España | País Vasco

El PNV gana con aún mayor holgura y el PP certifica su hundimiento

El PNV ha logrado mejorar aún más su ya buen resultado del pasado 28 de abril y que tras la repetición electoral de este 10 de Noviembre le ha permitido pasar de seis a siete diputados en Euskadi. De este modo, la formación de Andoni Ortuzar ha logrado pasar en sólo dos años de cinco a siete representantes en la Cámara Baja, cuando la cita con las urnas de 2016 le concedió cinco representantes. El PNV se ha impuesto tanto en Vizcaya como en Álava y Guipúzcoa.

El PNV había centrado gran parte de su campaña en la cuestión territorial y en la amenaza que suponía las amenazas de ilegalización de las formaciones independentistas. El enfrentamiento con Vox, con episodios como el encontronazo con la formación de Abascal en los debates televisivos, ha sido utilizado por el partido de Ortuzar para enarbolar la necesidad de defender y blindar el autogobierno vasco frente a la amenaza de recentralización o de eliminación de las autonomías.

En Euskadi Vox ha logrado más de 28.000 votos, mejorando levemente sus resultados en abril y representando el 2,4% de los votos.

Quien tenía las esperanzas puestas en la repetición electoral era el PP vasco, que el pasado 28-A no logró representación y que tampoco lo ha obtenido el 10-N. El mal resultado, sólo ha logrado mejorar en 5.000 votos el resultado del 28-A, supone un duro revés para la dirección del Partido Popular que concurría con los cabeza de cartel impuestos por Génova y que no eran los deseados por el PP vasco. Así, la dirección nacional del partido se decantó por repetir con Beatriz Fanjul por Vizcaya e Iñigo Arcauz por Guipúzcoa, pese al mal resultado logrado en la anterior convocatoria electoral. En el caso de Álava, el históricamente territorio más sólido del PP vasco, el partido había apostado por Mari Mar Blanco como sustituta de Javier Maroto. El vicesecretario del PP y ex alcalde de Vitoria, que se quedó fuera del Congreso, se empadronó en la localidad segoviana de Sotosalbo para poder ocupar un escaño autonómico en el Senado.

Podemos, de ganar a perder

Quien tampoco ha logrado un buen resultado es Podemos. La marca de la formación en el País Vasco ha perdido un asiento respecto a los obtenidos a la anterior cita con las urnas del 28-A. Así, de los cuatro escaños que logró en Euskadi ahora se queda en tres. Una caída que es especialmente grave si se compara con las elecciones general de 2016, cuando Elkarrekin Podemos venció en las elecciones al Congreso en Euskadi y se alzó con seis asientos, el doble de los logrados ahora. El daño provocado por la marca Más País ha sido mínimo, ya que la formación liderada por Iñigo Errejón, que se presentaba por Vizcaya ha logrado alrededor de 9.000 votos y un 0,75% de los votos.

La izquierda aberzale no ha sufrido desgaste en Euskadi al repetir su resultado, con cuatro escaños en la Cámara Baja. Su apuesta por aliarse con las formaciones soberanistas y por apuntalar un bloque independentista con las formaciones catalanas, baleares y gallegas, le ha dado un buen resultado. Los cuatro escaños logrados por la coalición de Arnaldo Otegi se suman además al escaño, que esta vez sí, ha logrado en Navarra. En la Comunidad Foral las elecciones del 10-N ha dado un asiento que ocupará Bel Pozueta, madre de uno de los condenados por la agresión contra dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua en octubre de 2016.

Por territorios, el PNV ha vuelto a imponerse en Alava Vizcaya y Guipúzcoa. En el caso de Vizcaya ha sido el territorio que mejor resultado le ha dado al PNV, donde además de imponerse ha agrandado aún más su mayoría, al obtener cuatro de los siete escaños obtenidos. A mucha distancia se sitúa el PSE, con cerca de la mitad de los votos y dos asientos. La tercera fuerza en Vizcaya es Elkarrekin Podemos, que ha perdido un asiento y cerca de uno de cada tres votos en comparación con el 28-A. En último lugar se sitúa la izquierda abertzale. EH Bildu es la cuarta fuerza con representación. Tras ella se sitúa el PP sin escaño alguno, pese a haber mejorado levemente el número de votos.

En el caso de Alava, lo ha hecho con mayor margen respecto al PSE, que se ha situado de nuevo como segunda fuerza. Podemos y EH Bilkdu se reparten la tercera y cuarta posición y por último, el Partido Popular, que otrora disputaba la victoria en Alava, se sitúa como quinta fuerza y sin representación. En Guipúzcoa, el PNV también se ha impuesto con cierta distancia frente a EH Bildu, segunda fuerza en este territorio. En tercer lugar se situaría Podemos, tras ella el PSE y cerraría la lista departidos.

En lo relativo a las elecciones al Senado, en el País Vasco el resultado es idéntico la obtenido el 28-A, con nueve asientos para el PNV, dos para el PSE y uno para la izquierda abertzale.

Comentar ()