El foco principal de contagios por coronavirus está ahora mismo en los centros sanitarios. Así lo ha confirmado hoy Fernando Simón, portavoz del Comité Técnico de la Desescalada, al explicar el origen del número de infecciones que se sigue produciendo siete semanas después del inicio del Estado de Alarma. «El punto clave de la transmisión es allí donde están los pacientes, en los hospitales», ha reconocido.

Así ha justificado también el aumento en el dato de profesionales sanitarios contagiados en España por el coronavirus, que sigue al alza pese a la progresiva llegada de equipos de protección. Son ya 39.987 los trabajadores del ámbito sanitario que más infecciones han sufrido a nivel mundial, casi el 20% del total de contagiados. Una cifra que queda muy lejos de Italia (10%) o Estados Unidos (3%), según los datos del Centro Europeo de Control de Enfermedades.

No obstante, el responsable de Sanidad ha indicado que el incremento de casos confirmados en profesionales sanitarios también puede deberse a a que se «han hecho muchas más pruebas diagnósticas, básicamente en residencias de ancianos y profesionales sanitarios en algunos lugares». Estos junto a casos considerados hace días sospechosos serían los tres colectivos sobre los que está concentrándose el mayor aumento de pruebas, según ha explicado.

En cualquier caso, los casi 9.000 contagios entre sanitarios registrados en los últimos diez días reflejan que el ritmo de transmisión del virus es mucho mayor entre profesionales que en el resto de población y que estos reflejan cerca del 40% de nuevos casos, casi la mitad en algunas jornadas como la de este jueves, donde Sanidad ha contabilizado 1.309 nuevas infecciones y más de 700 entre profesionales sanitarios.

Buenos datos que no nos lleven «a la euforia»

No obstante, Simón ha celebrado hoy los datos de evolución de la epidemia y se ha referido a la mortalidad – la epidemia ha registrado 268 muertes en las últimas 24 horas – como muy favorables, «están bajando incluso más deprisa de lo que hubiéramos podido esperar». También ha destacado que solo dos regiones han registrado más nuevos casos que recuperados en la última jornada aunque ha advertido, como suele hacerse, sobre la necesidad de mantener la cautela: «Estos datos pueden llevarnos a una euforia que genere problemas más adelante».

También ha advertido Simón que no todas las comunidades autónomas están en las mismas condiciones para afrontar el proceso de desescalada y ha apuntado a que lugares con mayor transmisión – como Madrid o Barcelona – podrían «retrasar las medidas de desescalada» aunque se esperará a los datos de próximos días para evaluar cada situación.

La secretaria general de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, María José Rallo, ha explicado el documento que adelantó ayer El Independiente sobre las recomendaciones del Ministerio para el transporte urbano y periurbano durante la desescalada y que incluye la reserva del transporte por franjas horarias o la limitación de aforos en estaciones y la flexibilidad en los horarios de trabajo o apertura de centros.

Para Rallo, «el reto es tratar de romper la relación entre más movilidad con más casos de COVID-19». La responsable del Ministerio que dirige José Luis Ábalos ha recordado que un tercio de la demanda del transporte urbano y periurbano se produce concentrada en tres horas y llega a haber seis personas por metro cuadrado lo que hace imposible mantener la distancia social en las condiciones de uso actuales.