Tendencias

Quién es María Zurita: empresaria, prima del rey y ex concursante en 'Masterchef Celebrity'

Cada edición de Masterchef Celebrity parece que nos deja una estrella, algunas más fulgurantes que otras y con mayor recorrido mediático. No olvidemos el fenómeno Támara Falcó, pionera en esto de triunfar entre fogones y usar la fama de trampolín para hacerse indispensable en toda tertulia de corazón que se precie.

En la edición de este año una de quienes más titulares ha acaparado ha sido María Zurita, hija de la infanta Margarita, sobrina del rey emérito y prima de Felipe VI. Antes de aparecer con delantal, pocos sabían nada de ella más allá de su parentesco con la Zarzuela. Pero en cuanto salió en pantalla las cosas cambiaron rápidamente. No logró ser la ganadora y la expulsaron a finales de octubre, pero el programa le ha servido para ganar fama, ganarse las simpatías del público y, todo sea dicho, dar una buena imagen de los royals.

La infanta más discreta

Pero empecemos su historia por el principio. La infanta Margarita, duquesa de Soria, siempre ha sido la más discreta de la familia del rey y, más allá de que era hija de Juan de Borbón y María de las Mercedes, es invidente y de que está casada con el doctor Carlos Zurita, no se sabe apenas nada de ella.

La verdad, sin embargo, es que su biografía da para mucho. Sus padres insistieron en que su deficiencia visual no le impidiera tener una buena formación y Margot, como la llaman en familia, estudió Puericultura y Fisioterapia. Toca muy bien el piano, es una gran entendida en música clásica y habla cinco idiomas –español, inglés, francés, portugués e italiano–, además de chapurrear el árabe. Claro que no todo son cuestiones eruditas en su vida: se sabe que es una forofa del fútbol y que es una culé convencida.

Cuando era joven, sus padres creyeron que nunca se casaría y, de hecho, cuando la joven empezó a hablar de un médico que había conocido en una cena, se extrañaron y pensaron que era un hombre solo interesado en arrimarse al poder. El tipo en cuestión se llamaba Carlos Zurita y, por lo que se cuenta, era intelectualmente brillante, número uno de su promoción. Muchos dudaban de que aquella relación fuera en serio, pero ellos perseveraron y, el 12 de octubre de 1972, se casaron en Estoril en una ceremonia discreta. Tuvieron dos hijos, Alfonso y María, y la familia se instaló en Madrid, en la calle Jorge Juan, en un piso de unos 500 metros cuadrados en donde aún residen todos juntos.

Predilección por Juan Carlos

Dicen que Margarita es amable y tranquila y que, en medio de las turbulencias y escándalos que han sacudido a la familia real en los últimos años, ella ha sido la persona que se ha encargado de tirar puentes entre todos, sobre todo con un hermano Juan Carlos, con el que, al parecer, habla por teléfono a menudo. Los hermanos están muy unidos y aún más lo están desde que la otra hermana, Pilar, falleció en el 2020 víctima de un cáncer de colón. De hecho, ha trascendido que Margarita fue a visitar hace poco al emérito a Abu Dabi junto con su marido y sus hijos.

La propia María dijo en Masterchef que sentía predilección por su tío Juan Carlos. «Es de las personas que más quiero en el mundo», reconoció. «Es una persona mágica, cariñosa, generosa. Siempre que alguien de la familia tiene un problema, ayuda». También explicó que cuando ella quiso ser madre soltera a los 42 años y optó por la inseminación artificial, tanto Sofía como Juan Carlos la apoyaron. Es más, el emérito se convirtió en padrino de bautismo del pequeño Carlitos y ahora María le envía a diario una foto a su tío del crío por el móvil. Incluso «hacemos Facetime de vez en cuando».

Un parto que estuvo a punto de costarle la vida

Convertirse en madre le cambió a María la vida, pero no fue un proceso en absoluto sencillo. El parto se adelantó varios meses y dio a luz el 29 de abril del 2018, mucho antes de lo esperado. María sufrió un desplazamiento de placenta y se despertó de madrugada «empapada de sangre». La llevaron corriendo al hospital y la metieron enseguida en el quirófano. Se llegó a temer por la vida de ella y del bebé, que nació con apenas un quilo setecientos gramos y hubo que meterlo a toda prisa en una incubadora. Por si no hubiera sido suficiente pesadilla, el pequeño sufrió problemas cardíacos graves y hubo de permanecer ingresado meses.

Afortunadamente, todo quedó en un susto y ahora María disfruta plenamente de su maternidad. «Nunca creí que se pudiera querer tanto a nadie», reconoció ella misma en una publicación de Instagram. Cuando no está ejerciendo de madre, se dedica a su empresa, Zesauro Traducciones (María es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad Europea de Madrid). Y parece que le ha cogido gusto a la tele: en el pasado la vimos en Mask Singer y Pasapalabra y ahora ha disfrutado en MasterChef. Veremos cuál es su siguiente capítulo.

Te puede interesar

Comentar ()