Economía

Las horas ‘extra’ del teletrabajo caen entre los jefes y se disparan entre los empleados

Descienden un 16% entre los directores y gerentes, mientras que suben un 60% en el caso de los trabajadores de base

Anastasia Shuraeva/ Pexels

El confinamiento por la crisis del coronavirus ha disparado el porcentaje de personas que trabaja desde casa. Si a finales de 2019 sólo el 8,3% de los españoles lo hacía ocasionalmente, una encuesta de Funcas apunta a que alrededor del 30% de los ocupados ha trasladado la oficina a casa.

Sin embargo, ahorrar tiempo en el desplazamiento al trabajo, realizar menos pausas para charlar con los compañeros o estar más cerca del ordenador ha provocado que terminemos trabajando más horas de las que indica nuestra jornada habitual. Según un estudio de Nord VPN Teams, una empresa dedicada a redes privadas virtuales que en ocasiones utilizan empresas para que los empleados tengan acceso a sus servidores, los españoles trabajan una media diaria de dos horas extra cuando se conectan desde casa.

También destacan que trabajando desde casa nuestra jornada empieza más pronto pero no termina antes. El informe, publicado por Forbes y Bloomberg, señala que Francia también cumple esa media, mientras que en Estados Unidos se ha incrementado la jornada en tres horas diarias y en Italia se ha mantenido la media de las ocho horas.

Pero las horas extras no han crecido por igual en todos los puestos de trabajo, igual que tampoco lo ha hecho el teletrabajo. Entre el primer trimestre de 2019 y el de este año, las horas extraordinarias semanales han aumentado un 17,6%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Directores y gerentes, técnicos y profesionales de apoyo y los operadores de instalaciones y maquinaria y montadores son las únicas ocupaciones donde han disminuido esas horas extra. Como ya explicó este periódico, en el caso de la Agricultura se triplicaron.

Teletrabajo de oficina

Si nos centramos en el trabajo de oficina, aquel que ha podido teletrabajar con más facilidad -porque está logísticamente mejor preparado que otras profesiones que necesitan de laboratorios, fábricas u otro tipo de instalaciones-, se puede comprobar que las horas extraordinarias de los directores y gerentes han caído un 16% en un año.

Esta caída no es igual entre hombres y mujeres. De hecho, entre los directores y gerentes las horas extra han crecido un 6,4%, mientras que las horas que realizan mujeres en esos puestos, se han reducido en más de un 44%.

Sin embargo, para los empleados de tipo administrativo, los agrupados dentro de “empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina”, las horas extraordinarias han aumentado un 60%. Especialmente lo han hecho entre las mujeres. Las administrativas trabajaron hasta marzo el doble de horas que en el primer trimestre del año anterior, un 112% más. Entre ellos, aumentaron un 11%.

Cuidados y responsabilidades

Manel Fernández, profesor de Economía y Empresa en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y especialista en bienestar laboral opina que “las horas extras de los directivos es una información prácticamente irrelevante”. Fernández explica que la labor de los directivos y gerentes se basa en la toma de decisiones “y para eso da igual estar cuatro, cinco o siete horas”. “Lo importante es acertar en las decisiones”, apunta.

Por otra parte, en el caso de los empleados de oficina, el experto considera que se explica por la “cultura del presentismo” que existe en España. “Tratan de paliar su falta de presencia física con estar más horas conectados, cosa que no significa mejores resultados”, describe.

En cuanto a las diferencias por géneros, el aumento entre las empleadas en puestos administrativos, el profesor de la UOC describe que “las mujeres siguen soportando mayor peso de los cuidados y de las familias”. Por ese motivo, el teletrabajo con hijos en casa ha repercutido en el número de horas extra en las que estas mujeres están conectadas. Si hablamos sobre directivas, Fernández cree que “las mujeres que consiguen” estar en estos puestos “han tenido que pasar un proceso para liberarse de esa doble presencia y pueden no tener la presión del cuidado doméstico”.

El especialista en bienestar laboral concluye con que lo que estamos viviendo actualmente “no es teletrabajo”, sino que nos hemos adaptado a una situación sobrevenida. Por eso, recomienda a las empresas que apuesten por formar a sus empleados para que el teletrabajo aumente su autonomía.

Comentar ()