España

El exministro Fernández Díaz dice que Rajoy y Cospedal nunca le hablaron de la 'operación Kitchen'

La Fiscalía Anticorrupción pide al juez que requise el móvil al extitular de Interior para comprobar si envió los mensajes a su número dos interesándose por el chófer de Bárcenas que Fernández Díaz niega

El exministro Jorge Fernández Díaz llega a declarar a la Audiencia Nacional

El exministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha negado este viernes, durante su declaración como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, conocer la existencia de la operación Kitchen. Ha defendido que la primera vez que oyó hablar de ésta fue por medio de la prensa.

El juez del caso Villarejo investiga si existió una operación «parapolicial», llevada a cabo por el comisario investigado José Manuel Villarejo y la cúpula de la Policía Nacional durante el Gobierno de Mariano Rajoy para recuperar de manos del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, documentación que comprometía a altos cargos de esta formación. Una operación que se habría impulsado, según sospechan los investigadores, desde el Gobierno y que tendría como fin que dichos documentos no llegaran a manos del juez que investigaba la Gürtel. Para ello, los impulsores habrían captado como confidente o colaborador al chófer de Bárcenas, Sergio Ríos, y le habrían pagado casi 50.000 euros durante dos años con cargo a fondos reservados.

Este viernes, Fernández Díaz ha negado que el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o la exsecretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, le hablaran nunca de la operación Kitchen. Menos, que le hicieran ningún encargo al respecto. Ha afirmado que «nadie fuera del Ministerio del Interior le pudo hablar nunca de esto».

Precisamente el juez esperó a la declaración de Fernández Díaz y Martínez para decidir si, como solicitó la Fiscalía Anticorrupción, cita como investigados también a Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, como investigados en la pieza Kitchen del caso Villarejo.

Los fiscales mantienen que fue López del Hierro la persona que en 2013 puso en contacto al entonces inspector jefe de la Policía, Andrés Gómez Gordo -responsable de la seguridad de María Dolores de Cospedal como presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha- con Villarejo para que éste «manipule» al chófer y accediera a colaborar en el operativo. La función de Sergio Ríos Esgueva sería la de aportar pistas que ayudaran a encontrar los papeles y grabaciones que ocultaba Bárcenas -en aquellas fechas en la cárcel de Soto del Real mientras se instruía el caso Gürtel– y que supuestamente comprometían a dirigentes del partido.

El exministro ha negado conocer la operación Kitchen, dice que se enteró por la prensa de su existencia y considera que si ésta existió, es decir, si ésta se impulsó desde la cúpula policial, fue una «deslealtad» hacia él. En este punto de la declaración, según fuentes jurídicas presentes en la sala, el juez ha reprochado al investigado: «Usted no se enteraba de nada. No se moleste, quiero decir en este asunto. Eso (el Ministerio) era un reino de Taifas, ¿entonces?».

Niega los mensajes a su ‘número dos’

Por otro lado, Fernández Díaz ha negado la autoría de los mensajes de texto (SMS) que el exnúmero dos de Interior también investigado en la causa, Francisco Martínez, entregó a la Policía y presentó antes ante un notario. En dichos mensajes intercambiados entre ambos, Fernández Díaz habría mencionado al «chófer», Sergio Ríos Esgueva.

Fernández Díaz niega que enviara dichos mensajes, dice que se ha dirigido a un perito para descartar que sean suyos y también que supiera nada de Ríos Esgueva.

El fiscal Anticorrupción, Ignacio Stampa, ha solicitado al juez que requise a Fernández Díaz su teléfono móvil para comprobar si conserva dichos mensajes. Fernández Díaz ha llegado a afirmar que está «muy dolido» con Martínez y que no entiende por qué le ha hecho esto, puesto que este jueves Martínez declaró que Fernández Díaz sí conocía la operación Kitchen y le pidió reunirse con Villarejo, así como preguntar por el chófer de Bárcenas al exnúmero dos de la Policía, Eugenio Pino. Sin embargo, defendió que la operación fue legal, para dar con fondos de Bárcenas en el extranjero, y que fue responsabilidad de la Policía y Villarejo, por lo que ni él ni Fernández Díaz conocían los detalles, más allá de lo que leían en la prensa.

Fernández Díaz sólo ha contestado, igual que hizo este jueves Martínez, a las preguntas del juez y de su propio abogado. No a las de los fiscales ni las del resto de defensas.

Comentar ()