Cataluña | España

Torrent firma el fin de la legislatura catalana sin una fecha segura para las elecciones

El Govern decidirá la celebración de los comicios el 15 de enero en función de los datos epidemiológicos, y consultará antes a los partidos en una reunión el 11 de enero

Roger Torrent preside el Pleno del Parlament.

Roger Torrent preside el Pleno del Parlament. EP

De «atípica» a «estéril», todos los apelativos menos favorables caben en la descripción de la legislatura catalana que el presidente del Parlament, Roger Torrent, dio este lunes por finalizada con la disolución de la Cámara. El gobierno catalán formalizará hoy la convocatoria de nuevas elecciones para el 14 de febrero, si el coronavirus lo permite. Atrás queda una legislatura que empezó con el intento fallido de investidura a distancia de Carles Puigdemont y acaba dos meses después de la inhabilitación de Quim Torra por una pancarta, sin que los socios del gobierno hayan querido -o podido- pactar un presidente alternativo.

«Trabajamos con firmeza para que las elecciones se puedan realizar» aseguró poco antes el consejero de Exteriores y Relaciones Institucionales, Bernat Solé, tras reunir a los grupos parlamentarios para analizar el plan electoral de su departamento. El próximo 11 de enero Solé volverá a reunir a los partidos, con el compromiso de que el Govern tomará una decisión definitiva el 15 de enero.

«Nos marcamos el 15 enero para ver cómo ha evolucionado la situación desde el punto de vista epidemiológico» explicó Torrent. La decisión final sobre la celebración de los comicios «se tomará en consenso» con los partidos, añadió el presidente de la cámara. Dejando claro, eso sí, que la última palabra la tendrá el gobierno que preside de forma interina el republicano Pere Aragonés.

El 15 de enero: la decisión

Solé, por su parte, habla de un «gran acuerdo para celebrar estas elecciones seguras» tras reunirse con los partidos. Y asegura que «cualquier decisión que se pueda adoptar por parte del Govern será consultada con los grupos». El 15 de enero es, en este contexto, la mejor fecha para poder adoptar una «decisión con suficiente información y a la vez suficiente antelación».

El consejero asegura que el objetivo es que se celebren los comicios y que «únicamente si no hay actividad social o muy restringida, o si estamos en un confinamiento total serían los dos escenarios en los que valoraríamos no celebrar elecciones». Con una incidencia semanal acumulada de 11.000 nuevos casos y la velocidad de contagio en una Rt 1,5 antes de empezar las fiestas navideñas, el escenario no invita al optimismo.

Diputación permanente

Mientras, los 23 integrantes de la Diputación Permanente serán los responsables de ejercer el control sobre el Govern en funciones, una tarea que podría alargarse más de lo previsto si finalmente el Covid-19 no permite celebrar los comicios el 14 de febrero.

Torrent ha asegurado que se convocará ya en la primera semana hábil de enero, porque el próximo 20 de enero «caducan» los últimos decretos aprobados por el Govern con medidas de lucha contra la pandemia, que deben ser ratificados por el Parlament. Al margen de la convalidación de decretos, el ejecutivo en funciones puede pedir comparecer ante la Diputación, algo que Torrent ha considerado más que probable dado el contexto de crisis sanitaria.

ERC, primera en las encuestas

De momento, y con la vista puesta en las urnas, tanto el CIS con el Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (CEO) han confirmado que Esquerra sale como favorita en la carrera electoral, aunque pierde ventaja respecto a JxCat y el PSC, sus inmediatos seguidores. Ambas encuestas sitúan a los socialistas como segunda fuerza en intención directa de voto, aunque el CEO da a JxCat ventaja sobre los de Miquel Iceta con la «cocina» del recuerdo de voto y la distribución territorial.

Según el CIS, ERC se sitúa en primer lugar con una intención directa de voto del 16,7%, por debajo del 20,5% que registró en el barómetro anterior de noviembre. En segunda posición se mantiene el PSC (14,3%), que también pierde terreneo, seguido de JxCat (9,9%) que sube tras la elección de Laura Borràs como cabeza de lista.

El partido de Ada Colau, Catalunya en Comú Podem, mantiene posiciones con un 7,6%, mientras Ciudadanos (6,8%), confirma la caída pero frena el descenso respecto a anteriores sondeos. La CUP registra un 4,5% de intención directa de voto, algo por encima del PP (3,5%). Y empatan los dos partidos que aspiran a entrar por primera vez en el Parlament, Vox y PDeCAT, con un 1,5% cada uno.

Comentar ()