España | Navarra

La hostelería navarra planta cara al cierre de 14 días impuesto por Chivite

El sector, que da empleo a 18.000 trabajadores y representa el 7% del PIB navarro, se concentrará en señal de protesta todos los días en la Plaza del Castillo. Estudia recurrir ante la Justicia la medida impuesta por el Gobierno hasta el 4 de noviembre.

Protesta de los hosteleros en Pamplona.

La hostelería navarra no puede más. Las cerca de 4.800 pequeñas empresas que la integran han anunciado hoy movilizaciones durante las dos próximas semanas y que estudiarán la posibilidad de recurrir ante la Justicia la orden de cierre de sus locales decretada ayer por la presidenta de Navarra, María Chivite. La medida entrará en vigor este jueves y se prolongará hasta el próximo 4 de noviembre. Se incluye dentro del plan de confinamiento acordado para toda la Comunidad foral como medida de urgencia para frenar la proliferación de contagios por Covid que ha llevado a Navarra a encabezar la lista de incidencia acumulada del país, con cerca de 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes.

Representantes de cuatro asociaciones de hostelería, la que agrupa a los empresarios del Casco Viejo, ASBANA, ANAPHE y AEHN han comparecido hoy para denunciar la «criminalización» que consideran que padecen. Han recordado que responsabilizar al sector de la hostelería de la situación por la que atraviesa Navarra no es justo y no responde a la verdad. Han recurrido a un estudio elaborado por el Ministerio de Sanidad en el que se concluye que de los casi 9.000 brotes localizados en nuestro país apenas 190 se han registrado en algún establecimiento hostelero. Recuerdan que el cierre de los locales provocará un incremento de ‘botellones’ y fiestas en pisos, con lo que el riesgo de contagio incluso podría elevarse.

Han avanzado que durante el tiempo que se extienda el confinamiento acordado por el Ejecutivo, inicialmente para 14 días, se concentrarán cada día en la Plaza del Castillo de Pamplona para denunciar la precaria situación en la que este tipo de restricciones deja al sector. Aseguran que el impacto del confinamiento decretado en primavera ya supuso un duro revés para su situación y que el confinamiento perimetral que ahora se impone para hacer frente a la segunda ola en Navarra dejará a muchos hosteleros al borde del cierre. Actualmente la hostelería en Navarra emplea a cerca de 18.000 trabajadores y representa el 7% del PIB de la Comunidad.

Ayudas «ridículas»

La primera de las protesta ha tenido lugar hoy ante el Palacio de Navarra a cargo de medio centenar de personas que han llevado a cabo una cacerolada en contra del cierre de a hostelería decretado hasta el próximo 4 de noviembre.

El sector ha denunciado que la medida se ha acordado sin haberse puesto en contacto con ellos ni poder evaluar otras alternativas. Considera que «todos debemos arrimar el hombro» en la batalla para erradicar los contagios pero recuerdan que en su caso han sido numerosos los esfuerzos «e inversiones» que han tenido que afrontar en los últimos meses para poder continuar con su actividad.

Ahora reclaman al Gobierno foral un plan de viabilidad para el sector y poder así minimizar el impacto. La presidenta Chivite aseguró ayer, durante la presentación de las medidas de confinamiento, que se habían habilitado 10 millones de euros para destinarlas a respaldar a hosteleros y restauradores. Consideran que esa cantidad es «ridícula» ya que supondría una media de ayudas de apenas 2.000 euros por empresa.

Precisamente hoy el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha asegurado que no comparte la medida de decretar el cierre total de la hostelería durante los próximos 14 días. Ha asegurado que se podría haber optado por soluciones menos lesivas, como la mayor limitación de horarios o aforos, -que ya se había acordado- pero al menos no imponer un cese de la actividad. Una reducción que además se podría haber completado con un aumento de la vigilancia para hacer cumplir las normas en la vía publica. Maya, en declaraciones a Radio Euskadi, ha apuntado que no se debe poner el foco en los locales de hostelería «que según los datos que tenemos no son los responsables de los contagios»: «El problema es el botellón, los pisos, las fiestas…».

Comentar ()