Economía

El ‘procés’ pasa factura al empleo, con un recorte de 2.200 afiliados en Cataluña desde el 1-O

logo
El ‘procés’ pasa factura al empleo, con un recorte de 2.200 afiliados en Cataluña desde el 1-O
Huelga en Cataluña: los piquetes cortan la autovía en Hospitalet.

Huelga en Cataluña: los piquetes cortan la autovía en Hospitalet. EFE

Resumen:

Las cifras de paro y afiliación a la Seguridad Social en Cataluña siguen mostrando un claro estancamiento, cuando no un cierto deterioro. La parálisis de la contratación tras el verano, coincidiendo con la finalización de contratos estivales, la posterior caída en la afiliación y, ya en diciembre, una congelación casi absoluta respecto al mes anterior, hacen que en cómputo global Cataluña haya perdido desde la celebración del referéndum del 1 de octubre casi 2.200 puestos de trabajo.

En ese mismo periodo, la afiliación total a la Seguridad Social ha crecido en 124.040 personas, con lo que la aportación de Cataluña a la ocupación total del país ha sido negativa. Si se compara con el año 2016, se observa que la ocupación creció en 137.034 personas entre el cierre de septiembre y diciembre, con una contribución positiva de Cataluña, con 10.859 personas más en este periodo.

Solo en el mes de diciembre de este año, la comunidad autónoma creo tan solo 148 puestos más que en noviembre, mientras que en el mismo mes del año anterior, se contabilizaron 4.689 empleos más. En términos relativos supone pasar de una tasa intermensual de crecimiento de la afiliación del 0,15% a sencillamente un 0%.

Las cifras de paro y afiliación a la Seguridad Social en Cataluña siguen mostrando un claro estancamiento, cuando no un cierto deterioro. La parálisis de la contratación tras el verano, coincidiendo con la finalización de contratos estivales, la posterior caída en la afiliación y, ya en diciembre, una congelación casi absoluta respecto al mes anterior, hacen que en cómputo global Cataluña haya perdido desde la celebración del referéndum del 1 de octubre casi 2.200 puestos de trabajo.

En ese mismo periodo, la afiliación total a la Seguridad Social ha crecido en 124.040 personas, con lo que la aportación de Cataluña a la ocupación total del país ha sido negativa. Si se compara con el año 2016, se observa que la ocupación creció en 137.034 personas entre el cierre de septiembre y diciembre, con una contribución positiva de Cataluña, con 10.859 personas más en este periodo.

Solo en el mes de diciembre de este año, la comunidad autónoma creó tan solo 148 puestos más que en noviembre, mientras que en el mismo mes del año anterior, se contabilizaron 4.689 empleos más. En términos relativos supone pasar de una tasa intermensual de crecimiento de la afiliación del 0,15% a sencillamente un 0%.

En términos anuales, Cataluña ha vuelto a generar más empleo que la media del país en el mes de diciembre, con una tasa del 3,47%, por encima del 3,42% general. Sin embargo, se trata de una diferencia menor que la que se produjo hace un año, cuando la tasa de avance de la afiliación en la comunidad autónoma fue del 3,88%, sobre el 3,12% en toda España.

La peor parte se la han llevado los autónomos. Y es que en el Régimen General se han creado algo más de 1.000 empleos más en el último trimestre del año, frente a los algo más de 2.000 trabajadores por cuenta propia menos y otros tantos en el régimen del mar.

El empleo se desinfló en Barcelona

A diferencia de 2016, lo que ocurrió en el pasado mes de diciembre fue que Barcelona generó menos empleo del esperado. Si hace un año incrementaba la afiliación en esta provincia un 0,23% respecto a noviembre, con 5.672 personas más trabajando, en diciembre de 2017 solo se han empleado algo menos de 2.000 ocupados sobre los registros de noviembre, un 0,08% más.

También ha crecido la afiliación en Lleida, incluso más que un año antes. En el último mes de 2016, la ocupación aumentó en 1.924 personas, frente a las 1.806 de un año antes.

Sin embargo, la caída de la afiliación que se produjo en Girona y Tarragona, provincias de gran capacidad turística, en diciembre de 2016 se ha agudizado. Entre los dos territorios se han perdido casi 4.000 empleos desde noviembre, mientras que hace un año esta cifra no alcanzó las 3.000.

El empleo se frena sobre todo en Barcelona

Esto ha tenido una repercusión en términos interanuales. Cataluña sigue siendo el principal motor del empleo en España, por delante de Madrid, pero ha perdido fuerza. La comparativa entre diciembre de 2017 y el mismo mes de 2016 arroja 110.747 ocupados más en Cataluña en un contexto de afiliación récord en toda España. Sin embargo, esta cifra está por debajo de los 119.185 puestos de trabajo de un año antes.

En lo que se refiere al desempleo, Cataluña acaba el año con menos 418.018 parados registrados, un 7,8% menos que un año antes. Este porcentaje se sitúa en la media nacional (-7,84%), después de que en 2016 fuera unos 2,5 puntos porcentuales superior a ese promedio.

Solo en el mes de diciembre, el paro registrado en Cataluña descendió un 1%, frente al 2,2% de un año antes. Este porcentaje es además inferior al descenso del 1,77% registrado en todo el país en el mes de diciembre frente a noviembre.