Economía | Finanzas

La banca confía en poder evitar una crisis financiera pese a la alerta del supervisor

banco-espana-pablo-hernandez-cos

El gobernador del Banco de Espana, Pablo Hernández de Cos. EFE

El Banco de España lleva varias semanas alertando sobre la necesidad de evitar que la crisis económica se convierta en financiera, pero los bancos no lo consideran un riesgo real, al menos por el momento, pues confían en que su dotación de provisiones sea suficiente para hacer frente a una oleada de impagos.

«Ese escenario no lo veo, pero hay que trabajar para que no pueda pasar», explicó Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, durante la presentación de resultados de la entidad celebrada el viernes.

En su opinión, el nivel de solvencia tanto de la banca como de los clientes es «completamente distinto al de la crisis anterior».

Onur Genç, consejero delegado de BBVA, coincidió con Guardiola. Durante la presentación de resultados del banco, también celebrada el viernes, apuntó que «la probabilidad de que esto se convierta en una crisis financiera es muy baja», aunque reconoció que «es verdad que son tiempos de mucha incertidumbre».

El banquero explicó que, a diferencia de la crisis de 2008, los bancos están mejor posicionados y existe mayor «solidez financiera». También los clientes, cuyo endeudamiento es mucho menor que entonces.

Tampoco lo veía probable hace unos días María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter. «No atisbo que esto se pueda convertir en una crisis financiera. Los bancos estamos dotando provisiones más que suficientes para hacer frente a los años que llegarán», apuntó.

En la misma línea, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, considera que estos elementos hacen más difícil que se materialice una crisis financiera.

Músculo

«La situación actual es que la banca está bien. Está en una situación de dificultad en términos de rentabilidad, pero a efectos de aguantar esta crisis tiene músculo para prestar», apuntó el banquero durante su presentación de resultados, celebrada, al igual que la de Sabadell y BBVA, el viernes.

En su opinión, los bancos están bien de liquidez («Por supuesto, también gracias a las ayudas del BCE», ha dicho) y de solvencia. «Hay muchos motivos para tener confianza, pero también para ser prudentes y seguir gestionando la situación con la máxima atención y delicadeza», añadió.

El banquero coincide con el Banco de España, eso sí, en que el objetivo debe ser evitar que la crisis económica se convierta en financiera. «La Historia hace que cuando hay una crisis financiera profunda la crisis tiende a extenderse en el tiempo. Sintonía absoluta con este objetivo», ha apuntado.

«No lo creo y no lo espero», asveraba hace unos días José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, aunque no descartaba del todo el escenario: «¿Quiere decir no pasará? No. Estamos en el medio de la pandemia, no sabemos lo que nos queda».

El Banco de España, por su parte, prefiriere la cautela. A lo largo de varios discursos e informes, el supervisor ya no descarta esta posibilidad, por lo que anima a la banca y el Gobierno a concentrar todos sus esfuerzos en evitar una crisis financiera.

«Ese es el papel del Banco de España y el papel de los gestores es tratar de anticiparnos a esa posible situación», apuntaba, por su parte, José Sevilla, consejero delegado de Bankia, el pasado miércoles.

Los bancos confían en su millonaria dotación de provisiones para hacer frente al deterioro económico y que no derive en una crisis de crédito. Solo el tiempo y la deriva de la pandemia dirán si el esfuerzo fue suficiente.

Comentar ()