Tendencias

'Arte entre dos panes', la vuelta a España en 50 bocatas

Bocadillo

Acostumbrado a ser aislado a cafeterías, áreas de servicio o la barra del bar de toda la vida, el bocadillo ha sido denostado en el panorama gastronómico, sin embargo, se está reivindicando con más fuerza que nunca. El sencillo y a su vez único ‘pan y pan’, ya no es patrimonio exclusivo de bares y cafeterías, sino que se encuentra en formato gourmet en infinidad de bocadillerías de nuevo cuño y en las cartas de algunos de los mejores restaurantes del momento. Bocatas, arte entre en dos panes (Debate) establece una nueva idiosincrasia, la del bocadillo, en un maravilloso periplo por España a partir de 50 bocatas. Toni Garcia y Óscar Broc descubren 50 manjares que acompañan de sus respectivas recetas y nos remontan a sus orígenes en un baile de sabores, texturas y panes.

El bocadillo es el formato comestible que conjuga más cualidades positivas: es un invento barato, elegante, transversal, funcional y extraordinariamente práctico. Además, el bocadillo es democrático a más no poder. Cualquiera puede hacerse uno. Da igual que no hayas frito un huevo en toda tu miserable existencia, el bocata siempre estará ahí, dispuesto a ayudarte a cambio de muy poco, básicamente dos mendrugos de pan, un poco de embutido y un chorrito de aceite de oliva.

Portada de 'Bocatas, arte entre dos panes'
  • Compartir
DEBATE

García y Broc plantean este viaje por España para los amantes del bocadillo y se remontan a sus orígenes para explicar su genialidad. Los autores señalan al británico John Montagu, conde de Sándwich, como impulsor del formato allá por el siglo XVIII. «Rastrear el origen del bocadillo, no obstante, carece de sentido. ¿Alguien sabe realmente quién fue la primera persona que decidió comerse una vianda entre panes? Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que España es un país de bocadillo, no de pandereta. El bocadillo está adherido a su ADN».

El valor del bocadillo radica también en su lealtad. «Te acompaña en todas las etapas de tu vida. Cuando eres un mocoso, es el combustible de meriendas y excursiones. Cuando eres adolescente, es el refugio al que acudes antes de meterte en la cama después de una noche de fiesta. Cuando eres adulto, es el mejor desayuno imaginable, tus quince minutos de paz en tu bar favorito. (…) El bocadillo es un objeto de poder, un arma cargada, y como tal vamos a tratarlo en este libro» apuntan García y Broc.

Las figuras del empresario Tomás Abellán y del cocinero Mariano Segura han sido fundamentales en la redacción de Bocatas, arte entre en dos panes. Abellán y Segura han seleccionado «la mejor materia prima y ha ejecutado con brillantez todos los bocadillos que le propusimos», explican los autores. «Hemos destacado los que consideramos más icónicos de España y hemos añadido alguna receta de autor. Tomás Abellán, su padre, el chef y también empresario Carles Abellán, y el propio Mariano han aportado una propuesta de creación propia. Algunos bocadillos siguen a pies juntillas las recetas originales, pero no nos hemos dejado influenciar por la vena más purista, ya que en varios ejemplares hemos dejado que Mariano aportase algo de su cosecha, siendo siempre respetuosos con la esencia y los ingredientes principales de la receta original. Seguro que nos hemos dejado alguno: pedimos perdón a los afectados y prometemos redimirnos», concluyen los autores.

Te puede interesar

Comentar ()