Podemos va a presentar en los próximos días una Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso en la que pedirá «aprobar de manera urgente una moratoria de nuevas líneas de alta velocidad en España». La petición, que entra dentro de las competencias del Ministerio de Fomento, se funda en dos estudios: la «reciente investigación original» del Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles (el demoledor informe publicado en junio y titulado Aproximación a la Geografía del despilfarro en España: balance de las últimas dos décadadas) y el informe del Tribunal de Cuentas Europeo sobre el AVE, también de junio y que criticó que España tiene “un inefectivo entramado de líneas sin un plan realista a largo plazo”.

Por ello varios diputados como Sergio Pascual, Juanjo López de Uralde o Félix Alonso piden al hemiciclo que vote por «reorientar los recursos» que se destinan al AVE en España, el país con la red más infrautilizada del mundo en función del número de pasajeros por kilómetro.

La formación morada se basa en dos informes públicos críticos con la inversión

«La moratoria significa que tan pronto todas las obras comprometidas como Murcia, Granada o Galicia estén finalizadas no se pondrán nuevas traviesas de AVE», explica Sergio Pascual; «sino de Cercanías, Media Distancia, o líneas de altas prestaciones y de velocidad alta, que cogen entre 160 y 250 kilómetros por hora. Son competitivas con la carretera, más económicas y cubren las necesidades de las mayorías», afirma el diputado morado.

La PNL, a la que ha tenido acceso El Independiente, no afecta pues a los proyectos en marcha sino a los nuevos, por lo que el grueso de las inversiones de alta velocidad (Galicia, la Y vasca, Andalucía, Corredor Mediterráneo) escapa de la propuesta de Unidos Podemos. Por ello se insiste en «modernizar la red convencional». Y en «replantear» los nuevos AVE «en líneas de altas prestaciones», como el que el ex ministro Íñigo de la Serna anunció para el trayecto Madrid-Santander.

Pedimos más trenes entre 160-250 km/h frente a los AVE actuales», dice Pascual

Dentro de la categoría de nuevas inversiones a velocidades más moderadas (por debajo de los 300 kilómetros/hora), Podemos destaca «los ejes ferroviarios, atlánticos, cantábrico (Irún-Vigo), trasversal de Andalucía y de la vía de la Plata». Y ampliar asimismo todas las Obligaciones de Servicio Público -líneas convencionales deficitarias subvencionadas por el Gobierno, ya que la alta velocidad no puede recibir subsidios-.

También se enfatizan en la PNL otros aspectos de la alta velocidad, como la realización de una «auditoría pública e independiente» por parte del ministerio que dirige José Luis Ábalos para depurar la legitimidad de la deuda, sobrecostes y despilfarros».

En 2018 solo se ha inaugurado una línea, y de manera chapucera

Las inauguraciones en el AVE viven sumidas en continuos retrasos. Desde el accidente de Angrois en julio de 2013 las medidas de seguridad se han extremado, lo que dificulta el avance en las obras. Supuestamente hay media decena de proyectos que están a punto desde hace meses y de los que no se sabe nada: Granada, Elche y Murcia, los talleres de Valladolid, el túnel Atocha-Chamartín o Burgos son ejemplos de ello. Pero en 2018 solo se ha conseguido estrenar, y de manera chapucera, la alta velocidad a Castellón. En enero pasado el tren castellonense se averió y se quedó parado el día de su presentación con el ex presidente Mariano Rajoy a bordo.