España | Navarra

Chivite pacta con Bildu sus primeros presupuestos para Navarra

La coalición de la izquierda abertzale, que ya facilitó la elección de Chivite, se compromete con el PSN a no presentar ni apoyar ninguna enmienda a la totalidad de las cuentas.

Preacuerdo de Presupuestos en el Gobierno de Navarra. EFE

En agosto fue nombrada presidenta de Navarra gracias a la izquierda abertzale y ahora, seis meses más tardes, María Chivite contará con presupuestos también gracias al respaldo acordado con EH Bildu para facilitar la aprobación de las cuentas para el ejercicio 2020. El preacuedo cerrado esta tarde entre el Ejecutivo foral y la izquierda abertzale recoge un compromiso por el cual se incrementará el techo de gasto previsto en el proyecto presupuestario y que facilitará incluir enmiendas de caracter social, territorial y de mejora de los servicios públicos demandados por la izquierda a abertzale.

Las negociaciones entre el PSN y Bildu se han prolongado tres semanas y desde el primer momento ambas partes mostraron buena disposición al entendimiento. El acuerdo se daba por prácticamente asegurado tras el desmarque del otro partido de la oposición, el mayoritario, Navarra Suma, que descartó respaldar las cuentas de Chivite tras el primer encuentro con la presidenta del Ejecutivo para abordar la cuestión. La formación de Javier Esparza siempre ha denunciado que Chivite tenía claro desde el primer momento que su socio prioritario para sacar adelante las cuentas sería la coalición abertzale.

El cuatripartito que sustenta el Gobierno de Chivite -PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E- necesitaba la participación de al menos uno de los dos grupos de la oposición para poder sacar adelante sus cuentas. El compromiso firmado con EH Bildu supondra que la coalición que lidera Arnaldo Otegi se compromete a no presentar ninguna enmienda a la totalidad ni apoyar las que pudieran presentarse por parte de Navarra Suma.

Bildu ha hecho público el preacuerdo destacando que supondrá una oportunidad para incluir enmiendas que mejoren los servicios públicos en Navarra y refuercen la coehsión territorial en la Comunidad foral y una mejora para «los derechos ciudadanos».

Nueva sintonía

Antes del periodo navideño, ambas partes mantuvieron contactos en los que ya se constató una acercamiento que vislumbraba el preacuerdo que hoy se ha cerrado. Ya entonces señalaba la coalición que podrían «darse las condiciones» para un acuerdo. Bildu planteó a Chivite un ultimátum por el que debía elegir entre ellos y la colación Navarra Suma en la negociación presupuestaria. Situó la negociación en un proceso a medio y largo plazo y que sería fundamental para decantarse por un devenir ‘posibilista’ de la legislatura -si se acercaba a las demandas de Bildu- o a un mandato en clave de ‘boicot’.

A la advertencia de Bildu se sumó la presión que los socios del PSN en el Ejecutivo ejercieron para que bajo ninguna circunstancia pactara las cuentas con Navarra Suma. Tanto Podemos como Geroa Bai urgieron a Chivite a buscar un entendimiento con la izquierda abertzale.

El acercamiento entre socialistas y abertzales ya se había producido el 12 de diciembre pasado cuando Bildu facilitó la aprobación de tres proyectos de ley de carácter fiscal y que salieron adelante tras tumbar todos los partidos las enmiendas que contra ellos había presentado NA+. El respaldo de Bildu fue esencial a unas medidas fiscales que se antojan esenciales en el escenario económico que quiere generar Chivite en su primer año al frente del Gobierno de Navarra.

El nuevo entendimiento entre el PSN y Bildu se suma al reciente acercamiento entre la izquierda abertzale y el PSOE y que facilitó la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno el pasado 7 de enero. Una votación en la que la anbstencion de la coalición de Otegi fue clave para que prosperara la candidatura de Sánchez.

Por ahora, el principal encontraonazo entre socialistas y abertzales se ha producido por el anuncio del Ejecutivo central de recurrir ante el Tribunal Constitucional la actualización del código civil foral navarro, por considerar que vulneraba competencias exclusivas de la Comunidad Foral.

Comentar ()