Cataluña | España

Junqueras amenaza el protagonismo de Illa y Puigdemont en la campaña más reñida

Pere Aragonés, en el inicio de campaña de ERC ERC

La campaña electoral ha arrancado en Cataluña con el anuncio del tercer grado a los condenados por el 1-O que permitirá a Oriol Junqueras volver al ruedo político, para robarle los focos a quien hasta ahora ha sido la estrella del debate: Salvador Illa. Mientras Pedro Sánchez, Pablo Casado e Inés Arrimadas acudían a arropar a los suyos, ERC espera a Junqueras y JxCat exhibe ya a Carles Puigdemont, que participará a diario en la campaña, de nuevo como número desde Waterloo.

En unos comicios en los que todos los partidos -catalanes y nacionales- se juegan mucho, los primeros espadas han desembarcado en masa en Barcelona. Pero Junqueras, todavía en Lledoners, se ha convertido en protagonista por la decisión del Departamento de Justicia de la Generalitat de anunciar, a 12 horas del inicio de la campaña, la concesión del tercer grado penitenciario a los condenados por el 1-O.

Primer mitin, en Badalona

Con esta decisión, ERC confía en poder contar con Junqueras este viernes, por primera vez en cuatro años, en un mitin electoral. Las campañas de las elecciones generales de 2019 las vivió en remoto, desde la prisión de Soto del Real. En la de las últimas elecciones autonómicas, Junqueras apareció en formato de holograma en el mitin final del Palau Sant Jordi de Barcelona.

Es el revulsivo que están esperando los republicanos tras una precampaña que ha castigado sus expectativas electorales. De liderar todas las encuestas hace solo cuatro meses, ha pasado al empate técnico tanto con el PSC como con JxCat en función de las encuestas. Esquerra evidencia la falta de tirón de su candidato, Pere Aragonés, y el desgaste de la gestión de la pandemia, señalado como el responsable de las restricciones a la hostelería y el comercio.

JxCat apuesta por la confrontación

Frente a ERC, Junts sigue amortizando el discurso de la confrontación. Carles Puigdemont ha hablado en el inicio de campaña del «miedo» activado en su opinión por el constitucionalismo desde el referéndum del 1-O. En una campaña en la que la candidata «efectiva», Laura Borràs, ya ha dicho que su objetivo es echar al Estado de Cataluña y abandonar el diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez.

El ex presidente ha reclamado igualar la movilización del voto independentista de 2017 para volver a ganar las elecciones. «Ahora vuelven a pretender que os volváis a quedar en casa» ha asegurado Puigdemont en referencia al temor al contagio en el pico de la tercera ola del coronavirus. «Si hacemos como el 1-O, como el 21D, plantaremos cara con la fuerza que necesita el país para plantar cara la crisis».

Borràs, por su parte, ha cuestionado la gestión de sus socios de ERC, asegurando que Cataluña «necesita un Govern fuerte, que mejore la gestión de la pandemia». Pero los ataques más duros han ido a Illa, al que ha acusado de ser «la involución, es el 155 sanitario». «Con una autonomía vigilada no saldremos de la crisis» ha concluido.

Casado lleva a la JEC la crisis de Gobierno

Consciente del protagonismo adquirido por los socialistas, el presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado que su partido denunciará ante la Junta Electoral Central (JEC) los actos de toma de posesión de los nuevos ministros de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, y de Sanidad, Carolina Darias.

En el acto de apertura de campaña del PP en Barcelona, Casado ha asegurado que fueron una «campaña a favor de Salvador Illa» como candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat.

El líder de los populares también ha sostenido que la gobernabilidad en Cataluña después del 14F tiene que depender de un partido como el PP -ha vaticinado que su formación va a tener «muchos más diputados» que los 4 que tenía hasta ahora en el Parlament- y ha dado por hecho que ERC y el PSC pactarán para formar Govern.

Colau, por el tripartito

Los comunes, que confían en sustituir a JxCat como socios de ERC en el Govern con el apoyo del PSC, han dejado claro que esa es su apuesta desde el primer día de campaña. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asegurado que Cataluña necesita un cambio de Govern y que para eso harán una campaña «sincera y constructiva» y en la que hablarán con claridad sobre la solución que defienden para Cataluña: un pacto de izquierdas.

Lo ha dicho este jueves en el acto de los comuns de apertura de la campaña de las elecciones catalanas, frente al Hospital Clínic de Barcelona, y en el que también han intervenido la candidata de los comuns a la Presidencia de la Generalitat, Jéssica Albiach, y la número uno de los comuns por Girona, Rosa Lluch.

Arrimadas propone abrazos

La líder de Cs, Inés Arrimadas, se ha mostrado convencida de que el candidato de Cs a la presidencia de la Generalitat, Carlos Carrizosa, es el más adecuado para conseguir un cambio en el Govern que lleve a los catalanes a «volver a abrazarse». Los naranjas, que parten como vencedores en 2017, aspiran ahora a salvar los muebles con una previsión de 16 escaños que los convierta en tercera fuerza en Cataluña.

En su apertura de campaña en Barcelona, ha anunciado que uno de los lemas será ‘Qué bonito sería volver a abrazarnos’, utilizando el abrazo como símbolo de la voluntad de que pase la pandemia y volver a abrazar a los seres queridos, pero también para «que pase el procés y que todos los catalanes coincidan en un proyecto de futuro».

Te puede interesar

Comentar ()