el directo. «Lo que disfrutas de programas en directo es poder comentarlo por redes sociales, con tus compañeros de trabajo… Tiene ese poder de interacción social con amigos». Aunque sí cree que la televisión se debe reinventar: «Estos datos de televisión no quiere decir que pasemos menos tiempo delante del televisor. Lo que pasa es que tenemos más fragmentación. La televisión tradicional tendrá que recapacitar un poco, como cambiar que tengamos que esperar hasta las 23:00 de la noche para ver algo. Tiene que cambiar y recapacitar sobre el eje de programación».

La televisión tradicional tiene que recapacitar, como cambiar que tengamos que esperar hasta las 23:00 para ver algo

Y poco a poco, lo está haciendo, la industria se está adaptando. «Antena 3 tiene sus propias plataformas donde estrena todas sus series. Mediaset no sube sus series a las plataformas pero sí tiene un acuerdo con Amazon Prime Video con el que ‘Te vendo mis series porque me ahorro en producción y a cambio, tú tienes en primicia series que estrenas tú y que te están ayudando'», cuenta Enrique.

El consumo televisivo no va a poder recuperar esa tendencia a la alta, pero evidentemente va a tener momentos de auge gracias a la actualidad informativa. «La televisión va a seguir siendo un referente de la información, del entretenimiento y de los grandes eventos como el deporte o los sucesos que vayan ocurriendo».

El programa preferido de la audiencia

La serie documental Rocío: Contar la verdad para seguir viva fue el verdadero auge de Telecinco y también una de las razones de su declive. La reaparición de Rociito en televisión supuso el estreno más exitoso de 2021 acaparando un 33,2% de share el 21 de marzo. La cadena llevaba durante meses ocultando todos los detalles con un enorme hipe del estreno de un nuevo documental que nadie se esperaría. Y así fue, la sorpresa y morbosidad hicieron que la gente aguantara cada semana para ver un nuevo capítulo. Pero el éxito se volvió en su contra, con temas judiciales en el camino y abuso constante de un formato que terminó quemando a la audiencia.

Además de este, hubo 74 estrenos más, de los cuales un 36% fueron de ficción. El segundo más visto fue el concurso El Desafío, que presentó el primer episodio de su segunda temporada el pasado viernes. Con él, Antena 3 cosechó un 22,4% del share.

Por otra parte, el clásico Real Madrid-Barcelona en Movistar LaLiga, fue la emisión más vista del año en canales de pago con más de 1,8 millones de espectadores.

Mientras, las autonómicas públicas crecieron una décima con respecto a 2020 con TV3 encabezando la lista. Con este año, ya serían 3 los años consecutivos alcanzando la barrera del 8% de share.

El 2021 también volvió la normalidad en las inserciones publicitarias en televisión, que aumentaron un 17% respecto a 2020, año en el que el espectacular aumento de la audiencia se correspondió con un desplome en la inversión en anuncios.

Te puede interesar

Comentar ()