Economía | Empresas POR EL DESPLOME DE LA DEMANDA Y EL EMPLEO

SOS del turismo: el sector sale en tromba a pedir al Gobierno un salvavidas

Dos bañistas con mascarilla en una playa de Almería.

Dos bañistas con mascarilla en una playa de Almería. europa press

Tras un verano mucho peor de lo esperado, en el que la anhelada recuperación no se ha visto, el sector turístico sale en tromba para pedir al Gobierno un plan de rescate para garantizar su supervivencia. La industria turística, la más afectada con mucho por la crisis del Covid, reclaman a la desesperada un salvavidas tras meses quejándose de que las ayudas y los apoyos gubernamentales eran insuficientes.

CEOE se ha lanzado a reclamar al Gobierno un “plan de rescate” urgente e integral para garantizar la supervivencia del sector que es la tradicional locomotora de la economía del país (concentrando el 12% del PIB y el 13% del empleo) y que afronta un desplome histórico por el golpe de la pandemia de Covid-19.

La patronal exige al Gobierno y al resto de administraciones que emulen algunas de las medidas adoptadas por otros países europeos para apoyar su turismo a pesar de tener un mucho menor peso en su PIB, y lo hacen exigiendo una batería de reformas y medidas fiscales, laborales y de recuperación de la demanda con el informe Gestión de la crisis turística provocada por la Covid-19, elaborado junto a la consultora EY y presentado este jueves por el presidente de CEOE, Antonio Garamendi.

Las empresas del sector reclaman como medida más urgente la ampliación de los ERTE de fuerza mayor –el actual esquema expira a finales de septiembre- para evitar la pérdida de empleo y poder sostener la actividad. En vísperas de la reunión de los ministros de Trabajo y de Seguridad Social con patronales y los sindicatos para abordar una nueva ampliación de los ERTE, el turismo reclama prórrogas cada vez más ambiciosas.

CEOE reclama ya la extensión de los ERTE “hasta la recuperación de la demanda” del turismo. La organización empresarial no precisa en su informe el plazo por el que apuesta para ampliar los ERTE, pero el propio Garamendi ya manifestó este miércoles que debería ser “como mínimo” hasta junio de 2021, con el inicio de la próxima temporada turística de verano.

Exceltur, un lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país (Meliá, Iberia, Globalia, NH Hotel Group, Iberostar, Riu, Amadeus o Renfe), pedía hace apenas una semana ampliar los ERTE al menos hasta Semana Santa de 2021. Pero ya no le parece suficiente.

Con las perspectivas de negocio cada vez más a la baja, el presidente de Exceltur y presidente de Meliá, Gabriel Escarrer, solicitó este jueves en una reunión con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que pacte con los agentes sociales llevar los ERTE hasta junio de 2021, porque la recuperación de la demanda ya no se espera hasta la próxima temporada de verano, y que sea sin rebajar las exoneraciones de las que actualmente se benefician las empresas.

La propia ministra de Trabajo se muestra abierta por convertir en los ERTE en una herramienta a largo plazo y que sean permanentes. “Mientras se necesite este mecanismo, los ERTE se van a mantener (…) A veces no tiene sentido hablar de plazos si igual tenemos un rebrote en enero», indicó Díaz. “No solo decimos que no vamos a dejar a nadie atrás, sino que no vamos a dejar atrás a un sector que supone el 12% del PIB y cientos de miles de puestos de trabajo», sentenció tras su encuentro con Escarrer.

CEOE insiste en que los ERTE sólo es una de las herramientas necesarias para el turismo y se moviliza para pedir una batería de reformas y medidas fiscales, laborales y de recuperación de la demanda. La patronal pide una reducción del IVA este año y el próximo del 20% actual hasta el 7% para hoteles, hostelería, transporte de viajeros, agencias de viajes y otros servicios de la cadena de valor del turismo.

La patronal también apuesta por eliminar temporalmente las tasas turísticas que cobran comunidades autónomas, así como otras medidas fiscales por parte de los ayuntamientos (como podría ser una exoneración parcial del pago del IBI, una petición ya formulada por la patronal hotelera Cehat).

Los empresarios también piden ampliar el plazo de aplicación y las cuantías de medidas ya en marcha como las líneas de crédito y avales del ICO o de los aplazamientos de deudas tributarias y de Seguridad Social, así como otorgar préstamos a muy largo plazo a empresas viables a cambio de invertir en mejoras de competitividad, mantener las moratorias en el pago de alquileres o reformas normativas para contener el golpe para las empresas provocado por los viajes cancelados o pospuestos.

Entre otras iniciativas adicionales incluidas en su batería de propuestas, CEOE apuesta por una mayor coordinación de Gobierno y CCAA en materia sanitaria para contener los contagios y dar confianza al turista, facilitar la suscripción de seguros médicos de viaje para turistas, y también campañas de comunicación y promocionales para transmitir las garantías de seguridad del país.

“Hay que dotar de liquidez a las empresas, es la forma de evitar que caigan compañías que son rentables”, subrayó Abel Matutes, presidente del grupo hotelero Palladium, en un foro sobre el futuro del turismo organizado por el Govern balear.  ERTE, avales, préstamos, bonificaciones de pagos a la Seguridad Social… “No pueden caer las empresas que en situaciones normales estarían creando riqueza y empleo”, apuntó.

Un foro en que los máximos ejecutivos de grandes grupos turísticos coincidieron en que la demanda no se va a recuperar plenamente hasta que haya un tratamiento eficaz contra el Covid o una vacuna, y que mientras tanto la competencia por los turistas entre los destinos se basará en garantizar la seguridad sanitaria de los viajeros. “Vendrán los clientes si les damos seguridad sanitaria. Y ahora no se la estamos dando. Nos hemos quedado a la cola”, subrayó Carmen Riu, copresidenta del grupo Riu, en referencia a la ola de rebrotes en España. “Es fundamental cambiar esa imagen. La seguridad es la única vía para conseguir recuperar la demanda a corto plazo”.

El turismo español afronta este año un derrumbe histórico. El sector es con mucho el más afectado por la crisis del Covid-19 y las previsiones que manejan las grandes empresas no dejan de empeorar en plena ola de rebrotes. El turismo, tradicional locomotora de la economía española, se ve abocado a convertirse este año en el principal causante del desplome del PIB nacional por la pandemia.

Tras meses de parálisis total, el sector inició su reactivación muy a finales de junio con el fin de las restricciones de movilidad dentro del país tras el estado de alarma y con el levantamiento del cierre de las fronteras. Pero la recuperación en julio fue aún más tímida de lo que se anhelaba y los vetos de países europeos (cuarentenas forzosas, inclusión de España en listas negras de países de riesgo…) han dado la puntilla a una temporada estival entre la proliferación de los contagios.

Con la situación epidemiológica agravándose en las últimas semanas, las previsiones del sector para el 2020 siguen empeorando. La industria del sol y playa perderá en 2020 un 64,7% de su PIB sectorial, con una caída de la actividad de 98.753 millones de euros, según las nuevas estimaciones para el conjunto del año de Exceltur.

Una previsión que empora en 15.620 millones la que la propia asociación manejaba hace poco más de un mes y que Exceltur justifica en las mucho peores expectativas de demanda de los turistas extranjeros por las recomendaciones de no viajar a España de grandes países emisores Reino Unido o Alemania (el 84% de la revisión a la baja del lobby se debe, de hecho, a la caída prevista de la demanda externa).

El desplome  por la pandemia hará que la aportación del turismo al PIB español pase de los 153.900 millones de 2019 hasta apenas 55.150 millones de euros durante este año. Una inyección al conjunto de la economía española que será la más baja desde 1997, cuando fue de 54.267 millones, según los datos de la Cuenta Satélite de Turismo del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Existe la tentación en la sociedad de poner en duda el turismo como la gran locomotora de la economía española. Es un debate que hay que erradicar, porque es un poco de necios”, apuntó en el foro celebrado en Palma el presidente de Vueling y futuro presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto. “Somos la segunda potencia turística mundial”, proclamó.

Comentar ()