Salud | Vida Sana

Consejos para que el verano no le pase factura a tu piel

La incidencia del cáncer de piel sigue aumentando en nuestro país. Por eso es importante insistir en las medidas de prevención adecuadas a la hora de exponerse al sol

Consejos para que el verano no le pase factura a tu piel.

prostooleh / freepik

El verano es una época propicia para disfrutar de unos días de vacaciones, de la playa, de la montaña, de los nuestros y de las cosas que más nos gustan. Dormimos mejor, reducimos nuestro estrés y desconectamos. Recargamos pilas para el resto del año y restauramos nuestra salud mental. Pero eso no quiere decir que nos descuidemos en otros sentidos, fundamentalmente con nuestra piel. Y es que pasamos más tiempo expuestos al sol, por lo que debemos estar más pendientes de su cuidado.

«Es un error pensar que hay gente que por su fototipo no está en riesgo de sufrir las consecuencias del sol»

Juan José Andrés-Lencina, dermatólogo de Quirónsalud Alicante

El doctor Juan José Andrés-Lencina, dermatólogo de Quirónsalud Alicante, corrobora que el verano ofrece algunos riesgos específicos para la piel. El más conocido tiene que ver con la fotoexposición prolongada y el riesgo de quemaduras, que a la larga pueden dar lugar a cáncer de piel, uno de los tumores cuya incidencia está aumentando más en los últimos años.

«También en esta época es muy común la irritación por la exposición a aguas cloradas o por tener la piel mojada de forma habitual. Además, el sudor y algunos productos de cuidado personal pueden generar un combo perfecto para los individuos más susceptibles, como los pacientes con dermatitis u otras enfermedades de la piel», advierte el especialista de Quirónsalud.

La piel tiene memoria

Tomar el sol puede pasarnos factura. El dermatólogo recuerda el daño celular que se produce sobre la piel por una fotoexposición prolongada y sin protección, especialmente grave si se dan quemaduras y más en las edades más tempranas, dado que la piel tiene memoria. Los más pequeños son en ese sentido un colectivo de riesgo: las quemaduras de hoy pueden ser la base de los problemas de piel de mañana. En cuanto a las personas de edad más avanzada que han acumulado daño solar a lo largo de los años, tienen más susceptibilidad a la hora de presentar alteraciones como resultado de dicha acumulación.

«El error principal es pensar que hay gente que no está en riesgo de sufrir las consecuencias del sol. Obviamente, las personas más susceptibles de sufrir quemaduras serán aquellas con un fototipo más bajo, esto es, aquellas de piel más clara, pero todos tenemos que protegernos del sol, pues puede ser dañino incluso en los fototipos más altos», recuerda el doctor Andrés-Lencina.

Otro grupo de riesgo son los pacientes con enfermedades fotosensibles, como los afectados por el lupus cutáneo o algunas formas de las mal llamadas alergias solares (urticaria solar, erupción polimorfa lumínica, eczema fotoinducido) que, aunque son poco comunes, suponen un verdadero problema para quienes las sufren, especialmente en lugares soleados. «Si una persona sufre problemas de piel de forma repetida cuando se expone al sol debería acudir a un dermatólogo, ya que probablemente haya que descartar uno de estos procesos», agrega el doctor.

El problema del cáncer de piel

Lo advierte la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV): España «tiene un problema con el cáncer de piel». Cada año en nuestro país unas 4.000 personas desarrollan melanoma, el cáncer de la piel con peor pronóstico, y más de 74.000 presentan un cáncer cutáneo sin melanoma. No obstante, «un elevado porcentaje de españoles no son conscientes de este problema ni de cómo una exploración temprana podría ayudarles», lamenta la organización.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) recuerda que el melanoma se desarrolla en las pieles expuestas al sol, ya sea de manera intermitente, por periodos vacacionales y con o sin quemaduras solares, o de manera continuada, en personas que trabajan al aire libre. Además, las personas que utilizan cabinas de rayos UVA tienen también más papeletas para desarrollar esta neoplasia.

La SEOM explica que los daños producidos por la radiación solar superan la capacidad que tiene nuestro cuerpo de repararlos. Por ello se producen las mutaciones en las células que en última instancia dan lugar al cáncer de piel.

Qué hacer ante una quemadura solar

Visto que la piel tiene memoria y la importancia de evitar las quemaduras solares, El doctor Juan José Andrés-Lencina sostiene que es primordial evitar su aparición. ¿Cómo? No exponiéndonos al sol en las horas centrales del día y aplicando fotoprotectores de forma correcta, repitiendo su aplicación cada dos horas. «Si aún así se produjese la quemadura, en un caso leve basta con hidratar bien la piel y no continuar con la exposición solar. Si se producen quemaduras más graves recomiendo, siempre bajo supervisión médica, la aplicación de corticoides tópicos, que pueden proporcionar cierto grado de alivio. Pero siempre cuando así lo aconseje un profesional sanitario», insiste el dermatólogo.

Con todo, el especialista de Quirónsalud Alicante sostiene que la mejor prevención pasa por una exposición responsable, y esto empieza por el empleo de la fotoprotección. «Demos concienciarnos de que durante el verano la exposición a los rayos ultravioleta es alta. No solo cuando vamos a la playa, sino también cuando estamos dando un paseo o tomando algo en una terraza. Hay que utilizar el protector solar cuando se acude a la playa o la piscina, pero también para realizar deportes al aire libre o al salir a la calle con parte del cuerpo al descubierto», recuerda. El doctor Andrés-Lencina considera fundamental el uso de fotoprotectores adecuados a nuestro tipo de piel y recomienda, cuando sea necesario, el uso de fotoprotectores orales como complemento al fotoprotector tradicional.

Te puede interesar