Economía | Empresas

Las peligrosas relaciones del dueño de Air Europa con el comisionista De Aldama

La investigación judicial refleja el vínculo de Javier Hidalgo, consejero del grupo Globalia, con presuntos comisionistas de la trama

Avión de Air Europa despegando.

Avión de Air Europa despegando. EP

La aerolínea Air Europa, rescatada por el Gobierno con un préstamo de 475 millones de dinero público en noviembre de 2020, se ha visto involucrada en el escándalo de comisiones que sucedió entonces y que afecta al ex ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y su 'mano derecha' en la sombra, el asesor Koldo García Izaguirre.

La investigación judicial da cuenta de las relaciones de Javier Hidalgo, consejero del grupo Globalia e hijo del presidente ejecutivo de Air Europa, con presuntos comisionistas de la trama, el empresario Víctor de Aldama, que fue detenido por las presuntas mordidas por la compra de mascarillas durante la pandemia a la empresa zaragozana Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas SL.

La Guardia Civil hace constar en la investigación dos contratos de prestación de servicios de este último con el holding de los Hidalgo para que el también presidente del Zamora Club de Fútbol jugase un papel de asesor de la compañía turística.

Según los documentos a los que ha tenido acceso El Independiente, Aldama firmó un primer contrato en septiembre de 2019 a fin de realizar una labor de mediación con el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro, con el que la aerolínea trataba de saldar una deuda de doscientos millones de dólares por venta de pasajes. El Ejecutivo bolivariano no les dejaba sacarlos del país.

Por otro lado, hay otro contrato posterior del mes de noviembre de ese mismo año en el que la compañía se compromete a pagarle 10.000 euros al mes (sin el IVA incluido) durante un plazo de dos años por su labor de asesoramiento en materias como la definición y adaptación de las estrategias del Grupo; el análisis estratégico y económico de nuevas oportunidades de negocio; o la negociación con proveedores.

Meses después de eso, ya en plena pandemia, la aerolínea fue contratada por el Gobierno para el transporte de mascarillas desde China. Se trataba de la primera vez que la aerolínea de los Hidalgo volaba al gigante asiático. Según uno de los informes de la Guardia Civil incorporados a la causa, para el transporte de los encargos de material sanitario, Aldama contactó "en primer término" con el grupo Globalia (Air Europa), "con quien tenía una relación laboral previa".

Aldama, prosigue la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, "figura en alguna ocasión directamente como gerente de Soluciones de Gestión y sería la conexión de Soluciones de Gestión con las sociedades del Grupo Globalia con las que la beneficiaria de los contratos investigados suscribió contratos para el transporte desde China hasta España del material sanitario adquirido".

Desde la empresa aseguran que todas las operaciones en la pandemia con vuelos para transportar material sanitario se hicieron "en el cauce normal de negociación, a precios de mercado y sin comisiones de ningún tipo". Pero en un momento de asfixia económica, esos contratos supusieron un balón de oxígeno para la compañía después rescatada.

El informe detalla que en base a la documentación aportada por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), se comprueba la contratación por parte de la empresa Soluciones de Gestión de diversos vuelos chárter para el transporte de mascarillas. Por ejemplo, diversos trayectos entre Madrid y la ciudad de Shenzen entre marzo y junio por importe de 295.000 euros cada uno.

En total, la Guardia Civil habla de una contratación con Air Europa de diversos vuelos para el transporte de mascarillas por importe de 2.103.692 euros. También con Globalia Broker para el mismo fin, por importe de 1.102.434 euros.

La relación de Aldama con la familia Hidalgo no se queda ahí, sino que el presunto comisionista acompañó a los dueños de Globalia a la 112ª sesión del Consejo Ejecutivo Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo (OMT) como representante de la empresa.

El presunto el comisionista del Ministerio de Transportes, y el consejero delegado de Globalia también se reunieron en 2020 con Begoña Gómez, la esposa del presidente del Gobierno Pedro Sánchez y a la que Hidalgo conocía desde hace tiempo.

Según desveló este jueves El Confidencial, le habrían presentado diversas oportunidades de negocio y habrían intentado recabar su apoyo. Por ejemplo, una aplicación móvil para comprar medicamentos a domicilio y un proyecto con el que transformar localidades abandonadas en complejos inmobiliarios.

El Fondo de Ayuda a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestionaba la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) adjudicó a la aerolínea en cuestión el mayor rescate de todos los que concedió apenas tres meses después de ponerse en marcha. Otras compañías, especialmente del sector turístico, tuvieron que esperar durante meses el salvavidas público.

El propio Ábalos reconocía en una entrevista con Onda Cero que el empresario Aldama llegó a interesarse por el rescate público de Air Europa tras la pandemia. Aunque el ex secretario de Organización del PSOE negó que esto tuviera alguna trascendencia, ya que el Ejecutivo entendía que la compañía aérea era "estratégica" para el país.

Iberia sigue con la compra

Luis Gallego, consejero delegado del grupo IAG, la matriz de Iberia, aseguró este jueves que la operación de compra de la aerolínea de los Hidalgo sigue adelante, a la espera del dictamen de las autoridades de Competencia de la Comisión Europea.

Según ha dicho, el presunto caso de corrupción en el seno de Transportes no tiene por qué suponer "interferencias" para el buen desarrollo de una operación de compra que se inició, precisamente, cuando Globalia contrató a Aldama.

El precio inicial de 1.000 millones a pagar por la aerolínea de los Hidalgo cayó a la mitad tras el impacto del covid-19 en el negocio de la empresa. Iberia ya se hizo con un 20% de la compañía en 2022 por 100 millones. Aunque Gallego ha remarcado que esa participación es una inversión financiera y se ha desmarcado de la gestión de la aerolínea.

La matriz hispano-británica a la que también pertenecen British Airways, Vueling, Aer Lingus y Level se mantiene a la espera de que Bruselas se pronuncie sobre las rutas que debe ceder para evitar una posición de dominio y garantizar la libre competencia.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar