Economía

Los hoteleros usarán la sentencia contra Uber para frenar también el boom de Airbnb

La patronal Cehat reclama que, tras el varapalo de la Justicia europea a la plataforma online, se impongan nuevas obligaciones también a los gigantes de los pisos turísticos.

Un usuario utilizando la aplicación de Airbnb en su tableta.

Un usuario utilizando la aplicación de Airbnb en su tableta. EFE

El batacazo de la justicia europea puede acabar teniendo repercusiones en otros sectores. O al menos ya hay quien se prepara para intentar extender su impacto. El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dado la razón al taxi en su guerra contra Uber y sentencia que la plataforma online no es un mero intermediario digital, sino que es una empresa de transporte y, por tanto, debe regirse por las mismas normas que el resto de empresas del sector.

El sector hotelero español quiere aprovechar la sentencia en contra de Uber para frenar la, a su juicio, competencia desleal de las plataformas online de alquiler turístico, como Airbnb, HomeAway, Wimdu o Niumba.

La patronal hotelera Cehat subraya que -igual que la sentencia establece que Uber debe estar sometida a la legislación de transporte- Airbnb y sus rivales no deben considerarse simples intermediarios, sino que prestan un servicio indispensable para ofrecer el alquiler de pisos turísticos. Y, por tanto, deben operar bajo la legislación turística.

“El servicio prestado por las plataformas para estar exonerado de responsabilidad y fuera de la normativa turística debería ser neutro, y no lo es”, sentencia la patronal hotelera. Y es que desde Cehat se subraya que no hay neutralidad en la actividad de Airbnb porque fija y/o recomienda a los dueños de los pisos turístico los precios aplicables; ofrecen a los huéspedes garantías adicionales como seguros, pagos garantizados, atención al cliente…; actúan como agente de cobros e ingresan una comisión del precio de la transacción; y también utiliza herramientas para generar confianza en el propio servicio con opiniones de usuarios, casos reales…

“Dada la ausencia de neutralidad de las plataformas de alojamiento, deberían estar sometidas a las normas que rigen al sector turístico español, cuya finalidad es la protección de los consumidores”, apuntan desde Cehat. “Gracias a esta sentencia se van a poder dar los pasos para que definitivamente se determine la diferencia entre actividades entre particulares y aquellas realizadas por profesionales, dotando de seguridad y garantías a las prestaciones de servicios que tienen una exhaustiva regulación”.

Los hoteleros reclaman que, tras la sentencia contra Uber, se impongan requisitos de acceso al mercado, obligaciones fiscales y limitaciones de uso a Airbnb y sus rivales. Las mismas obligaciones que se le exigen al resto de alojamientos turísticos. “La sentencia es un importante paso adelante hacia la regulación eficiente de una parte del sector turístico que quedaba fuera del alcance de cualquier tipo de normativa”.

La asociación de hoteleros critica que la economía colaborativa –nacida para intercambiar bienes o servicios entre particulares por un precio reducido o por trueque- se ha convertido por la labor de las plataformas online en un negocio en toda regla que captura la actividad de sectores tradicionales. Un nuevo negocio que Supone no solamente una competencia desleal al sector regulado, sino un engaño evidente a los consumidores que le presuponen a la oferta puesta en el mercado por las plataformas las mismas garantías que se ofrecen por laos prestadores de servicios tradicionales”.

Te puede interesar

Comentar ()