Economía

Los bancos pronostican un baile de fusiones pero ninguno se ve como protagonista

Sede del Banco de España

Sede del Banco de España, en Madrid. Banco de España

La habitual ronda de resultados trimestrales que marca el inicio del verano para los banqueros ha estado marcada por las fuertes dotaciones de provisiones y el deterioro de activos, que han hecho a algunas entidades marcar récords de pérdidas o, al menos, de desplome de resultados. En este contexto, en el sector se empieza a especular con la llegada de una ronda de fusiones, que los principales banqueros del país creen que va a tener lugar en los próximos meses, pero de la que ninguno se ve protagonista.

Las casas de análisis tienen dos claros favoritos para un hipotético baile de fusiones, Sabadell y Bankia, pero mientras el segundo ha dejado la puerta abierta a ser protagonista, el primero no quiere saber nada de operaciones corporativas.

«¿Podemos seguir solos? La respuesta es que sí», apuntó rotundamente Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, el viernes durante la presentación de resultados de la entidad, en la que tuvo que sortear varias preguntas sobre la consolidación del sector.

El banquero rechazó sentir presiones de los supervisores para protagonizar una operación corporativa, aunque señaló que es «lógico» que en un mercado maduro se piense en consolidar cuando el futuro del sector no es muy halagüeño. «Que nosotros podamos estar en las quinielas parece que tiene cierta normalidad», dijo.

Su rechazo a salir de esta crisis mediante una fusión o una integración fue mucho más claro que el de Bankia, cuyo consejero delegado, José Sevilla, dejó en cierto modo la puerta abierta a protagonizar una fusión al no descartarse por completo. «Ya lo veremos. En la medida que haya opciones tomaremos las decisiones correspondientes», apuntó.

Sevilla explicó que «es posible pensar que en este contexto haya un caldo de cultivo favorable para que en los próximos meses haya un proceso de consolidación adicional» y, aunque no se descartó como protagonista, señaló que «Bankia hoy es un banco tiene capacidad de ser rentable en este contexto».

El mantra del crecimiento orgánico

La explicación que suelen dar todos los bancos para descartarse como protagonistas de una hipotética fusión es que están centrados en el crecimiento orgánico. Este mantra ha aparecido en todas las presentaciones de resultados, pues todos destacan que no necesitan recurrir a una operación corporativa para ganar en eficiencia o rentabilidad.

«Nuestro escenario base, en lo que estamos trabajando, es en el crecimiento orgánico y nos esta yendo muy bien. Somos el primer banco en España en todas las dimensiones, no está en nuestro escenario base buscar una operación«, explicaba Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

Con todo, el directivo no cerraba del todo la puerta, aunque dejando claro que no suponía una necesidad para el banco. «No podemos decir que no nunca, si hay oportunidades nuestra obligación con los accionistas es buscarlas. Ahora las circunstancias son difíciles para todos, pero al que le coge con debilidad más todavía y al que le coge con más fuerza tiene oportunidad de marcar las diferencias con el mercado», concluyó.

Parecido discurso vino de parte de BBVA. «Nuestra prioridad está muy clara, es el crecimiento orgánico (…) pero si hay oportunidades veremos. ¿Tenemos margen para hacer cualquier cosa? Sí, al 100%«, señaló, por su parte, Onur Genç, consejero delegado del banco que preside Carlos Torres.

Desde Bankinter, María Dolores Dancausa, su consejera delegada, también explicó que el banco está centrado en el crecimiento orgánico, mientras que su homólogo en Santander, José Antonio Álvarez, descartaba a su entidad del baile de fusiones: «No estamos en eso ahora».

Habrá que esperar para ver si se materializa esta ronda de fusiones o se queda en intenciones, como ha ocurrido en el pasado. Por el momento, tanto el contexto como la opinión de los supervisores están de parte de la consolidación, ¿quién será el protagonista?

Comentar ()