España

Podemos: "Zarzuela no tiene nada que decir" sobre la presencia de Iglesias en Bolivia

Los morados cuestionan la "neutralidad" de la Casa Real

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso. EP

Podemos ha reaccionado al malestar de la Casa Real por los «problemas protocolarios» que generó su presencia en el viaje institucional a Bolivia para asistir a la toma de posesión de Luis Arce y que reveló El Independiente. El secretario primero de la Mesa del Congreso y diputado de Unidas Podemos, Gerardo Pisarello, ha sentenciado que Zarzuela «no tiene nada que decir» al respecto puesto que el vicepresidente segundo acudió a este viaje «por encargo específico del presidente Pedro Sánchez».

En tanto que fue una decisión «del propio Gobierno» , «la actuación del jefe del Estado está refrendada por el poder político, por tanto Zarzuela no tiene nada que decir», ha subrayado Pisarello en la Cámara Baja. Según la versión de Unidas Podemos, que adelantó este medio, Sánchez recibió una invitación oficial del Gobierno boliviano el mismo día en que presentó junto a Iglesias el proyecto de Presupuestos Generales del Estado y le propuso ir «en su lugar».

Los morados cuestionan la «neutralidad» de la Casa Real

El portavoz morado en la Cámara Baja, Pablo Echenique, también ha aludido a este asunto, diciendo esperar que la Casa Real no cuestione la agenda internacional del vicepresidente segundo porque lo contrario sería «atentar contra la neutralidad de la Casa Real».

Tras asegurar que carece de «información directa» sobre las dificultades previas del proceso de preparación del viaje, hasta que Iglesias y otras tres personas de su equipo, se subieron al avión que trasladaba a Felipe VI y a la ministra de Exteriores, Arantxa González Laya, a Bolivia, cree que el malestar de Zarzuela crea un precedente «muy grave».

El viaje generó una enorme tensión. Porque además del malestar protocolario de Zarzuela, se unió el rechazo del Ministerio de Exteriores a la agenda paralela de Iglesias y al temor de que su presencia «tapara» la agenda oficial del Gobierno. Insistieron en este sentido que acudía como «invitado personal» de Arce y no en calidad de representante del Gobierno de España.

En todo caso, a Unidas Podemos no le van mal los encontronazos con Zarzuela. Su claro cuestionamiento de la monarquía parlamentaria le permiten mantener un perfil propio frente a sus socios de Gobierno, el PSOE, que sale en defensa del pacto constitucional.

Comentar ()