Salud | Vida Sana CRISIS DEL CORONAVIRUS

Asoma el rebrote: los casos recientes crecen un 65% en una semana

El balance publicado este miércoles por el Ministerio de Sanidad refleja un aumento notable de los contagios detectados con inicio de síntomas en los últimos siete días

El Independiente Gráficos

España deja entrever estos días síntomas de un nuevo rebrote. Al menos, eso reflejan las cifras que el Ministerio de Sanidad publica a diario. Los casos detectados con inicio de síntomas en los últimos siete días han crecido un 65% en una semana. Mientras, el Gobierno ya prepara un plan para combatir una posible segunda oleada y espera aprobar este jueves el decreto de la ‘nueva normalidad’.

Hasta ahora hay una docena de rebrotes pequeños o medianos en todo el país. Los principales focos están Aragón —donde cuatro comarcas han regresado a medidas equivalentes a la fase 2—, en Cataluña, Castilla y León y Andalucía. Pero el virus también ha resurgido en Murcia, Extremadura y Castilla y León. Los gobiernos autonómicos vigilan estos repuntes y, por ahora, los mantienen controlados.

Los nuevos contagios también se han registrado en la región más afectada durante la pandemia, la Comunidad de Madrid. El Gobierno de la popular Isabel Díaz Ayuso ordenó ayer a última hora prohibir las visitas a 44 residencias al detectar nuevos contagios.

En estos momentos, hay nueve Zonas Básicas de Salud en la Comunidad de Madrid que superan una incidencia de 50 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días. Tres en Madrid (Pacífico, Peña Prieta y Rafael Alberti), dos en Leganés (Palomares y Pizarro), una en Fuenlabrada (Castilla-La Nueva), una en Getafe (Norte), una en Móstoles (Parque Coimbra) y la zona básica de La Cabrera, en el norte. Esa incidencia de 50/100.000 es la que el Gobierno baraja para restringir los movimientos turísticos si se alcanzase en toda España.

Los números están muy lejos de los registrados en las peores semanas de la pandemia. En los últimos balances, Sanidad ha contado siempre más de 100 nuevos infectados diarios. Ayer se rozaron los 200, el segundo día de junio con más contagios. El aumento de casos, en cambio, queda reflejado en otro indicador ofrecido por Sanidad: los detectados con inicio de síntomas en los últimos siete días.

El miércoles de la semana pasada, 17 de junio, Sanidad diagnosticó a 154 personas que iniciaron síntomas durante los siete días previos. Este miércoles, 24 de junio, eran 254 los diagnosticados que comenzaron síntomas la última semana, un 65% más. Tanto este dato como la incidencia acumulada de los últimos siete días son los más altos desde el 6 de junio. Hay que tener en cuenta que estos datos pueden estar infraestimados: cuando una persona se contagia, los síntomas pueden tardar en aparecer.

El fenómeno no se repite por igual en el mapa. Hay comunidades que han multiplicado sus casos recientes y otras donde se han reducido de forma notable. Aragón sí que está entre las más afectadas. En esta región diagnosticaron hace una semana cinco casos con síntomas en los siete días previos, ayer ya eran 22. En Andalucía han pasado de los seis contagios a los 24. Y en Cataluña, de los 43 a los 91, un 111% más. También hay más contagios con síntomas recientes en el País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Murcia y Navarra. En Madrid tan sólo han aumentado en un 2,17% respecto al miércoles de la semana pasada.

En el polo opuesto, regiones como la Comunidad Valenciana, Galicia, La Mancha o las islas, donde el número de contagios recientes ya era bajo el 17 de junio y se ha reducido aun más.

De Huesca a Málaga

Durante la desescalada, Sanidad repitió el mensaje en numerosas ocasiones. «La nueva normalidad no significa que la pandemia haya acabado», avisó el ministro Salvador Illa hace unas semanas. Los rebrotes estaban previstos, aunque han tardado muy poco en aparecer. Desde que el domingo España abandonara el estado de alarma varias comunidades han registrado pequeños focos de contagios en sus territorios.

En Aragón se han tomado las medidas más drásticas. Un rebrote entre los empleados de una empresa hortofrutícola en Zaidín (Huesca) derivó en una transmisión comunitaria. Ante esta situación, el Gobierno del socialista Javier Lambán retrocedió a la fase 2 a las comarcas de La Litera, Bajo Cinca y Cinca Medio (Huesca) y en la zaragozana Bajo Aragón-Caspe. Pese a que el brote suma más de 160 casos y está en «fase ascendente», el Ejecutivo aragonés insiste en que la situación está controlada.

En Lérida, provincia que limita con Huesca, también se han detectado varios brotes. La Generalitat registró siete positivos en un hotel donde la mayoría de los huéspedes eran temporeros, y otros 24 entre los temporeros de una granja escuela. El coronavirus también ha llegado a una residencia privada, Castrillón de Lleida, con varios ancianos afectados.

Como en otras comunidades, el Gobierno andaluz ha lanzado un mensaje de tranquilidad ante los nuevos focos repartidos en Granada, Algeciras (Cádiz) y Málaga. En Cáceres se han aislado en sus casas a otros 16 positivos con síntomas leves, mientras que en Valencia los contagios se han detectado en una industria cárnica de la localidad de Rafelbunyol. El Gobierno del lehendakari Íñigo Urkullu da por controlado los brotes del virus que se expandieron hace unas semanas por los hospitales de Basurto y Txagorritxu. En el País Vasco se localizó, además, un foco en la congregación de las Siervas de Jesús, en Vizcaya.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades son los casos importados por viajeros extranjeros, sobre todo de los que proceden de países americanos o asiáticos. Este es, precisamente, el origen del rebrote de Murcia. El foco se atribuye a tres bolivianos que aterrizaron en la región a principios de mes. El brote ya ha afectado a 17 personas de Cartagena y Murcia.

Protocolo ante una segunda oleada

España no volverá al estado de alarma, pero tendrá herramientas legales ante una segunda oleada del virus. Esa es la idea que han defendido estos días desde el Gobierno de Pedro Sánchez. El Congreso debatirá este jueves el decreto de regirá durante la ‘nueva normalidad‘. Entre otras medidas, la norma obligaría a los ciudadanos a guardar una distancia social de 1,5 metros y a usar las mascarillas de determinadas situaciones.

A ello se le sumará un ‘Plan de Preparación y Respuesta’ que Sanidad quiere sacar adelante en las próximas semanas. El plan propone una serie de indicadores para evaluar la transmisión del virus y la capacidad sanitaria. También incluirá una reserva estratégica de materiales y medicamentos para hacer frente a una segunda oleada, según detalla Efe.

Pero el Gobierno todavía tiene pendiente el lanzamiento de una app para rastrear contactos. Estas aplicaciones móviles alertan a todas aquellas personas que hayan tenido contacto con un infectado. En países como Alemania e Italia ya están en marcha desde hace días. En España, sin embargo, la app se estrenará a finales de junio y sólo como prueba. La herramienta la desarrollará Indra y funcionará con Bluetooth y un sistema descentralizado, el más respetuoso con los datos personales.

Comentar ()