Economía

España se engancha a la TV de pago: más de 6 millones de clientes disparan un 15% sus ingresos

logo
España se engancha a la TV de pago: más de 6 millones de clientes disparan un 15% sus ingresos

Flickr | Televisione Streaming

Resumen:

La televisión de pago en España se ha embarcado en una auténtica revolución. La entrada de lleno de las grandes telecos en el negocio (Movistar, Vodafone y Orange) y la llegada de las grandes plataformas de streaming (Netflix, HBO y ahora también Sky) han puesto el negocio patas arriba y lo ha disparado.

Los ingresos de le televisión de pago se dispararon un 15% en el primer trimestre de este año, hasta alcanzar los 520 millones de euros en sólo tres meses, según los datos que maneja la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

En todo 2016 la facturación de las compañías de TV de pago superó ligeramente los 1.874 millones de euros, y las previsiones del sector apuntan a que este año se rebasarán los 2.100 millones en todo el ejercicio.

En paralelo, los ingresos obtenidos por las telecos y las plataformas online con sus negocio televisivos superaron a toda la facturación realizada por las televisiones en abierto con sus negocios de publicidad. Frente a los 520 millones de euros de la TV de pago, 465 millones alcanzados por la televisión en abierto en el trimestre.

Las compañías con TV de pago cuentan con más de 6,09 millones de abonados en España al cierre de primer trimestre del año. Un dato que confirma que el negocio sigue al alza: son 223.000 abonados más en un año y también 31.000 clientes más que con los que arrancaron 2017.

La televisión de pago en España se ha embarcado en una auténtica revolución. La entrada de lleno de las grandes telecos en el negocio (Movistar, Vodafone y Orange) y la llegada de las grandes plataformas de streaming (Netflix, HBO y ahora también Sky) han puesto el negocio patas arriba y lo ha disparado.

Los ingresos de le televisión de pago se dispararon un 15% en el primer trimestre de este año, hasta alcanzar los 520 millones de euros en sólo tres meses, según los datos que maneja la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

En todo 2016 la facturación de las compañías de TV de pago superó ligeramente los 1.874 millones de euros, y las previsiones del sector apuntan a que este año se rebasarán los 2.100 millones en todo el ejercicio.

En paralelo, los ingresos obtenidos por las telecos y las plataformas online con sus negocio televisivos superaron a toda la facturación realizada por las televisiones en abierto con sus negocios de publicidad. Frente a los 520 millones de euros de la TV de pago, 465 millones alcanzados por la televisión en abierto en el trimestre.

Las compañías con TV de pago cuentan con más de 6,09 millones de abonados en España al cierre de primer trimestre del año. Un dato que confirma que el negocio sigue al alza: son 223.000 abonados más en un año y también 31.000 clientes más que con los que arrancaron 2017.

Todo empaquetado

Son las grandes telecos las que están impulsando con más fuerza la expansión del negocio en España. Hasta el 86% del total de 6 millones de abonados a la televisión de pago lo son a través de servicios contratados bajo alguna modalidad empaquetada, combinando la TV con servicios de telefonía e internet.

De hecho los contratos convergentes con más crecimiento continuaron siendo los paquetes quíntuples (el que combina la TV de pago con los cuatro servicios de telecomunicaciones: telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha fija y banda ancha móvil), que contabilizó más de 99.000 altas netas nuevas en el trimestre y alcanzó un total de 4,9 millones de abonados.

Telefónica fue la que abrió el camino en 2012 lanzando las primeras tarifas convergentes del mercado español (entonces sólo de teléfono fijo + teléfono móvil) y desde entonces ha ido dando pasos agigantados para empaquetar todos sus productos. Una estrategia que han secundado sus grandes rivales Vodafone y Orange, y ahora también MásMóvil.

Y que la gran apuesta de Telefónica pasa por la televisión lo demuestra el hecho de que su nueva estrategia pasa por incluir la TV de pago en todos los paquetes que comercialice a partir de ahora, dejando de vender paquetes sólo de teléfono e internet en casa y en el móvil.