Cultura UNO DE LOS HOTELES MÁS ANTIGUOS DE ESPAÑA

El Palace, en las entrañas de la otra Alhambra de Granada

Exclusiva posada de reyes y estrellas, el Alhambra Palace reabre hoy sus puertas tras 18 meses de cierre por la pandemia. "Hemos aprovechado para realizar una restauración arquitectónica", señala uno de sus albaceas

El Dalai Lama, Lola Flores, Orson Welles y Mijaíl Gorbachov tenían algo en común. Compartían una coincidencia, la de haberse alojado al menos una vez en su vida en las estancias del Alhambra Palace. La imponente mole domina la fachada sur del complejo monumental granadino, con su color naranja galatea original. Uno de los hoteles con más solera de España que desde este miércoles suma a sus 111 años de existencia la hazaña de haber superado el revés de una pandemia. Tras 18 meses de riguroso cierre, uno de los iconos de la ciudad nazarí regresa remozado, restañadas las heridas de su armazón.

“Tuvimos que cerrar el 18 marzo de 2020 y no hemos podido volver a abrir hasta ahora”, reconoce Ignacio Durán, director de ventas del Alhambra Palace. Es una mañana de finales de agosto y Durán, una de las almas del establecimiento, se mueve por las salas del hotel supervisando los últimos preparativos. En la calle, una cuadrilla de obreros finiquita las tapias y el nuevo asfaltado de la plaza. Intramuros, un ejército de limpiadoras retira el polvo de los exquisitos salones que, fieles a su esencia primitiva, rezuman Alhambra. El Independiente es uno de los contados medios que han accedido al negocio durante esta prolongada hibernación.

“Intentamos abrir antes en varias ocasiones pero fue imposible. La falta de demanda era absoluta. El nuestro es un hotel internacional y de larga distancia. Nuestros clientes están en EE.UU., Australia u Oriente Medio”, señala el director comercial desde la terraza, un balcón abierto a la ciudad que se despliega colina abajo, por el barrio del Realejo, enmarcada por las cumbres de Sierra Nevada y la inmensa vega. “Hemos intentado aprovechar el tiempo de cierre lo mejor posible para que, ahora que abre, el hotel sea mejor de lo que dejamos”, advierte.

Paso por quirófano

Fachada del Alhambra Palace FRANCISCO CARRIÓN

Ha habido algunas dificultades. A veces, cuando abres, te encuentras que algunas partes están peor de lo que imaginabas

IGNACIO DURÁN, DIRECTOR DE VENTAS DE ALHAMBRA PALACE

Una promesa que se pone de largo este primero de septiembre, tras superar la contrarreloj final. “Ha habido algunas dificultades porque, cuando abres una zona para restaurarla, a veces te encuentras que algunas partes están peor de lo que imaginabas”, admite Durán. “Es un edificio que tiene una estructura de hierro, uno de los primeros en Andalucía. Un armazón que ha habido que reformar, especialmente en la torre”, detalla. El inmueble -una suerte de trasatlántico que reúne en su esqueleto una réplica de la Torre del Oro de Sevilla y de las murallas de Ávila– dispone de 108 habitaciones, todas exteriores, en la milla en la que los sultanes del reino nazarí levantaron su Arcadia arquitectónica, un maravilloso conjunto de palacios, jardines y alcazaba.

Panorámica de Granada desde la terraza del Alhambra Palace F. CARRIÓN

“Cuando se abre en 1910 es un rascacielos de seis alturas sobre la colina, teñido de un color que denominamos naranja galatea, que en principio se inspira en el posible color original de la Alhambra”, indica Durán. “En su exterior es un edificio militar y masculino, que equivaldría al dios Marte. Sin embargo, su interior, como corresponde también a la filosofía del arte musulmán, es una sorpresa, un barroquismo de la Alhambra, con un estilo neonazarí muy singular. Un interior femenino que corresponde con la diosa Venus”, arguye nuestro cicerone.

Anuncio de principios de siglo XX del Alhambra Palace

Sólido y defensivo por fuera. Delicado y henchido de detalles por dentro. Un bien de interés cultural al que la propagación del coronavirus vació de peregrinos y le dio, en cierto modo, un respiro. “Hemos conseguido volver a colocar los azulejos originales en la linterna de la cúpula de la torre. Ha sido una obra de restauración arquitectónica. Hemos intervenido en el muro principal del edificio, su gran muro de carga, un trabajo muy complejo”, esboza Durán. “Es un tipo de restauración denominada mortero de cal que ya no se usa y que nosotros seguimos empleando porque son los materiales originales”.

El gigante que dormita en un costado de la colina de Al Sabika, dominando la ciudad y frente a los barrios del Albaicín y el Sacromonte, vuelve por sus fueros. Sus paredes huelen aún a pintura fresca y su restaurante espera al comensal con nuevos sabores. “Hemos realizado una renovación que hubiera sido muy complicada completar abiertos, con clientes”, confiesa Durán. “Han sido dieciocho meses, un período largo e inesperado. Cuando vimos que el cierre iba para largo optamos por llevar a cabo esta importante renovación arquitectónica y una reforma tecnológica digital total”.

Ligado al negocio desde hace más de una década, Durán gestiona hoy las ventas de un hotel fundado por el duque de San Pedro de Galatino, Julio Quesada-Cañaveral y Piédrola, “un auténtico visionario que pensó que el turismo sería una industria de futuro”. “Es uno de los primeros hoteles de lujo que se hicieron en España y probablemente el cinco estrellas más antiguo en activo del país”, reseña. La cuarta y quinta generación de herederos del aristócrata siguen siendo, al menos en parte, los dueños del hotel, que en 2017 obtuvo su quinta estrella.

“En sí mismo, el edificio tiene un alto valor histórico y también artístico, porque es una pieza historicista. Se diseña a principios del siglo XX y el duque trae a Lowet, que había planeado la Giralda de Chicago. El duque, no obstante, tenía su propia idea y su amigo Modesto Cendoya, que ya era entonces el arquitecto conservador de la Alhambra, intervienen en el diseño del edificio”, relata Durán. Sito en el número uno de la plaza Arquitecto García Paredes, fue inaugurado por Alfonso XIII. «Cendoya llevó a cabo los ensayos de la restauración del patio de los Leones en el salón Árabe del hotel, con los mismos moldes que se colocaron en el recinto de la Alhambra».

Siete vidas y la enésima resurrección

Recibido de estilo alhambrino en las salas destinadas a banquetes

El Palace ha conocido siete vidas. Desde su inauguración fue casino, el verdadero filón, hasta que en 1923 Primo de Rivera prohibió el juego. Alcanzado por el cataclismo de la Guerra Civil, transfiguró sus salas en hospital de campaña. “El duque falleció tres días antes de que estallara la guerra. Las monjas a las que su viuda cedió el espacio pintaron en la azotea del edificio unas cruces rojas que probablemente evitaron que fuera bombardeado”, narra Durán, ligado sentimentalmente a este período. “Mi abuelo fue uno de aquellos doctores. Tengo una foto de él junto a mi padre en el hall del hotel el día que acabó la guerra en 1939”, desliza. El hotel reabriría tres años después, en plena posguerra.

Las monjas del hospital pintaron en la azotea del edificio unas cruces rojas que probablemente evitaron que fuera bombardeado

Sus ilustres huéspedes componen una lista interminable de nombres que levantan acta de un tiempo que ya se esfumó y sus vicisitudes. En “Hotel Nirvana”, un recorrido por los hoteles míticos de medio mundo, Manuel Leguineche hace parada en Granada. “Sartre y Simone de Beauvoir se hospedaron en el Alhambra de Granada antes de la guerra civil”, escribe el reportero. “El libro de oro del hotel es brutal, reflejo de la actividad que tuvo Granada durante el siglo XX”, confiesa uno de sus principales albaceas.

El hotel fue convertido en hospital militar durante la Guerra Civil

“Por aquí han pasado todas las casas reales de Europa y Oriente Medio. Tenemos una relación muy fuerte con la Casa Real española. Todos los presidentes del Gobierno de la democracia española se han hospedado aquí, así como políticos internacionales como Charles de Gaulle o Mijail Gorbachov”, comenta. “Se convirtió desde el primer momento en centro neurálgico de la ciudad granadina y de su cultura. Federico García Lorca fue un grandísimo amigo de esta casa. Presentó aquí el concurso de cante jondo”, recuerda Durán.

Historia viva, de Hollywood a la noche de bodas

Cuarto de baño con vistas a la ciudad

Las estrellas de Hollywood también desfilaron por sus pasillos, ricamente adornados con yesería y mocárabes, a la altura del mejor decorado del otro lado del Atlántico. “Existe una foto tomada en 1920 en esta terraza de Mary Pickford y Douglas Fairbanks, las grandes estrellas del cine mudo, lo que hoy serían Brad Pitt y Angelina Jolie”, indica Durán. “Después han pasado por aquí desde Orson Welles hasta Anthony Queen, pasando por Henry Fonda, William Dafoe o Sofia Loren”.

El Alhambra Palace con el tranvía, hoy desaparecido, en primer plano

Lejos de los focos de las multitudes pero igual de inspirador, el hotel ha sido el escenario de miles de acontecimientos privados, pequeños grandes instantes de vida. Durante décadas sus habitaciones fueron el destino de la noche de bodas de los granadinos. No existía intriga alguna. “Aquí se han celebrado las bodas más sonadas de esta ciudad durante más de cien años. En muchas casas de la ciudad se exhiben fotografías de celebraciones en el Palace”, precisa Durán, esperanzado con la vuelta, mecida por la lenta reactivación económica.

“De Asia y Oriente Medio no tenemos expectativas para este año. Reino Unido y EEUU, en cambio, se están animando”, recalca. “No perdemos el ánimo porque merece la pena. Este hotel significa mucho para la historia del turismo. Siempre digo que no queda nadie ya en Granada con más de 111 años. Nadie ha nacido sin ver este paisaje, con la presencia imponente del Alhambra Palace en el horizonte”.

    • Compartir

    Terraza

    «Es uno de los sitios más emblemáticos», comenta Durán. «Tiene una orientación este oeste con una luz increíble todo el día. Al atardecer Sierra Nevada se pone violeta y se escuchan las campanas de ocho iglesias. Disfrutar aquí de un almuerzo o una cena, o sencillamente de un cóctel o un café  es una experiencia inolvidable. Muchas parejas se pidieron matrimonio aquí», agrega.

    • Compartir

    Salón de lectura

    Entre las estancias exclusivas para los huéspedes, se cuenta este salón de lectura que, como el resto de la propiedad, conserva intacto el estilo alhambrino original

    • Compartir

    El vestigio de la ruleta

    El hotel abrió en 1910 también como casino pero la prohibición del juego trece años después dejó al negocio sin su fuente de ingresos más lucrativa. Una ruleta original recuerda en el hotel su pasado.

    • Compartir

    El lobby

    Un lugar de tránsito que ofrece la primera imagen del interior «femenino» y repleto de detalles del Alhambra Palace.

    • Compartir

    Bar Azul

    El Palace regresa con un nuevo menú, diseñado por Esaú Hita. que apuesta por maridar la tradición nazarí con la innovación vanguardista.

    • Compartir

    Salón Teatro

    Conocido popularmente como ‘el Teatrillo’, fue el escenario desde el que Federico García Lorca, con apenas 24 años, recitaba en 1922 por vez primera su Cante Jondo, acompañado al piano por otro mito de la música española, el compositor Manuel de Falla.

    • Compartir

    Salón Reyes Católicos

    El Palace tiene siete espacios para albergar reuniones y eventos: Salón Árabe (89 m2), salón Reyes Católicos (126 m2), salón Sierra Nevada (45 m2), salón Teatro (90 m2), Terraza Mirador (127 m2), Terraza Príncipe (63 m2) y Restaurante (215 m2).

    • Compartir

    Mezcla de estilos

    El hotel cuenta con 108 habitaciones, que combinan el estilo tradicional con el contemporáneo, en 5 categorías: Suites (4), Junior Suites (11), Deluxe (6), Classic Vista Ciudad (42) y Classic Vista Exterior (45).

Te puede interesar

Comentar ()