España

Sánchez presume de que su Gobierno ya ha cumplido el 23% de sus compromisos

Balance del año de Pedro Sánchez.

Balance del año de Pedro Sánchez. EFE

El Gobierno de coalición ha cumplido el 23,4% de los compromisos que asumió Pedro Sánchez desde su investidura, tras un año marcado por la pandemia del coronavirus. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del triunfal balance del año que ha realizado el presidente del Gobierno desde el Palacio de Moncloa este martes, un discurso en que Sánchez ha querido destacar todas las iniciativas y logros emprendidos por Moncloa durante este año de «calamidad» para paliar los efectos de la pandemia o para reducir el impacto económico de la misma.

En concreto, y durante más de una hora, Sánchez ha expuesto de forma ininterrumpida las conclusiones del informe de rendición de cuentas -elaborado por el Departamento de Presidencia que dirige Iván Redondo- del primer año de su Ejecutivo de coalición, sobre el que ha querido destacar que, desde la investidura el pasado 7 de enero de 2020, el Gobierno ha asumido 1.238 compromisos, de los cuales se han cumplido algo más del 23%, y se prevé que el próximo semestre se llegue al 32,6%. Sin embargo, ha subrayado que, si se suman los compromisos en los que ya se está trabajando, se habrían activado el 90,9% del total.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

En este sentido, ha especificado que de los 239 compromisos que asumió ya durante su discurso de investidura, el Gobierno ha cumplido ya el 23,8%; y que del acuerdo que firmó con sus socios de Podemos se han activado el 20,3% de los puntos, ya que muchos de ellos se han retrasado o anulado a causa de la pandemia.

Sánchez ha destacado otras muchas iniciativas del Ejecutivo sin otro fin que el de poner en valor su primer año de mandato frente al feroz ataque de la oposición, destacando que, en el año del coronavirus, se han llevado a cabo 10 proyectos de Ley, dos proyectos de Ley Orgánica y 34 reales decretos. Además, ha reiterado que gracias a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que salieron adelante gracias a ERC o Bildu, se ha podido avanzar «de manera directa» en un 33% de los compromisos adquiridos.

Sin embargo, Sánchez ha hecho caso omiso a las peticiones de PP, Cs o Vox y ha ignorado asumir los errores cometidos por su Gobierno durante la crisis del coronavirus, ya que «ningún país estaba preparado» para afrontarla. Del mismo modo, en la parte inicial de su discurso, el presidente del Gobierno ha querido destacar la «honestidad» y la «objetividad» del Gobierno por asumir una rendición de cuentas pública «como no ha hecho ningún otro presidente», y ha defendido la premisa de que, como «los tiempos han cambiado», el Gobierno «avanza en consecuencia». «Quien no rinde cuentas no merece la confianza de nadie», aseveraba. Hace pocas semanas, la oposición acorralaba a Sánchez por haber logrado esquivar el control parlamentario declarando un estado de alarma durante seis meses.

El jefe del Ejecutivo se ha comprometido que este proyecto de rendición de cuentas se repetirá durante todos los años en que esté al frente de la Moncloa, y ha presumido de que España es «el primer país de nuestro entorno» en «veracidad y transparencia» de los trabajos realizados por el Ejecutivo. Del mismo modo, ha solicitado que este ejercicio sea «una obligación» en los Gobiernos que estén por venir, sea cual sea su color político para avanzar en la consecución de una «democracia plena».

Sobre la crispación que permanece instalada en la clase política, Sánchez ha querido lamentar que la unidad que ha protagonizado la mayoría de la sociedad civil no se ha extendido a «la totalidad del ámbito parlamentario», en relación a PP y Vox, a quienes ha acusado de manera indirecta de «infundir el miedo» y envenenar al conjunto de la sociedad «conspiraciones imaginarias» y un «panorama apocalíptico».

«El principio del fin» de la pandemia

El presidente del Gobierno ha querido transmitir un mensaje de esperanza por el comienzo del proceso de vacunación masiva contra el Covid-19 en España y, coincidiendo con el análisis del ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que estamos ante «el principio del fin» de la pandemia».

«Muy pronto habrá más españoles vacunados que contagiados», trasladaba Sánchez, un mensaje de aliento que empañaba con una advertencia, ya que «la inmunidad colectiva no es un escenario inmediato» y los españoles «no deben bajar la guardia». Al contrario, ha instado a las comunidades autónomas a «refozar» las medidas de protección de cara a evitar una tercera ola después de las fiestas navideñas.

Te puede interesar

Comentar ()