Consumo | Salud | Vida Sana

Idental compraba implantes en Brasil por 12 euros, diez veces menos de lo que paga un buen dentista

logo
Idental compraba implantes en Brasil por 12 euros, diez veces menos de lo que paga un buen dentista
Una afectada de iDental enseña los implantes en la última manifestación en Madrid en julio de 2018.

Una afectada de iDental enseña los implantes en la última manifestación en Madrid en julio de 2018. C.C.

Resumen:

La empresa brasileña Systhex se ocupaba en 2016 de surtir de material odontológico a iDental. La cadena dental, que acaba de dejar tirados a miles de pacientes tras su repentino cierre, compraba los implantes a un precio que según figura en el catálogo de la compañía oscilaba entre los 12,4 y los 38,7 euros.

Una cantidad ínfima comparada con la media de entre 200 y 450 que un dentista paga de media en España por un implante de calidad acreditada, según el presidente del Consejo de Colegios de Dentistas de España, Óscar Castro.

“El precio de un implante varía en función de los estudios que se han realizado sobre su capacidad de integración con el hueso del paciente, que es en definitiva el objetivo del implante para que el hueso de la mandíbula no lo acabe rechazando”, explica Castro.

El presidente de los dentistas añade que “el precio real que la compañía pagaba por ellos era seguro muy inferior, dado que la clínica compraba implantes al por mayor e incluso montó una sociedad específica en España para la distribución de los mismos”.

Estos son algunos de los datos que figuran en el informe que el Consejo de Colegios de Dentistas de España encargó a una empresa de detectives en 2016, tras destaparse el escándalo de Vitaldent.

La empresa brasileña Systhex se ocupaba en 2016 de surtir de material odontológico a iDental. La cadena dental, que acaba de dejar tirados a miles de pacientes tras su repentino cierre, compraba los implantes a un precio que según figura en el catálogo de la compañía oscilaba entre los 12,4 y los 38,7 euros. Una cantidad ínfima comparada con la media de entre 200 y 450 que un dentista paga de media en España por un implante de calidad acreditada, según el presidente del Consejo de Colegios de Dentistas de España, Óscar Castro.

“El precio de un implante varía en función de los estudios que se han realizado sobre su capacidad de integración con el hueso del paciente, que es en definitiva el objetivo del implante para que el hueso de la mandíbula no lo acabe rechazando”, explica Castro, que añade que “el precio real que la compañía pagaba por ellos era seguro muy inferior, dado que la clínica compraba implantes al por mayor e incluso montó una sociedad específica en España para la distribución de los mismos”.

Estos son algunos de los datos que figuran en el informe que el Consejo de Colegios de Dentistas de España encargó a una empresa de detectives en 2016, tras destaparse el escándalo de Vitaldent. El informe, que adelantó El País y al que ha tenido acceso El Independiente, revela que la cadena dental low cost era en realidad un entramado de cerca de un centenar de empresas que se dividían cada parcela de actividad de la compañía, desde la gestión de las clínicas a las sociedades de intermediación (que permitían que alguien que no es dentista pudiera montar una clínica), pasando por las compañías de distribución de material y de formación de los empleados.

Entramado de las principales sociedades de iDental:

  • Dental Global Management S.L., administrador único de más de 40 sociedades dependientes dedicadas a la gestión de las clínicas.
  • iFactory Gloabl Lab S.L., administrador único de más de 40 sociedades dependientes dedicadas a la fabricación de instrumentos y suministros médicos y odontológicos.
  • Systhex Iberia S.L., comercialización de materiales clínicos.
  • UCS Global Training, formación.
  • Random Corp S.L., dedicada al registro de marcas.

 

La estructura del grupo iDental se componía de cinco sociedades de las que pendían a su vez el resto, en algunos casos como el de Dental Global Management S.L. (gestora de las clínicas), con más de 40 sociedades dependientes. “El conjunto de mercantiles que conforman iDental se ha configurado para prevenir y minimizar posibles riesgos. La responsabilidad de las distintas sociedades está muy delimitada gracias a la compartimentación de empresas”, dice el informe.

Este troceado societario es la razón por la que muchos expertos son pesimistas en cuanto a las posibilidades de reclamación que tendrán los pacientes, ya que la responsabilidad será más difícil de achacar. “Esta división en hasta 100 empresas no es de por sí delictiva pero es notable que España sea el único país de la Unión Europea que permite esta superposición de sociedades en el ámbito sanitario”, afirma Castro.

Títulos de máster con prácticas reales

La sociedad con la que iDental gestionaba la formación de sus empleados – otra fuente de ingresos – era UCS (Universidad Social Corporativa) Global Training S.L. “A través de dos universidades que no tienen facultad de Odontología [Lleida y Alicante] se montaron estos títulos propios que los empleados tenían que ir pagando a la compañía a través de su sueldo y las prácticas las hacían con los pacientes que, por supuesto, no conocían la experiencia de quién les estaba atendiendo”, denuncia Castro, que deriva la responsabilidad a la Aneca, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, “que permite que se estén otorgando estos títulos de máster sin control alguno”.

Por eso, asegura Castro, “iDental centraba todo su negocio en la puesta de implantes, aunque fuera incluso a costa de extraer a los pacientes dientes sanos, porque era lo que más dinero le generaba”. Un sistema que iba “en contra del principio base de la odontología que es la conservación de las piezas dentales. Era un sistema creado para timar y engañar a la gente”, concluye.