EFE/Javier Cebollada

Salud | Vida Sana

¿Protegerán las vacunas frente a los contagios?

La transmisión silenciosa del coronavirus fue determinante para su expansión inicial y volverá a ser clave en el escenario que viene. La vacunación, cuyo inicio se prevé en España para principios de año, irá infundiendo protección en los vacunados. Hasta ahora, los resultados de los ensayos han mostrado que las vacunas son seguras y que previenen la enfermedad con bastante eficacia. Pero hay una incógnita que los laboratorios no han resuelto. ¿Protegen las vacunas frente al contagio? La respuesta no está clara y llevará tiempo saberlo.

De las tres vacunas que ya han solicitado autorización a las Agencias del Medicamento, la viróloga Margarita del Val explicaba en un debate sobre las vacunas del pasado lunes que los laboratorios no han reportado información clara sobre si sus vacunas previenen del contagio. “Moderna ni siquiera lo ha contemplado en sus protocolos. Pfizer sí lo ha mirado pero no lo ha reportado y Astrazeneca, donde no se vio que protegiese del contagio en ratones, ahora dice que hay indicios tempranos de que puede proteger”.

La viróloga subrayaba que este interrogante “es determinante para saber si se controlará la transmisión o sólo protegerá a los vacunados, hasta que no sepamos eso es muy difícil plantear el escenario posterior a la campaña de vacunación”. Además, la viróloga apunta en la entrevista concedida a El Independiente que «mientras no sepamos si protege de la transmisión, los vacunados deben de seguir con las mismas precauciones que todos los demás y todos lo demás también». Esta clave determinará la presencia de mascarillas en todos los espacios, si podrán retomarse determinadas actividades o las relaciones sociales como en la antigua normalidad.

En un encuentro organizado por la Academia Nacional de Medicina de EEUU y recogido por Medscape, Larry Corey, del equipo supervisor de los ensayos de la vacuna del Covid en los Institutos Nacionales de Salud de EEUU corroboró que aún se desconoce si las vacunas protegen de que las personas puedan infectarse (más allá de que no desarollen la enfermedad) y que «puede llevar un año o más que los estudios respondan a la pregunta».

El hecho de que las compañías con las vacunas más avanzadas no hayan publicado aún los ensayos clínicos y sólo hayan lanzado notas de prensa obstaculiza aún más conocer este aspecto, como revela Vicente Soriano, especialista en enfermedades infecciosas y ex asesor de la OMS. «Si no sabes si protegen de la infección, no sabes si protegen del contagio. Esto es fundamental cuando se habla de vacunas, pero como es una situación de emergencia las vacunas se van a aprobar aunque sólo protejan de la enfermedad. En cualquier caso, sí han adelantado que la carga viral de los vacunados podría ser menor y por tanto el grado de replicación del virus y su capacidad de transmisión».

Esos últimos indicios de los que habla Soriano son los que se basan en las pocas infecciones que han registrado y que son como mucho 200 de los 30 0 40.000 participantes. «Hasta que acabe el ensayo es difícil conocer la eficacia, de momento tenemos notas de prensa. Tendremos que esperar a que haya grupos de vacunados para poder observar si realmente protegen del contagio», indica Carmen Álvarez-Domínguez, profesora de Inmunología de la UNIR.

La inmunóloga puntualiza que, aunque muy ligado, no es lo mismo que las vacunas protejan del contagio (eviten que la persona se infecte) que de la transmisión (frenen que unas personas puedan contagiar a otras). «Es similar pero no lo mismo y con la vacuna tenemos objetivos algo distintos según el grupo de edad. Nos interesa que los más vulnerables, como los mayores, no se infecten mientras que de los jóvenes nos interesa especialmente que no transmitan».

A las dudas sobre si infundirán protección más allá del desarrollo de la enfermedad se unen dos factores, apunta Soriano: «Por un lado que estas vacunas se plantean en dos dosis, y que mientras no se pone la segunda, la protección es menor. Por otro lado, las posibles resistencias a las vacunas que hagan que una parte de la población diana acepte vacunarse». Este rechazo, además, va en aumento en las últimas encuestas del CIS y situaba ya este viernes en un 68% el porcentaje de españoles que no están dispuestos a vacunarse inmediatamente.

Más preguntas sin respuesta

El genetista e investigador Salvador Macip considera que el desconocimiento sobre la protección frente al contagio es solo una de las preguntas que aún están sin respuesta y que seguirán así unos meses. «No sabemos si protegerán de igual forma en todas las edades, cuánto durarán los anticuerpos ni si evitan la infección junto a la enfermedad. Quizás el virus entra pero no te pones enfermo. Aún no hay datos suficientes para responder a esto pero es normal, el proceso es así con las vacunas».

Estas preguntas, explica Macip, se irán respondiendo de forma más certera en la fase 4, es decir, la que se desarrollará ya con la vacunación en marcha. «Eso solo se puede saber cuando hay mayor población inmunizada, los infectados en los ensayos son un número bajo. Por eso es tan importante que la vacunación sea masiva», incide.

Esa es la clave, según Macip, que determinará cuándo se podrán relajar las medidas de protección. «Más que el porcentaje de población que esté vacunada habrá que observar cómo se frenan los contagios, esa será la pista para permitir relajar las medidas», concluye.

Comentar ()