Salud

Mezclar vacunas aumenta las reacciones leves, según un estudio en Reino Unido

Se publican en 'The Lancet' los primeros datos del ensayo que analiza la combinación de vacunas en el país británico. En España se está desarrollando un ensayo similar.

Vacunación masiva en Reino Unido

Vacunación masiva en Reino Unido Jane Barlow / PA Wire / Dpa

Los datos preliminares del ensayo Com-Cov de la Universidad de Oxford indican que la combinación de las vacunas de AstraZeneca y Pfizer frente al Covid aumenta las reacciones leves y moderadas, aunque sin problemas de seguridad.

Estos resultados, preliminares, se acaban de publicar en The Lancet, proceden de 830 voluntarios de 50 años o más que probaron distintas combinaciones de las vacunas de AstraZeneca y Pfizer. Dos dosis de la misma vacuna o su combinación, empezando por una u otra.

El resultado, según han comunicado los investigadores, es que la combinación de fármacos incrementa la frecuencia de reacciones leves y moderadas, aunque no de carácter grave por lo que no existe un riesgo a nivel de seguridad. Los datos de inmunogenicidad – si se genera mayor o menor nivel de anticuerpos – no ha sido aún analizados.

Esa mayor frecuencia de las reacciones se produjo tanto cuando se administraba AstraZeneca en primer lugar como cuando se empezaba por Pfizer, en comparación con las pautas completas a base del mismo fármaco. En concreto, la febrícula apareció en el 34% de quienes habían recibido la mezcla de AstraZeneca y Pfizer frente al 10% de los que recibieron ambas dosis de AstraZeneca. Para los que recibieron primero Pfizer y después AstraZeneca tuvieron fiebre en un 41%, frente al 21% de los que recibieron ambas dosis de Pfizer. Los investigadores subrayaron que la frecuencia también aumentó en otros síntomas leves tales como cansancio, dolor de cabeza, dolor local, malestar o dolor muscular.

El estudio de estas combinaciones se inició tras la aparición de trombosis graves asociadas a las vacunas. Ello provocó que algunos países dejaran de usar el fármaco, como Dinamarca o Suecia, y otros como España hayan restringido su uso únicamente a personas entre 60 y 69 años.

El investigador principal del estudio, Matthew Snape, afirma en un comunicado difundido por la Universidad de Oxford que «mientras que es un aspecto secundario de lo que queremos explorar en estos ensayos, es importante que comuniquemos estos datos, especialmente si estas mezclas se están considerando en otros países».

Uno de esos países es España, donde más de cuatro millones y medio de personas han recibido la primera dosis de AstraZeneca. Buena parte de ellas tienen menos de 60 años – en un principio se destinaba a trabajadores esenciales – y no saben aún si se les va a administrar la segunda dosis de esa vacuna u otra.

El Consejo Interterritorial de Salud, que reúne al Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, ha decidido aplazar el intervalo de 12 a 16 semanas mientras esperan a tomar la decisión sobre la segunda dosis. Una decisión que, según afirmó recientemente la ministra de Sanidad, Carolina Darias, se tomará en función de las experiencias internacionales y el ensayo que también ha puesto en marcha en este sentido.

Algo menos amplio que el de Reino Unido, el ensayo CombiVacs en España estudia a 600 personas para evaluar la seguridad y eficacia de mezclar una primera dosis de AstraZeneca con la segunda de Pfizer. En ensayo comenzó en la segunda mitad de abril y el equipo esperaba los primeros resultados para mediados de mayo.

los responsables del estudio británico están estudiando si el paracetamol puede disminuir esas reacciones leves y moderadas ya que, además, subrayan que en el estudio han participado individuos a partir de 50 años y las reacciones en gente más joven podrían ser aún más frecuentes.

Comentar ()