Salud

Sanidad rechaza el pasaporte sanitario ante la reapertura del turismo y las fronteras

Salvador Illa, este jueves en el Congreso. EFE

Mientras España observa la llegada de los primeros turistas a Baleares en un programa piloto, la llegada de casos importados de COVID-19 se convierte en uno de las principales retos a la hora de frenar la epidemia.

Y en la estrategia de España para evitar que la apertura de fronteras suponga nuevos rebrotes no está la emisión de los llamados «certificados sanitarios» o «pasaportes sanitarios» que constaten la presencia de anticuerpos antes de entrar en España. «Pensamos que esto no es necesario, que es clave la responsabilidad de las personas y actuar contundentemente si hay rebrotes. Se ha discutido, se ha valorado pero los expertos de Salud Pública del Gobierno y las comunidades autónomas no lo vemos», ha afirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una entrevista en el programa Al rojo vivo de La Sexta.

Illa ha explicado cómo se está controlando ya a los primeros turistas en Baleares: «Se les piden datos, se les somete a un control visual y de temperatura en el aeropuerto, se verifican los datos que aportan y si alguno de esos tres controles primarios falla, se produce un segundo control, en este caso de un médico del servicio de Sanidad Exterior y si estima que hay que practicar PCR, se hace y se coordina con los servicios de salud de la comunidad autónoma para tomar la mejor decisión y eventualmente cuarentenarlo», ha explicado Illa Además, «también se está poniendo en práctica en la prueba piloto de baleares llamar a los turistas para asegurar que tienen un buen estado de salud».

Así, el ministro ha incidido en que hay que «apelar constantemente a la responsabilidad de las personas» para controlar los contagios una vez se abran las fronteras, el próximo domingo 21 junio en el espacio Schengen (excepto Portugal) y el 1 julio a terceros países.

No obstante y ante la posibilidad de nuevos rebrotes, Illa ha afirmado que «nadie tiene que dudar que si en algún momento hay que tomar medidas drásticas, el Gobierno las va a tomar» y se ha referido en concreto a posibles confinamientos. «Si se requiere confinar una instalación, un barrio y si hay que ir más allá, iremos».

Datos actualizados de la pandemia «en breve»

Entre otros de los temas desgranados por el ministro en La Sexta ha vuelto a estar el de la falta de transparencia de España en la comunicación de los datos de evolución de la epidemia. España ha recibido múltiples críticas, tanto desde el plano internacional como interno, por falta de transparencia. En este sentido, Illa ha respondido hoy al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que este mismo lunes ha acusado al Gobierno de «contabilidad creativa» para tratar de minimizar la trascendencia de los malos datos. «Ni hay contabilidad creativa ni hay ocultación de nada. Los datos que proporcionamos son datos que nos hacen llegar las comunidades autónomas, desde el 11 de mayo individualizados caso a caso», ha dicho el ministro, que ha calificado las declaraciones de Núñez Feijóo como «muy desafortunadas».

Así, Illa ha asegurado que la cifra total de fallecidos, congelada desde hace varios días, se conocerá «en breve». También ha afirmado que «no va a demorarse muchos días» la comunicación de datos sobre lo ocurrido en las residencias de ancianos, una información de la que el Gobierno ha evitado hacer pública pese a haberla solicitado (y recibido) al menos desde el pasado 17 de abril. El Gobierno solicitó a las comunidades autónomas esta información dos veces por semana y mediante una orden ministerial de principios de abril.

El ministro sí ha reconocido que es necesario «revisar el modelo» de las residencias, donde la evolución de la pandemia ha sido desoladora. «Desde el primero momento vimos todos que era un foco importante de infección y preocupación y pusimos al ejército a trabajar en esto», ha afirmado. No ha querido Illa entrar en las valoraciones del vicepresidente Pablo Iglesias que calificó de «escándalo» lo ocurrido en Madrid: «Las competencias de residencias son autonómicas y todas los han hecho lo mejor que han podido».

Illa ha confirmado que el Gobierno trabaja con la hipótesis de una segunda oleada aunque no con una fecha determinada y que una de las lecciones más importante de la pandemia es la de la necesidad de «reforzar los servicios de salud pública deben reforzarse, que no significa recentralizar competencias sino reforzar la salud y tener mecanismos mucho más desplegados».

Illa ha subrayado también la importancia de la vacuna de la gripe para la próxima temporada con el objetivo de no hacer coincidir dos posibles brotes. «El Gobierno va a reforzar por primera vez la compra de vacunas de gripe para que no coincida una segunda oleada de COVID-19 con la epidemia de gripe».

Comentar ()