Nutrición | Salud | Vida Sana

Shokuiku, la receta japonesa para combatir la obesidad que empieza en el colegio

'Eduksano', un proyecto recién lanzado por 16 asociaciones del sector alimentario y los consumidores, tiene el objetivo de incluir la educación nutricional como una asignatura obligatoria en primaria y secundaria en España.

Asociaciones del sector alimentario y de los consumidores se unen para promover la educación nutricional como asignatura obligatoria en primaria y secundaria siguiendo un modelo japonés.

El sector alimentario y de los consumidores se unen para promover la educación nutricional como asignatura obligatoria en primaria y secundaria.

Nada menos que seis años, desde 1999 a 2005, tardaron los japoneses en preparar la asignatura de «educación nutricional». Una materia que se convirtió ese mismo año en obligatoria en la educación primaria y secundaria y que ha conseguido revertir los índices de obesidad infantil hasta situar a Japón con la menor tasa del mundo.

El Shokuiku – educación alimentaria y nutricional – llegó a España el año pasado por casualidad, cuando la doctora Kayo Kurotani, responsable del programa en el país, ofreció una conferencia en la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI) y habló, de pasada, del Shokuiku. «Nos sorprendió tanto que le pedimos más información y luego el AZTI, un instituto tecnológico vasco, vio nuestro vídeo en Youtube y la invitó de nuevo a España a hablar del programa», explica José Antonio Suárez-Llanos, director gerente de ARVI.

La idea caló en la cooperativa, preocupada por los «alarmantes datos de sobrepeso y obesidad de los niños infantiles, que supera el 23%», explica Suárez-Llanos, «por lo que se decidió trasladar el Shokuiku a España y contar para ello con la doctora Kurotani. «Nos planteamos cómo llevar la educación nutricional al sistema español y pensamos que la mejor manera es dárselo mascado a las Administraciones públicas. Así que vamos a hacer el proyecto nosotros con la colaboración que las entidades civiles que se quieran adherir, que ya son 16 entre asociaciones del sector alimentario, tanto primario como de la distribución, asociaciones de consumidores, de padres y chefs», indica el director de ARVI.

Plan hasta 2020

Así, hace alrededor de un mes que la responsable japonesa de Shokuiku está elaborando un informe con el origen, los datos, la puesta en marcha y el impacto del programa en el país nipón, que entregará a España en 2019. Ese mismo año se espera que un equipo independiente de especialistas en nutrición y educación adapte el informe a la realidad de nuestro país y deje elaborado ya un plan «mascado» para entregar a los políticos el trabajo «casi hecho».

De momento, el programa ya tiene nombre – Eduksano -, logo y un vídeo promocional, que tanto ARVI como las 16 asociaciones que se han unido ya al proyecto van a difundir el mensaje para ir creando un estado de opinión favorable al proyecto.

«Todas las entidades que formamos parte del proyecto hemos hecho acciones para promocionar la buena alimentación en los colegios y muchas veces lo que encontramos es muy triste. Niños que ven un pulpo y se creen que es un diplodocus, no saben comer ni tampoco qué están comiendo», lamenta María Luisa García, directora gerente de Fedepesca.

Desde las asociaciones implicadas, Fernando Montaner (Confederación de consumidores y usuarios, CECU), incide en que «preocupan los datos de obesidad y sobrepeso pero sobre todo las consecuencias, en forma de enfermedades crónicas y de gasto sanitario». Tanto él como Suárez-Llanos han subrayado que enseñar a los niños a comer bien y fomentar hábitos adecuados desde edades tempranas contribuirán a solucionar problemas de salud y a «ahorrar miles de millones de euros que podrían invertirse en ciencia y medicina».

Los responsables del proyecto creen que para 2020 podrá estar listo el proyecto para la evaluación por parte de las autoridades y para ello van a invertir «varios cientos de miles de euros», en palabras de Suárez-Llanos, que afirma que aún no pueden concretar la que será la cifra exacta. Además de las 16 asociaciones que ya se han unido, la plataforma está abierta a todos los agentes que quieran implicarse relacionados con la educación, la nutrición y la alimentación. Entre las asociaciones que ya se han unido, están los comerciantes del sector pesquero agrupados en FEDEPESCA; los pescadores, representados por la FNCP; los productores de la OPP Lugo, y la fundación FREMSS); los consumidores (CECU), los padres de alumnos (CONCAPA), los cocineros, agrupados en EURO-TOQUES, y del sector cárnico a través de INTERPORC.

Te puede interesar

Comentar ()