El Palacio de Festivales de Santander se ha quedado pequeño para asistir al acto político que esta tarde ha celebrado Vox en la capital cántabra. A los casi 1.700 asistentes en la sala Argenta se han sumado varios cientos de personas que se han tenido que quedar fuera. Un mitin preelectoral en el que el líder de Vox, Santiago Abascal, ha vuelto a arremeter contra el PP al que ha acusado de ser “además de la derechita cobarde, la derechita mentirosa”.

Abascal ha asegurado que el PP ha comenzado gobernando en Andalucía incumpliendo los acuerdos que alcanzaron con Vox para derogar la Ley andaluza de Memoria Histórica y comprometiéndose a trasladar a la policía los datos de los cerca de 52.000 inmigrantes irregulares de los que tiene constancia la sanidad andaluza: “Son unos mentirosos”.

Ha insistido en que mientras el futuro de la unidad de España está en peligro “ellos -en referencia a PP y Ciudadanos- han comenzado a repartirse cargos”: “Su mayor problema debería ser el golpe de Estado separatista, hoy no hay problema más grande que la unidad nacional”, ha proclamado entre aplausos y vítores. Abascal ha añadido que además de “frenarles” a quienes ansían la separación de Cataluña, se deben tomar medidas urgentes para “recuperar el poder”, disolver su autonomía e “ilegalizar los partidos separatistas”.

Se ha referido al episodio protagonizado por el presidente de México y su petición de disculpas a España y ante el que ha acusado al Gobierno de “ponerse de rodillas ante cualquier cretino”. “Nosotos nos sentimos orgullosos de nuestra historia, de la reconquista”.

Ha defendido la necesidad de proteger “la herencia de nuestros padres” ante las políticas impulsadas por “comunistas”, “feminazis” y la dictadura de “lo políticamente correcto”. El dirigente de Vox ha insistido en que lo que defiende Vox es la defensa de la unidad de España, “la libertad y la igualdad de los españoles” y no la “manipulación” de sus ideas que se hace desde los medios de comunicación, “la mayoría controlados por la izquierda”. Medios contra los que ha arremetido con dureza y de los que ha señalado que ya “han perdido el crédito”.

España no se puede poner de rodillas ante cualquier cretino como López Obrador”

Ante un público entregado, Abascal ha visto como otro de los momentos más aplaudidos ha sido cuando ha apelado a la necesidad de regularizar la inmigración en España y “expulsar” a quienes no se adapten, respeten las leyes y “a nuestra gente”: “Nosotros no somos xenófobos ni racistas, nosotros aportamos la Hispanidad, un hermanamiento universal que ningún otro pueblo ha importado a lo largo de la historia. Nos hemos mezclado pero lo hemos hecho respetando”.

Ha reiterado la defensa a que los españoles puedan defenderse “del modoque puedan” ante una agresión sin que sufran las consecuancias de la ley, y no “lo que están diciendo de nosotros y las armas”.

Las encuestas, ‘propaganda de guerra’

El líder de Vox ha instado a los presentes a que no se dejen “arrinconar” ni insultar “por pedir cosas de sentido común”. Se ha referido a la agresión sexual cometida hace casi un año por unos jóvenes inmigrantes a una niña de 12 años en Azuqueca de Henares, y que se ha conocido ahora, para asegurar que cuando ellos gobiernen “si algún salvaje entra en España” será expulsado: “Queremos para nuestra patria la misma seguridad que el ‘Marqués de Galapagar’ en su casa!”, ha asegurado.

Durante la casi media hora de intervención, Abascal se ha referido a las encuestas “de los Tezanos rojos, los Tezanos azules y los Tezanos naranjas” a las que ha llamado a no hacer caso, “son propaganda de guerra”, ha dicho: “Sólo sé que están todos contra Vox, mejor para nosotros, somos la alternativa”.

Ningun estado de Europa ha movido un dedo con Puigdemont. ¿Pasaría lo mismo si fuera alemán?

Ha defendido la necesidad de reformzar el papel y peso de España en Europa para evitar que como “defiende la veleta naranja” España pueda disolverse en ‘los Estados Unidos de Europa’. Ha subrayado que el ejemplo de sus palabras es lo ocurrido con Carles Puigdemont, contra quien “no ha movido un dedo” ningñun estado europeo, “¿creeis que pasaría lo mismo con un delincuente alemán que se refugiara en Marbella?”.

Nuevos “ofendiditos”

Abascal ha evitado dirigirse directamente al ex presidente del Gobierno, José María Aznar del que se ha limitado a decir que “parece que hay nuevos ofendiditos” en el PP de Casado. Ha insistido en que Vox no miente cuando acusa al PP de cobarde. Ha recordado que Rajoy se limitó a dar continuidad a la política antiterrorista de Zapatero, no derogo la Ley de Memoria Histórica o la ley del aborto, “¿es eso mentira?”.

Ayer el expresidente del Gobierno, José María Aznar, lanzó en Valencia un duro mensaje contra Vox y Santiago Abascal a quienes se dirigió para asegurarles que “a mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una ‘derechita cobarde’ porque no me aguantan la mirada”. De este modo rechazó la acusación más repetida de Vox de subrayar la “cobardía” del PP en la defensa de los principios tradicionales de la derecha española.

Aznar defendió el legado de la gestión del Partido Popular y llamó concentrar el voto alrededor de Pablo Casado en las próximas elecciones generales.“Hago una llamada desde mi autoridad moral, mi historia, la que se me reconozca, desde mis años y mi experiencia como presidente, apelo a la responsabilidad del votante de centro derecha para que vote al PP y nada más que al PP”.

“A por ellos, oe, oe”

El acto de esta tarde en Santander, en el que también ha intervenido Rocío Monasterio, número dos por Madrid al Congreso, antecede al acto público que la formación celebrará mañana en la Plaza España de Barcelona. La sala Argenta del Palacio de Festivales de Santander, con capacidad para más de 1.600 personas, estaba abarrotada desde muchos minutos antes del inicio del acto político, al que no han podido acceder cientos de personas que esperaban en el exterior del auditorio.

Los asistentes han coreado a lo largo de toda la larga espera a la llegada de Abascal y Monasterio con canciones de la Legión, Manolo Escobar y con continuos gritos en favor de España, “¡una, grande y libre!”, vivas a la Guardia Civil”, gritos de “a por ellos oe, oe” y “vivas a España” con cientos de enseñas nacionales ondeando.

La entrada de Abascal y Monasterio se ha producido al grito de “presidente, presidente” y en un clima de euforia. El acto se ha iniciado con el lema que se ha hecho ya habitual en los actos de Vox de “¡bienvenidos a la resistencia!”.