Economía | Vivienda

Cómo vender (al mejor precio) una casa en tiempos de pandemia

Casa en venta. EP

La crisis del Covid y las medidas y restricciones para hacerle frente han marcado el 2020. La pandemia ha afectado a muchos de los sectores de la economía, entre ellos al sector inmobiliario que estuvo prácticamente parado desde que se decretó el estado de alarma de marzo a junio. Según el Colegio de Registradores, la compraventa de viviendas cayó en un 42,2% en el segundo trimestre del 2020 con respecto al mismo período del 2019.

La empresa ‘Century 21’ ha realizado un estudio para analizar la repercusión que ha tenido el Covid en el sector inmobiliario. Sostiene que ha habido un «cambio de percepción» en los españoles acerca de su vivienda actual tras el confinamiento. Las personas han pasado más tiempo en sus domicilios con el teletrabajo y el telestudio, lo que ha puesto de manifiesto las carencias que antes les pasaban inadvertidas. Ahora hay una mayor inclinación por casas medianas (de entre 100 y 150 metros cuadrados) frente a las pequeñas (menores de 75 metros cuadrados), que tengan terraza, o también por las viviendas unifamiliares. El número de personas que desean una nueva morada ha crecido en un 10%.


‘Century 21’ considera que pese al incremento de tendencia de la compra de casas, el precio es el factor más determinante por el que deciden las personas a la hora de comprarlas. El estudio explica que «las expectativas sobre el nuevo hogar colocan la oferta en un plano poco accesible a las posibilidades financieras y alejadas de la realidad del mercado: el 60% desea pagar menos de 500 €/mes». Por tanto, la principal consecuencia que se deriva es que la oferta no se ajusta a la demanda. Solamente el 31% ha encontrado su casa ideal frente al 40% que la sigue buscando.

En la actual situación, con la baja demanda, se está produciendo una paralización del sector inmobiliario. Y según los expertos desencadenará en la bajada de los precios de las viviendas. Por ello, la empresa ‘HelpMyCash.com’ propone para todos aquellos que desean vender su casa una serie de consejos que lo facilitarán.

Sondear el mercado para fijar el precio

Cuando se decide poner en venta una casa, primero se tiene que investigar sobre cómo está la situación en la localidad o en el barrio donde se encuentre el inmueble. ¿Hay mucha oferta de pisos en los portales inmobiliarios? ¿Estos duran mucho o poco tiempo publicados? La empresa indica que es importante hacerlo»cuanto antes».

Con respecto al precio de salida, ‘HelpMyCash.com’ aconseja que se consulte con diferentes fuentes, como son portales inmobiliarios, las diferentes herramientas de tasación online y los expertos del sector. Entiende importante contactar con un mínimo de tres inmobiliarias, tradicionales u online, para que hagan su valoración de la casa. E indica que es mejor formular a las inmobiliarias el mayor número de preguntas posibles, como son, por ejemplo: «¿cuántos pisos han vendido recientemente en la zona y a qué precios?, ¿cuánto tiempo han tardado en vender?, ¿qué precio debería fijar para vender rápido en el contexto actual?»

La persona decidirá finalmente el precio por el que pone la casa a la venta cuando haya recopilado toda la información. Y expresa que el interés por el piso y las ofertas que se reciban serán el indicador de si el «precio es el adecuado» o debe ajustarse.

Decidir si es mejor contratar una inmobiliaria

El contacto con las agencias inmobiliarias no sólo se hace para determinar el precio sino que para hacer una comparación de los servicios que ofertan, y así decidir si se finalmente se vende la casa mediante éstas o por cuenta ajena. Además, se tiene que tener en cuenta el pago de la comisión por la venta de la casa, que actualmente oscila entre un 3% y un 7%.

Sostiene que la ventaja de vender por medio de agencias es el ahorro de tiempo que supone, ya que hacerlo en solitario entraña «hacerse cargo por completo de todo: poner los anuncios, hacer las fotos, tramitar los documentos obligatorios para vender el piso, recibir a las visitas, negociar las condiciones, redactar los contratos, etc».

Las inmobiliarias online proponen una opción intermedia: ofrecen determinados servicios a los clientes y, además, cobran unas tarifas fijas que oscilan entre 1000 a 4000 euros. Libran a las personas de muchas tareas pero, a su vez, les permiten llevar una gestión activa, como por ejemplo enseñando las casas o la tramitación de algunos documentos. Defiende que es importante tomarse en serio la elección de la inmobiliaria, ya que, de equivocarnos, «podríamos tirar el dinero o tardar demasiado en vender».

Negociar los términos en función del mercado

Cuando se está negociando con el comprador se considera importante ser «cauteloso». ‘HelpMyCash.com’ afirma que hay «que tener claro cuál es la máxima rebaja que podemos dar, pero sin perder de vista la situación en la que estamos». Siempre hay que tener en cuenta el contexto (tiempo y zona) y estar atentos para «no despachar a la ligera una buena oportunidad».

Declara que cuando se cierre la negociación es importante firmar un acuerdo de arras con el comprador e incluir una cláusula de penalización por el incumplimiento del contrato. Igualmente, es importante interesarse por la capacidad financiera del comprador. Otra de las cláusulas que aconseja es aquella que indique que si el comprador no consigue en una fecha límite la hipoteca, la reserva se pueda anular.

Comentar ()