El 10 de agosto de 1960 nacía en Málaga Antonio Banderas, el actor español más popular en todo el mundo que celebra sus seis décadas de vida de vuelta a casa, tras mucho tiempo afincado en Hollywood, y con muchos proyectos en el horizonte que van más allá de lo estrictamente cinematográfico.

Con tan solo 18 años, Banderas decidió mudarse a Madrid para buscarse la vida lejos de su hogar y perseguir su sueño interpretativo. Poco tiempo después, Pedro Almodóvar se fijó en él para su película Laberinto de pasiones lanzando así una prolífica carrera que ya dura cuarenta años.

«Me fui con tan solo quince mil pesetas», ha recordado Banderas en varias ocasiones. «Pero en cuanto el tren empezó a andar ya sabía que yo era otro». Y razón tenía, ya que, tras trabajar en todo tipo de empleos como electricista o acomodador, y dormir en pensiones de mala muerte o casas de amigos, finalmente consiguió su sueño: convertirse en un gran actor tanto en su España natal como en Hollywood.

«Recuerdo que cuando llegué a Nueva York me daba vergüenza llamar al servicio de habitaciones porque no les entendía», asegura Banderas. «Debajo del hotel había una pequeña tienda con un empleado que se llamaba Rodríguez, e iba ahí a comprarme sándwiches que me comía solo en la habitación».

Pero gracias a su empeño y talento, Banderas se hizo un pequeño hueco entre las estrellas hollywoodienses con títulos tan exitosos como Philadelphia, La máscara del Zorro o Desperado. Pero antes de eso, el actor logró conquistar al público hispano gracias en gran medida a su colaboración con Almodóvar, que perdura a día de hoy.

Con motivo de su 60º cumpleaños, repasamos los diez papeles que han marcado la carrera de del actor español que abrió a otros las puertas de Hollywood.