España | Madrid

Madrid no cede y advierte al Gobierno: "No aceptaremos ningún tipo de imposición"

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. EFE

El enésimo intento de enterrar el hacha de guerra entre el Gobierno central y la Comunidad de Madrid ha terminado en fracaso. Este lunes, la cita de casi dos horas entre el ministro de Sanidad, Salvador Illa; y el consejero madrileño del ramo, Enrique Ruiz Escudero, ha finalizado del mismo modo en que comenzó: con posturas muy alejadas sobre cuál es la mejor herramienta para frenar la expansión del coronavirus en Madrid.

El máximo responsable sanitario de la Comunidad de Madrid ha comparecido en la noche del lunes en rueda de prensa después de que el ministro, en una intervención anterior a la suya, emplazase de nuevo a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, a tomar medidas más drásticas y hacerlo «cuanto antes», porque «ya vamos tarde». Y aunque ha evitado dar plazos, no ha rebajado el tono de su ultimátum a Madrid: o se actúa, o habrá que tomar «medidas más duras», sin descartar la intervención que planea desde hace días en el Palacio de la Moncloa.

Escudero ha respondido a las palabras del titular de Sanidad en el Gobierno asegurando que Madrid no cederá y actuará bajo su propio criterio porque, a su juicio, las medidas que se han tomado -el confinamiento selectivo de las áreas con mayor incidencia, un total de 45 zonas básicas de salud- han comenzado a alumbrar una tendencia positiva. «No aceptaremos ningún tipo de imposición. Se creó un espacio de colaboración, pero no de imposición», ha aseverado el consejero.

La intervención «no se ha planteado»

Durante su rueda de prensa, Salvador Illa ha evitado hablar de la posibilidad de intervenir en la Comunidad de Madrid, aunque no ha rebajado el tono de sus advertencias. «Pedimos a la presidenta que se deje ayudar» porque, si no lo hace, «no es descartable que haya que tomar más medidas en función de cómo evolucionen las cosas», afirmaba.

Preguntado por los plazos que maneja el Ejecutivo como máximo para que Ayuso aplique las recomendaciones del Ministerio, el titular de Sanidad ha deslizado que espera que este martes, en el marco de la nueva reunión del Grupo Covid-19 entre técnicos de ambas administraciones, la presidenta les dé una respuesta. «Confío en que Madrid mañana tomará decisiones», ha insistido en una entrevista posterior para RTVE.

Escudero ha negado, sin embargo, que durante su cita con el ministro se haya hablado de plazos, ni si quiera de intervención, y ha asegurado que la opción de que el Gobierno se decida a tomar las riendas de la gestión en Madrid no ha estado encima de la mesa. «No contemplamos que se pueda producir esa situación. No se ha planteado en ningún momento», aseveraba.

Las contradicciones entre uno y otro, que han comparecido con una diferencia de apenas una hora, no se han quedado ahí, y mientras Illa ha insistido en que la situación en Madrid está muy lejos de estar controlada, porque «hay transmisión comunitaria, incremento de contagios e incremento de fallecidos», Escudero ha defendido justo lo contrario y ha instado al Ejecutivo a monitorizar la pandemia «no sólo por la evolución epidemiológica, sino por la situación asistencial de los hospitales» que, de momento, es positiva en Madrid, según los datos del consejero.

Del mismo modo, ha asegurado no entender que el Gobierno utilice el criterio de confinar municipios con una incidencia superior a los 500 casos por cada 100.000 habitantes y éste se aplique sólo a Madrid. Ha lamentado además que, aunque las han pedido, no se les ha dado explicaciones desde el Ministerio sobre qué «criterios científicos» se han utilizado para imponer esa recomendación.

Aguado se disculpa: «Es un ring de boxeo»

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha sorprendido a última hora de este lunes publicando un mensaje en Twitter en el que se ha disculpado por convertir el Grupo de Trabajo de Covid-29 entre Gobierno y Comunidad de Madrid en un «ring de boxeo», a tenor de la enésima batalla política entre ambas administraciones.

«La imagen que estamos dando no es la que esperan los madrileños, y pido disculpas por ello», escribía.

Comentar ()