Transcurridos unos días de la promesa de Adif de soterrar algo más de un kilómetro de la alta velocidad en Murcia, las protestas vuelven a la ciudad huertana. De momento solo hay un compromiso verbal de parte del presidente del administrador de infraestructuras ferroviarias, Juan Bravo, para una reivindicación histórica de los barrios del sur desde hace más de 20 años: 100.000 vecinos del área meridional murciana atraviesan dos peligrosos pasos a nivel que los trenes obligan a cortar casi un centenar de veces por día. La llegada provisional del AVE en 2018 agravaría aún más ese aislamiento al instalarse un muro de contención, en ocasiones a centímetros de algunas viviendas.

Adif dice que empezará a soterrar la primera fase -la de la estación de Murcia del Carmen- a mediados de noviembre. Los vecinos agradecieron la semana pasada la actitud de Bravo pero ahora señalan que solo se lo creerán cuando el proyecto aparezca licitado. Y no hay nada licitado. Así que la Plataforma Pro Soterramiento, que llegó a reunir a decenas de miles de manifestantes en septiembre en el centro de Murcia, va a volver a reactivar las protestas. Y han convocado una manifestación en Madrid para finales del actual mes de octubre.

Manifestación en Madrid

Ya lo han hecho: este lunes por la noche varios centenares desfilaron frente a la sede de la patronal regional Croem -defensora de la llegada del AVE a toda costa- ante la que instalaron un muro simbólico. El anuncio de Adif, en opinión de la plataforma, «es una operación de marketing con la que nos quieren vender que ya hemos conseguido lo que reivindicábamos», denunció el fin de semana el líder del movimiento vecinal, el profesor jubilado Joaquín Contreras, en una extensa entrevista con La Opinión de Murcia. «Seguiremos en la calle, porque no es cierto».

Las calles estarán calientes en cuestión de días», auguran varios vecinos consultados

En las últimas semanas la tensión acumulada terminó por estallar, solo eclipsada por el conflicto de Cataluña. Las pantallas de los muros fueron arrancadas por vándalos y Renfe cortó cuatro días los Talgos en dirección a Cartagena y los Cercanías a Orihuela; al menos un periodista fue hospitalizado al recibir una pedrada; la circulación de los trenes fue interrumpida pacíficamente por vecinos y la policía cargó, llevándose a varios detenidos y dejando heridos; y cada vez hay más y más manifestaciones.

Nada licitado

La plataforma denuncia que de momento el único plan que hay es un reportaje publicitario que Adif metió en los dos principales diarios murcianos sobre el soterramiento y el AVE. No hay nada licitado en el boletín oficial. El PP murciano, cada vez más desgastado y en el poder regional desde 1995, no acepta otra cosa que no sea la llegada del AVE en 2018 en superficie (no da tiempo a soterrar el tren de alta velocidad). Varios vecinos afectados con los que ha hablado este medio auguran que las calles «estarán calientes» en cuestión de días. El 28 de octubre, manifestación en el centro de Madrid. Todo apunta a un choque de trenes entre los vecinos y el Gobierno autonómico, con Adif de espectador.