Google Home en casa

Google Home en casa DAVID DOMÍNGUEZ

logo
Google quiere tu casa

Economía

Google quiere tu casa

No es nada nuevo, ya viene de lejos. La gran pelea tecnológica del momento no es por los coches autónomos (no digamos ya los voladores), los viajes a 1.200 kilómetros por hora o conseguir el mejor móvil del mercado. La batalla consiste en conquistar tu casa.

Las grandes empresas de la industria saben que es ahí donde tendrán que enfrentarse, en bucle infinito de mismos actores y distinto escenario, para maximizar beneficios mientras nos cuentan todo lo que quieren hacer por facilitarnos la vida. No piquen, en cada esquina acecha un experto en márketing para seducirnos.

Así lo han demostrado en IFA, la gran feria de la tecnología que se celebra cada año en Berlín y que ha tenido lugar esta semana que acaba. Hasta la capital alemana se han desplazado los gigantes estadounidenses y asiáticos -son los que mandan- sacando músculo de lo avanzados que están en la misión que se han puesto: estar presentes en cada objeto que tenemos en casa.

El liderato en esta particular carrera, al menos según ha explicado estos días en Alemania, la lleva Google. La empresa de Montain View viste cada vez más objetos de nuestro hogar con su Google Assistant, el omnipresente asistente virtual que ya habita en el Google Home o la inmensa mayoría de los móviles Android de todo el mundo.

Google presentó su asistente virtual hace ahora seis años, aunque era parte de una herramienta Google Now. Tras hacerse con el protagonismo que le corresponde, el Assistant empezó a ampliar su presencia y ya está incluso en dispositivos fabricados por su competencia directa.

El 2018 está llamado a ser el año en el que este asistente alcance su máximo potencial. Así lo perfilaba cuando arrancó, allá por enero, con su fuerte presencia en el CES (por las siglas de Consumer Electronic Show) de Las Vegas, en el que explicaban desde la compañía que Google Assistant ya estaba en 1.500 dispositivos. En mayo ya eran 5.000.

Omnipresencia

Bastaba dar un breve paseo por los pabellones de exposición de IFA. Casi con dar una vuelta por las cercanías de la feria para ver que Google estaba por todas partes, ya fuera con sus dispositivos y con los de otras marcas que anunciaban el asistente de virtual.

Así ha pasado con LG o con Bose. El fabricante asiático, uno de los más poderosos del mundo, confía en su competencia estadounidense para el asistente de sus smartphones y demás familia de dispositivos. Con el cambio de estrategia de LG, este movimiento tiene todo el sentido del mundo.

En su cuartel general de Seúl han echado cuentas y han llegado a la conclusión de que fabricar móviles está muy bien, pero que es mucho más rentable pivotar hacia el negocio enfocado a otras empresas y dejar un poquito más de lado el dirigido a los consumidores. De momento, la apuesta es acertada y por eso han querido aliarse con Google, para no tener que invertir en el desarrollo de ciertas herramientas que no van a formar parte de su núcleo de negocio en el futuro más inmediato.

Por su parte, la firma de audio ha presentado sus auriculares estrella, los QuietConfort 35, con el Google Assistant integrado. No nos mostrara el texto, pero podremos hablar con él y escuchar sus instrucción. Es especialmente útil para las indicaciones de GPS o para preguntas rápidas que podamos resolver sin necesidad de quitarnos los cascos y sacar el smartphone del bolsillo.

El asistente de Google ha llegado incluso a los iPhone de Apple y ha conquistado también, ya más recientemente, a Samsung. Pese a que tienen su propio asistente inteligente, Bixby, el gigante asiático ha querido aliarse con el buscador porque su propia aplicación dejaba bastante que desear. JBL, compañía de audio propiedad de Samsung, también ha anunciado en IFA que sus nuevos dispositivos también llevan el Google Assistant de serie. Otra plaza en sus manos.

Del móvil a casa

La idea es que este dominio acabe por trasladarse al hogar y que todos los dispositivos se conecten gracias al Google Assistant. Son los mejores posicionados para conseguirlo porque están, literalmente, en todas partes.

Dominan el ordenador, tanto el portátil como el PC, el móvil es suyo, da igual que uno utilice un iPhone, un Galaxy o un LG, y con el Google Home, que está presente en España desde hace algunos meses, ya han posicionado al responsable de conectar todo el universo de dispositivos.

Ya existen hornos, lavadoras o frigoríficos dotados con WiFi para poder obedecer las ordenes del centro de poder que será el Home, por lo que es cuestión de tiempo que Google los colonice también.

Hablándole a nuestro altavoz inteligencia en el salón podremos ordenador al horno que se programe cuando estemos a punto de llegar a casa para que se caliente antes de hacer la comida, le diremos a la lavadora cuándo debe iniciar el lavado y podremos seleccionar la temperatura del frigorífico si queremos las cervezas aún más en su punto. Todo ello sin necesidad de enchufes inteligentes o cualquier otro elemento externo. Puro universo Google.

¿Un potente rival?

Quizás el único actor importante que puede hacer sombra a Google en esta particular guerra sea Samsung. Es cierto que el gigante surcoreano no ha dado con la tecla con Bixby, su asistente para móviles, pero sí tiene la capacidad de conquistar un hogar por la cantidad de productos diferentes que fabrica.

En IFA presentaron sus últimos avances concentrados en la cocina, una habitación que, según sus estudios, es el centro del hogar desplazando al salón como punto de reunión familiar.

Así, han creado un horno con puerta doble prácticamente independiente que permite cocinar dos recetas a la vez, bautizada como Dual Cook Flex, y han dotado a sus lavadoras de Quick Drive, un avance porque se lava el doble de rápido ahorrando así tiempo y dinero en la factura de la luz.

Estos productos se conectan a nuestros dispositivos móviles a través del Internet de las Cosas y la app Smarthings de Samsung, gracias a que tienen una conexión WiFi.

¿Es exactamente lo que hace Google? No, pero es una aproximación que, con el desarrollo que permita el tiempo, podría acercarse lo suficiente como para que aquellos que tienen productos del fabricante surcoreano se queden satisfecho

De cualquier modo, en este caso el centro de poder está en el móvil, que debe ser Samsung, y a partir de ahí se controla todo lo demás. Es decir, seguiremos dependiendo del smartphone.

Los gigantes tecnológicos, con Google dos pasos por delante, saben que en casa pasamos gran parte de nuestro tiempo y que también invertimos nuestro dinero en estar cómodos en ella. La conquista del hogar supondrá, incluso para un gigante económico muy poderoso, la salud de sus cuentas, y eso, para ellos, es lo más importante.