Salud

Más allá de la Delta, las otras variantes del SARS-CoV2 que vigila Sanidad

Una investigadora trabaja en el laboratorio de Microbiología del Hospital Universitario de Badajoz, a 15 de abril de 2021. En este laboratorio realizan la secuenciación de las muestras de coronavirus. Javier Pulpo / EP

Pocas veces ya se menciona Wuhan (China) al hablar del coronavirus. El SARS-CoV2 surgió allí en diciembre de 2019 pero su explosiva expansión le trasladó pronto al resto de continentes. Su replicación en millones de personas en poco tiempo hizo que el virus fuera incorporando mutaciones en su material genético y algunas de ellas han ido dando lugar a variantes. Aunque inicialmente estas variantes se identificaban por el lugar donde primero habían sido identificadas, la Organización Mundial de la Salud decidió cambiar su deominación en junio de este año – para no estigmatizar ningún lugar – y a las más importantes las identifica con letras del alfabeto griego.

Del coronavirus original, la llamada variante británica (Alfa) se hizo predominante a inicios de 2021 en España y medio año después, en las últimas semanas, ha sido de nuevo desplazada en este caso por la Delta (surgida en India). La Beta (Sudáfrica) y Gamma (Brasil) también se encuentran entre las variantes de preocupación (VOC) en España.

El seguimiento tanto de las VOC como de las VOI (variantes de interés) lo realiza España a través de las Comunidades Autónomas con una red de alertas creada el pasado enero para la secuenciación aleatoria de virus y detección de las variantes en circulación. Desde entonces el Ministerio de Sanidad reporta periódicamente la evolución de las variantes y, en el último fechado el 23 de agosto, aparecen cuatro variantes de preocupación (VOC) y ocho vigiladas por ser variantes de interés (VOI).

La variante Delta ocupa casi todo el espacio en las últimas semanas tras haber desplazado a la variante Alfa (británica), que a mediados de julio aún representaba la mayoría de los casos. Las variantes Beta y Gamma circulan de forma minoritaria y se consideran de riesgo bajo.

Aunque aún minoritarias, Sanidad vigila otras ocho variantes de interés del SARS-CoV. Entre todas y en las últimas semanas, el Ministerio de Sanidad estima haber secuenciado entre el , ha oscilado entre 2,35% y 7,31%. En enero, la Comisión Europea pidió a los Estados miembros secuenciar al menos el 5% de los casos y preferiblemente el 10% para un correcto control de las variantes.

Varientes de interés que vigila España

B.1.621 – la mayoría de las secuencias procedente de Colombia y tiene mutaciones compatibles con un aumento de la transmisión y un escape a la respuesta inmune.

En su informe del pasado 6 de agosto sobre evaluación del riesgo de las variantes, Sanidad reconocía que es la que merece mayor atención atualmente en nuestro país. Sin embargo, añadía que la información es aún escasa y dificulta la evaluación del riesgo.

Esta variante comparte con las Beta y Gamma la presencia de las mutaciones N501Y y E484K, lo que hace plausible un aumento de transmisibilidad y una disminución de la capacidad de neutralización de los anticuerpos.

Aunque minoritaria, en España ya se han detectado brotes sin antecedentes de viaje reciente a Colombia. En las últimas semanas su incidencia ha caído en pro de la variante Delta.

Lambda (C.37) – tiene mutaciones que también se asocian a mayor transmisibilidad y escape a la respuesta inmune. Esta variante se ha expandido fuertemente en Perú en mayo y junio, así como en otros países de la región como Chile o Argentina. En estos países ha desplazado a la variante Gamma y en España ya se ha visto envuelta también en varios brotes.

Épsilon (B.1.427/B.1.429) – se asocia a mayor transmisibilidad y un moderado escape a la respuesta inmune. Vio un aumento a final de 2020 en California pero en los países europeos ha habido pocos casos.

Zeta (P.2) – surgida en Brasil como la Gamma (P.1), las mutaciones en el gen E484K se asocian a un posible escape a la respuesta inmune. Los casos hasta el momento son aislados en otros países y se relacionan con viajes.

Eta (B.1.525) – relacionados con Nigeria, esta variante se ha registrado ya también en Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, Canadá, Noruega y Estados Unidos. Las mutaciones que presenta también son compatibles con un escape frente a anteriores variantes.

Iota (B.1.526) – igualmente se sigue porque las mutaciones detectadas se consideran compatibles con escape inmune frente a las variantes previas. De esta variante se ha detectado una rápida expansión en el área metropolitana de Nueva York, como refleja Sanidad en su último informe de variantes.

Kappa (B.1.617.1) – es un sublinaje de la variante Delta, también detectado en India pero que no ha logrado expandirse como la otra. La mayoría de los casos detectados en otros países proceden de viajeros llegados desde allí.

B.1.1.7 con E484K – esta sería la variante Alfa (británica) pero con la mutación que la haría tener un mayor escape a la respuesta inmune. Fue detectada por primera vez en Reino Unido pero hasta el momento solo supone casos aislados en otros países.

El Ministerio de Sanidad considera que el riesgo de estas variantes o su potencial impacto dependerá de factores tales como las introducciones en zonas con mayor prevalencia, su implicación en eventos superdiseminadores o en grupos menos inmunizados. «En la situación actual, la progresiva apertura al tráfico internacional de personas, la relajación de las medidas no farmacológicas y el avance desigual de la vacunación en distintos países a nivel mundial serán, previsiblemente, aspectos determinantes en la distribución de las variantes del SARS-CoV-2», figura en el informe de Sanidad de esta semana.

Te puede interesar

Comentar ()