Economía

Amadeus acecha la debilidad de BBVA para colarse entre los cinco grandes del Ibex

La compañía de tecnología para el sector de viajes se ha situado a menos de 4.000 millones de la capitalización del banco

Amadeus acecha la debilidad de BBVA para colarse entre los cinco grandes del Ibex.

Intervención del consejero delegado de Amadeus, Luis Maroto, durante la junta de accionistas. Europa Press

Inditex, Santander, Iberdrola, Telefónica y BBVA. Los grandes nombres de la bolsa española son un compendio de las mayores empresas del panorama nacional e, incluso, internacional. Nombres con solera y reconocibles para casi todos, que, en mayor o menor medida, forman parte de la vida cotidiana de millones de ciudadanos.

Mucho menos popular resulta, en cambio, la marca de Amadeus. Pero esto no impide que la compañía que preside Luis Maroto se haya erigido en un firme candidato a formar parte del selecto club de las cinco mayores compañías del Ibex. La empresa proveedora de servicios tecnológicos para la industria de los viajes cerró la jornada de este lunes con una valoración bursátil cercana a los 32.500 millones de euros, al borde de sus máximos históricos. Esta cifra le sitúa ya a menos de 4.000 millones de BBVA, cuya capitalización actual es de 36.393 millones. A inicios de año la distancia entre ambas superaba los 20.000 millones.

Las turbulencias que asolan la economía de Turquía se han convertido en un quebradero de cabeza para la entidad que preside Francisco González. Uno de tal intensidad que amenaza con desbancarle, muchos años después, de su posición entre los más grandes del parqué nacional. En solo dos días, BBVA ha visto esfumarse más de un 8% de su valor. La apuesta por Turquía, que se inició en 2010 y que se ha convertido en uno de sus principales mercados, se ha transformado ahora en fuente de incertidumbres, conforme el colapso de la divisa otomana se exhibe como el reflejo de las amenazas que enfrenta el país.

A inicios de año, BBVA superaba en más de 20.000 millones la capitalización de Amadeus

Algunas firmas de análisis, como Alantra, tratan de restar importancia al peligro que representa Turquía para el balance de BBVA, pero lo cierto es que la desconfianza hacia el banco parece haber calado entre unos inversores que hace ya tiempo que miran con recelo al banco español, en gran medida por su posicionamiento internacional. No en vano, es ya la peor entidad financiera del Ibex en el año, con caídas superiores al 21% y en los últimos doce meses ha visto esfumarse casi un tercio de su valor, situándose en sus niveles más bajos en bolsa desde octubre de 2016.

«El deterioro de la situación macro en Turquía y en el flujo de noticias invitan a la prudencia. En este entorno, lo más probable es que la cotización del banco siga sufriendo a corto plazo, de ahí que cambiemos nuestra recomendación sobre el valor», señalaban este lunes los analistas de Bankinter tras retirar su recomendación de compra sobre BBVA.

El tortuoso camino de BBVA contrasta, en cambio, con la vertiginosa escalada de Amadeus. Hace poco más de ocho años del estreno en bolsa de la compañía y desde entonces ha multiplicado su valoración por 6,5 veces. Solo en 2018, avanza un 25%, lo que la sitúa a escasas décimas de Naturgy, como la segunda compañía más rentable del ejercicio en el Ibex.

La empresa que dirige Luis Maroto ha sido capaz de capear en los últimos años la amenaza que han supuesto los movimientos de algunas compañías como Lufthansa o IAG -la matriz de Iberia- al tratar de fomentar la venta de billetes a través de sus plataformas particulares, aplicando recargos a los adquiridos por sistemas operados por Amadeus. En su momento, estas noticias fueron recibidas con profundos desplomes en bolsa, de los que, sin embargo ha logrado sobreponerse sin demasiadas dificultades.

El grupo tecnológico ha logrado mostrarse imprescindible para el sector de viajes, en un momento de fuerte tirón del negocio, que aún presenta visos de continuidad, pese a que el turismo en España empiece a dar síntomas de pérdida de pujanza. «Amadeus tiene una elevada diversificación geográfica que le permite evitar problemas como la reapertura de nuevos destinos turísticos, como está ocurriendo en España frente a algunos países norteafricanos», explican los analistas de Sabadell, que añaden que «el continuo esfuerzo para progresar en la estrategia de digitalización de la industria turística continuará generando una elevada demanda de Soluciones IT, lo que reportaría un elevado crecimiento de ingresos a largo plazo a Amadeus», que cifran en un 7,5% al año hasta 2025.

La creciente digitalización de la industria turística ofrece amplio potencial de crecimiento a Amadeus

Al mismo tiempo, Amadeus ha abordado en los últimos años una labor de diversificación de sus negocios para reducir su dependencia de las decisiones comerciales de las aerolíneas. A este respecto, la compañía anunció el pasado viernes la adquisición de TravelClick, una compañía especializada en la tecnología enfocada a la gestión hotelera.

Los analistas de Bankinter aplaudían la operación, resaltando su «adecuado encaje estratégico, ya que TravelClick tiene como clientes a las principales cadenas hoteleras, un negocio en el que Amadeus está creciendo mediante la implantación de su tecnología en Intercontinental Hotels y que le permite mantener su velocidad de crecimiento y ser menos vulnerable a la migración de aerolíneas al canal directo» y que «la Compañía ha acreditado un magnífico track record de crecimiento y creación de valor sin comprometer el endeudamiento tras las adquisiones más recientes».

Además, los analistas del banco español consideran que la operación se hace a un precio razonable y aportará de forma positiva al beneficio de Amadeus desde el primer momento.

Este cúmulo de parabienes, no obstante, no significa que Amadeus vaya a tener sencillo colarse entre los cinco gigantes de la bolsa española. Y es que si en el caso de BBVA son muchas las voces que consideran excesivo el castigo recibido por la crisis turca, cuando se mira a la tecnológica española lo que abundan son advertencias de que su valoración está alcanzando ratios muy exigentes. «Valoramos positivamente la adquisición [de TravelClick], ya que implica un gran avance en la estrategia de tecnología hotelera de Amadeus. Dicho esto, creemos que las expectativas en Amadeus son altas y los acciones parecen demasiado caras», señalan a este respecto en Alantra.

Comentar ()