Soria se ha quedado atrás en ese proceso generalizado de desescalada y es ya la provincia con más incidencia acumulada de Covid de toda España. Según los últimos datos de la Junta de Castilla y León, Soria registra en los últimos 14 días 414 contagios por cada 100.000 habitantes, una cifra que multiplica por 2,5 la media de la región, de 165. La media nacional es de 168.

Soria es la única provincia de la región que permanece en riesgo alto y algunos municipios tienen incidencias muy superiores, como la capital con 585 casos por cada 100.000 habitantes.

La incidencia a siete días en Soria también duplica con creces la de Castilla y León, así como la prevalencia en mayores de 65 años, que a 14 días es de 172 frente a los 68 de la media regional.

Incidencia acumulada a 14 días en las provincias de Castilla y León

Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La ocupación hospitalaria también es un problema en Soria, comparado con las provincias vecinas. El 19% de los ingresados son enfermos Covid en esta provincia, que tiene un 80% de ocupación en sus UCI, más del 150% si se compara con las camas prepandemia. En la región, la media es del 8,6 y del 38% respectivamente.

Ocupación de camas UCI en las provincias de Castilla y León

Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La causa achacada desde el propio gobierno regional es la variante británica, que ha conseguido penetrar hasta un 80% en la provincia castellanoleonesa de 88.600 habitantes. «En los últimos análisis de variantes, en Soria el 80% de los nuevos afectados son de la variante británica y esto puede explicar el porqué de los incrementos tan importante», reconocía este lunes la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Ese 80% es cuatro veces la penetración estimada para España la semana pasada por Fernando Simón. «Si podemos mantener este 20% durante más tiempo, mejor que estemos al 20 que al 50%», hablaba en relación con la posibilidad de contener los casos de esta variante que hizo dispararse los casos de Reino Unido el pasado diciembre.

En el país vecino la pandemia adquirió una gran velocidad a principios de diciembre y fue a mediados de ese mes cuando el gobierno británico anunció el «descubrimiento» de una nueva cepa de la que se han ido sumando evidencias de su mayor contagiosidad y de la que se sospecha también una mayor letalidad.

En España, aunque con una penetración inferior a la de Soria, la cepa británica también se ha extendido en puntos concretos como la localidad madrileña de Collado Villalba, que se convirtió en el mayor foco de la región con un 57% de casos de la nueva variante hace algunas semanas.

La vigilancia de las variantes aún no funciona de forma uniforme en toda España pero el Ministerio de Sanidad publicó un informe este lunes en el que recogía datos de algunas comunidades autónomas. Según la información disponible – no figura de Castilla y León – la mayor penetración de la cepa se encuentra en Asturias, con un 64%, y la menor en País Vasco, con un 4%.

Ministerio de Sanidad.

No obstante, desde el propio Ministerio se advierte de que algunos datos son poco representativos y, por tanto, no los incluyen. Sanidad lanzó en enero un sistema de alertas para detectar variantes. Además de la británica se vigilan por considerarse preocupantes la sudafricana y la brasileña.