España | Política PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Ciudadanos seguirá negociando con Sánchez pese a los indultos a los presos

Los de Arrimadas mantendrán abierta la interlocución con el Gobierno "hasta las últimas consecuencias" y califican el anuncio del ministro de Justicia de "globo sonda"

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en el Congreso. EFE

Más por inesperado que por alabado, el anuncio del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en sede parlamentaria sobre la predisposición del Gobierno a iniciar los trámites para indultar a los líderes independentistas presos por el procés la próxima semana, enmudeció al hemiciclo. Ni abucheos, ni aplausos ni voces, ya habituales en la sesión de control, se escucharon tras la intervención del ministro que, no obstante, si tuvo una fuerte repercusión pasados unos minutos en forma de incredulidad e, incluso, de advertencias por parte de las diferentes fuerzas políticas.

Toda la oposición coincidió en el diagnóstico de que las palabras del titular de Justicia no fueron precisamente casuales, sino más bien un discurso ensayado y planificado desde Moncloa para allanar las relaciones con el president Quim Torra en el marco de la celebración de la mesa bilateral con el Govern, aún sin fecha definida, y con el telón de fondo de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. En el panorama político catalán no sólo ERC, sino también JxCat se ha apuntado a negociar con el Ejecutivo a cambio de importantes cesiones que no hace sino acabar con cualquier tipo de posibilidad de acuerdo con el PP y alejar al que se ha convertido en socio estratégico de Sánchez, y no tanto de Iglesias.

En la dirección de Ciudadanos están convencidos de que, a juzgar por la fotografía actual, la presión de Podemos está haciendo mella en el camino que habían andado con el ala socialista del Gobierno para sacar adelante unos Presupuestos «moderados» y en sintonía con las exigencias europeas. Pero insisten en que no se borrarán de la carrera de la negociación tan fácilmente, a pesar de los «más que trabajados intentos» por sacar a los de Arrimadas de la ecuación presupuestaria, según lamenta un dirigente consultado por este medio.

Mientras, fuentes de la cúpula naranja afirman que exigirán una rectificación al Gobierno ante la «imprudente» afirmación que hizo ayer Juan Carlos Campo, aunque se reafirman en la decisión de no dar un paso atrás si esta no llega. En otras palabras, mantendrán abierta la interlocución con Sánchez «hasta las últimas consecuencias».

Preguntados por si la aprobación, que ya no tramitación, por parte de PSOE y Podemos de los indultos a los líderes independentistas sería condición para romper definitivamente todos los puentes con el Gobierno, varias fuentes de la dirección coinciden en señalar la propuesta como un «globo sonda» que no llegará a puerto porque «la tramitación del indulto es lentísima» y «saldrán antes los Presupuestos», o en otras palabras: confían en Ciudadanos en que la lentitud que conllevan los trámites de este calibre les mantenga con vida en las negociaciones con el Gobierno con la esperanza, dicen, de relevar de una vez por todas el «chantaje» del independentismo al Estado.

En Ciudadanos se esfuerzan por convencer de que nada tiene que ver la negociación de unos Presupuestos a su juicio «históricos», con lo que «hace o trama Sánchez con los independentistas, por lo que tendrá que rendir cuentas». La primera línea roja para llegar a un acuerdo, más allá del contenido, sí la tienen clara: el Gobierno deberá elegir: «nosotros o ellos».

PP, Cs y Vox recurrirán ante el Supremo

Los naranjas no cejan sin embargo en reinvindicar su papel de oposición al Gobierno de coalición, y se unieron en la tarde de ayer al anuncio de PP y Vox de recurrir ante el Tribunal Supremo los indultos a los presos del procés si estos llegaran a aprobarse.

«Nos parece del todo inadmisible que el Gobierno baraje la posibilidad de indultar a los líderes separatistas que dieron un golpe de Estado», recogen fuentes del partido. A esta afirmación añadieron su intención de presentar una iniciativa en la Cámara Baja para prohibir indultos a condenados por sedición.

Por su parte, Casado denunció que «al Gobierno se le ha caído la careta» después de que Sánchez prometiese hace un año que no indultaría a los líderes independentistas encarcelados por los hechos del 1-O, y se comprometió a que su partido «defendería a España» ante el intento de beneficiar a quienes «trataron de acabar con la Constitución».

También Vox, en palabras de su secretaria general del Grupo Parlametario, Macarena Olona, adelantó que su formación adoptaría las medidas legales que fuesen precisas para evitar el indulto a los presos del procés. «Como de concederse será claramente ilegal, podemos asegurar que defenderemos la ley con todas las acciones a nuestra alcance», aseguraba.

Comentar ()