Economía | Finanzas

Comprar acciones o crecer en Turquía: las alternativas de BBVA a la fusión con Sabadell

El banco tendrá un importante exceso de capital tras vender su negocio en EEUU, pero no está claro que lo vaya a dedicar a fusionar Sabadell

bbva-sabadell-fusion-turquia-recompra-acciones

Sede corporativa de BBVA. Europa Press

BBVA quiso frenar el miércoles la euforia que ha generado el inicio de sus conversaciones con Sabadell para una posible fusión y dejó claro que tiene otras opciones. Desde que anunció la venta de su negocio en Estados Unidos el mercado ha dado por supuesto que utilizará el exceso de capital para hacerse con el banco que preside Josep Oliu, pero BBVA tiene más alternativas con posibilidad de generar valor para sus accionistas con las que tendrá que «competir» la operación corporativa.

«No completaremos la operación si no hay creación de valor [para los accionistas]», dejó claro Onur Genç, consejero delegado de BBVA, el pasado martes. Según expuso, la operación corporativa con Sabadell deberá «competir» con las otras opciones que tiene BBVA para invertir el exceso de capital de que genere la venta de su filial en Estados Unidos a PNC por unos 9.700 millones de euros, cifra que supone prácticamente la mitad de su capitalización en bolsa, entre las que se encuentra una recompra de acciones o una mayor inversión en los mercados en los que ya está presente, como Turquía.

El objetivo del banco azul, de acuerdo con el número dos de Carlos Torres, es crear valor para sus accionistas, de modo que elegirá la opción que mejor le ayude a cumplirlo. Estas afirmaciones pretenden, además, rebajar la euforia del mercado en torno a la confirmación de las negociaciones con Sabadell, que llevó a que la cotización de este banco se impulsara un 33% en tan solo dos sesiones.

Entre las opciones que tiene el banco para utilizar su exceso de capital se encuentra una «importante» recompra de acciones, como los propios gestores de la entidad reconocieron en la presentación a analistas de la venta de su filial estadounidense. Esta opción permitiría al banco dar un impulso a su cotización en bolsa, lo que sin duda sería del agrado de sus accionistas.

Al recomprar acciones, el banco reduciría el número de sus títulos en circulación, de forma que aumentaría el valor de los que siguieran en negociación. Como efecto colateral aumentaría el beneficio por acción, dado que este se calcula a partir de las ganancias de la empresa (numerador) y del número de acciones que tiene en circulación (denominador). Así, si hay menos acciones, el beneficio por acción termina siendo más alto.

Así lo reconocía el propio Genç el pasado martes. «Los buybacks [recompras de acciones] crean mucho valor para el accionista. La fusión con Sabadell tendrá que competir con esta opción», advertía el directivo.

Hacerse fuerte en Turquía

A la salida de BBVA de Chile en 2017 y de Panamá en 2013 se suma ahora la venta de su filial estadounidense, tras la que la contribución de los mercados desarrollados frente a los emergentes pasará del 70% al 60% en el mix de negocio del banco. Es por eso que otra de las opciones que tiene BBVA es continuar con su expansión internacional tras el repliegue de los últimos años.

El mercado ya cuenta con esta opción y apunta hacia Turquía. Tras conocerse el lunes a cierre de mercado la confirmación de las negociaciones entre BBVA y Sabadell, las acciones de Garanti BBVA, su filial en el país, se desplomaron casi un 6% en la sesión del martes, mientras que subieron un 13% en las dos jornadas siguientes, justo después de que Genç calmara el miércoles la euforia sobre la fusión con Sabadell.

Esta alternativa no estaría exenta de riesgos y es posible que no gustara mucho al supervisor, que en varias ocasiones ha alertado tanto a Santander como a BBVA del riesgo de tener parte del negocio en emergentes.

Por el contrario, podría ser más favorable a una fusión con Sabadell, que daría a más peso al negocio de BBVA en España, con el consecuente reequilibrio de las proporciones del mix de negocio del banco. En todo caso, BBVA podría optar por aumentar su peso en otros de los países en los que tiene presencia (México, América del Sur o Eurasia, además de Turquía).

«Fusionarse con Sabadell se ajustaría a las aspiraciones de BBVA de crecer en sus negocios core con el foco en conseguir sinergias de costes y de ingresos. Esto apoyaría la resiliencia de las ganancias del grupo tras la crisis del coronavirus y el prolongado entorno de tipos bajos», explican desde Fitch.

Comentar ()