Economía

El Banco de Inglaterra llama a Santander y Sabadell para conocer sus planes frente a un 'Brexit duro'

Los reguladores británicos, preocupados por preservar la liquidez y la estabilidad financiera, contactaron con bancos, gestoras de activos y firmas de inversión de la City

logo
El Banco de Inglaterra llama a Santander y Sabadell para conocer sus planes frente a un 'Brexit duro'
Una sucursal de Santander en Manchester.

Una sucursal de Santander en Manchester. PICFAIR

Resumen:

El Banco de Inglaterra (BOE) y la FCA (Financial Conduct Authority), los supervisores del sector financiero y de mercados en Reino Unido, respectivamente, se pusieron en guardia el miércoles ante el temor de que un Brexit desordenado provocase el caos. La posibilidad de que la salida de Europa de Reino Unido, sin un acuerdo previo, desestabilice la economía y el sistema financiero de la región movilizó a ambas instituciones, tras la cadena de dimisiones en el Gobierno de Theresa May. En esta coyuntura, el BOE y la FCA mantuvieron este jueves conversaciones con todos los bancos de la City, entre los que figuran Santander UK y TSB, la filial británica de Sabadell.

El Banco de Inglaterra (BOE) y la FCA (Financial Conduct Authority), los supervisores del sector financiero y de mercados en Reino Unido, respectivamente, se pusieron en guardia el miércoles ante el temor de que un Brexit desordenado provocase el caos. La posibilidad de que la salida de Europa de Reino Unido, sin un acuerdo previo, desestabilice la economía y el sistema financiero de la región movilizó a ambas instituciones, tras la cadena de dimisiones en el Gobierno de Theresa May.

El BOE y la FCA han mantenido este jueves conversaciones con todos los bancos de la City, entre los que figuran Santander UK y TSB, la filial británica de Sabadell.

Santander es una de las entidades con mayor presencia en este mercado y genera el 14% de su beneficio allí. Hasta septiembre, ganó 1.077 millones de euros. Tiene una plantilla de más de 25.600 profesionales y, como en España, su apuesta es la estrategia 1 2 3, que cuenta ya con 5,4 millones de clientes. En conjunto, su base de clientes asciende a más de 25 millones de clientes y su cartera de crédito supera los 235.000 millones.

Por su parte, Sabadell ha apostado con decisión por este mercado y en 2015 adquirió TSB, banco minorista con una red de 551 oficinas, presentes en Inglaterra, Gales y Escocia. A cierre de 2017 contaba con 5,1 millones de clientes y 8.287 empleados. Ese ejercicio ganó más de 90 millones de libras. El crédito al cliente ascendió a 30.000 millones de libras y el saldo de depósitos se situó en 30.900 millones.

Los dos reguladores estuvieron vigilando de cerca los mercados a raíz de la fuerte caída de la libra, tras la dimisión el jueves de Dominic Raab, el secretario del Brexit, contactando con todas las entidades financieras, según Financial Times.

Además, reguladores y bancos llevan tiempo trabajando en planes de contingencia de cara a lidiar con un Brexit duro. «Desde el referéndum en junio de 2016, el regulador británico ha obligado a las entidades a fijar planes de emergencia y estos planes se convierten cada día más en un escenario central. Se hacen planes de contingencia para la desconexión de Reino Unido de la Unión Europea y por eso el coste regulatorio de los bancos no para de subir», señala un ejecutivo de la ciudad financiera de Londres.  

Los reguladores, preocupados por preservar la liquidez y la estabilidad financiera, contactaron con bancos, gestoras de activos y firmas de inversión para que les facilitase información sobre su exposición a la libra esterlina y al mercado en general.

El rotativo británico cita a una persona presente durante la llamada de los reguladores que aseguró que «el mensaje general es que la City está bien preparada para la ruptura del mercado».

Durante el último año, el Banco de Inglaterra ha subrayado que los bancos británicos tienen suficiente capital para resistir las más adversas consecuencias del Brexit. Sam Woods, vicegobernador del BoE, señaló hace unas semanas que la Autoridad de Regulación Prudencial del banco central está analizando si las entidades tienen suficientes activos líquidos de los que deshacerse fácilmente en el caso de un shock en los mercados.

La FCA, por su parte, ha reconocido que «en este tipo de situación, es de suponer que tengamos contacto regular con las empresas y sigamos colaborando con ellas».

Barclays y Lloyds, en el punto de mira

Los resultados de los test de estrés de la banca publicados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) el pasado 2 de noviembre muestran que Barclays es el banco con los niveles más bajos de capital en el escenario adverso para 2020, con una ratio de 6,37%. También, el británico Lloyds refleja niveles inferiores al 7% (en concreto, un 6,8%). RBS salió mejor parado, pero también se sitúa a la cola de la banca europea.

Este peor comportamiento de los bancos del Reino Unido se explica por el escenario adverso que simula la EBA y que abarca una amplia gama de riesgos macroeconómicos asociados al Brexit. De hecho, Sabadell fue el que peor nota sacó de entre los bancos españoles precisamente por su exposición a Reino Unido a través de su filial TSB.