España | Navarra | País Vasco

La incidencia de la 'cuarta ola' se acelera y sitúa a Euskadi y Navarra a la cabeza de contagios

Ambas duplican la incidencia acumulada media en España al rondar los 300 casos por cada 100.000 habitantes. El País Vasco registra, además, el porcentaje de vacunación más bajo de todo el Estado, Urkullu advierte que no dudará en endurecer las restricciones.

Complejo de vacunación instalado en el Pabellón de La Casilla de Bilbao.

Complejo de vacunación instalado en el Pabellón de La Casilla de Bilbao.

La fotografía no es nueva. Se ha repetido a lo largo de la pandemia en el caso de Navarra y ahora se suma a ella la vecina Euskadi. Ambas comunidades autónomas encabezan estos días el ranking de incidencia de la incipiente ‘cuarta ola’ que no deja de crecer. Tras ellas se sitúa Madrid. En todos los casos la incidencia acumulada es muy superior a la del resto del país y amenaza con empeorar aún más en plena Semana Santa. El último dato aportado ayer por el Ministerio de Sanidad establecía la incidencia media en nuestro país en los 154 casos por cada 100.000 habitantes. En Navarra ese dato se duplica al alcanzar los 307 casos, en el País Vasco el último boletín de la consejería vasca lo fijaba en 292 casis y en Madrid Sanidad cuantificaba la incidencia acumulada en los 279 casos.

La preocupación en la Comunidad Foral Navarra se alivió ayer ligeramente tras registrarse una nueva jornada sin fallecimientos. También el indicador de positividad permite albergar cierta esperanza al haber caído al 4,7% de los test realizados. Desde ayer el interior de los bares y restaurantes navarros permanecen cerrados como medida de prevención y así lo estarán hasta el día 9. Las autoridades sanitarias temen que el reforzamiento de las medidas de prevención se tenga que mantener más allá.

Algo similar ocurre en Euskadi. Desde el lunes los municipios con más de 400 casos por cada 100.000 habitantes permanecen perimetralmente cerrados, su hostelería con limitaciones horarias –de 06:30 a 09:30 y de 13:00 a 16:30 horas- para acceder a su interior y la práctica deportiva en interiores está restringida, sólo permitida a profesionales y federados. El martes se dará a conocer la nueva lista de localidades que tendrán que confinarse al rebasar la barrera de los 400 casos. Actualmente son nueve, pero se espera que la cantidad de municipios pueda aumentar e incluso no se descarta que entre ellos esté Vitoria o cerca de estarlo también se sitúe también Bilbao.

A la cola en la vacunación

En el caso del País Vasco la evolución de la pandemia inquieta desde el pasado 10 de marzo. Desde ese día la curva de la incidencia de nuevos contagios no ha hecho más que subir. Esta semana las autoridades sanitarias e institucionales han redoblado sus mensajes con llamadas a no descuidar la prevención, a aplicar las medidas de protección y a recordar que la pandemia es aún una amenaza muy viva. El buen tiempo, el periodo festivo y la celebración este sábado de la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club y la Real Sociedad se han convertido en un peligroso caldo de cultivo para la generación de nuevos focos de contagio. Las escenas de playas abarrotadas, autobuses y vagones de metro saturados de regreso de los arenales llevaron a reiterar los mensajes de prevención.

Lo vivido ayer en Lezama con cientos de aficionados despidiendo a los jugadores del Athletic –sin guardar ninguna medida de prevención- llevó incluso al lehendakari a emitir un comunicado advirtiendo de que no le temblará el pulso en incrementar aún más las restricciones si fuera necesario ante la “tendencia ascendente” que está mostrando la pandemia en Euskadi: “Por ello, y en el mejor interés para la salud de la sociedad vasca, no dudaremos en adoptar cuantas decisiones ayuden ello”, afirmó. Al contrario de lo sucedido en Lezama, hoy en Zubieta todo apunta a que la Ertzaintza evitará que en la despedida del otro equipo, la Real Sociedad, se puedan repetir estas escenas.

En el caso del País Vasco el bajo índice de vacunación que registra también se está mostrando como un factor que favorece en mayor medida el escenario actual. Los datos del conjunto del país sitúan a Euskadi a la cola en el número de población vacunada. Si bien en el conjunto de España los indicadores en todas las franjas de edad son bajos, en el caso de la sociedad vasca la situación se agrava. Lo hace además en un momento de repunte preocupante que ha elevado la tasa de positividad en los test que se realizan cada día al 7,3%.

‘Vacunódromos’ sin dosis

Actualmente sólo el 4,9% de los 2,19 millones de habitantes del País Vasco ha completado la vacunación. Ni siquiera entre los más mayores el proceso está cerrado. Los primeros en ser inoculados fueron los mayores de 100 años y a día de hoy aún resta un 8% de ellos por hacerlo. En la franja que va de 90 a 99 años el porcentaje de vacunación completada es del 78%. Donde los indicadores son más bajos es en la franja de edad comprendida entre los 80 y los 89 años, en la que apenas un 18% ha recibido a día de hoy la segunda dosis de su vacuna. Si se sigue descendiendo en la franja de edad, entre los mayores de 70 a 79 los niveles apenas alcanzan el 1,6%.

En el País Vasco se han comenzado a habilitar grandes espacios o ‘vacunódromos’ donde se espera poder acelerar los procesos de administración de dosis a medida de que la llegada de vacunas aumente. Por el momento se han instalado grandes centros de vacunación en complejos feriales como el Bilbao Exhibition Centre, donde se anuncian cerca de 5.000 vacunaciones diarias, o en el Pabellón de La Casilla, con alrededor de 3.000 cada día. A ellas se suma las instalaciones habilitadas en el Frontón de Lakua en Vitoria o en la Plaza de Toros de Illumbe en San Sebastián. Por ahora, la reducida llegada de dosis y la apuesta de reservar un lote estratégico para asegurar la segunda dosis en vacunas como la Pfizer seguirán limitando el ritmo de vacunación en el País Vasco.

Desde la consejería de Salud se insiste en que si los porcentajes de inoculación son aún bajos –sólo el 24% de los mayores de 80 años está vacunado- es por razones de suministro y no de recursos para administrar las dosis. El ministerio de Sanidad ha anunciado la llegada de 1,2 millones de dosis de Pfizer este lunes y la distribución de un millón de dosis de Astrezeneca a lo largo del día de hoy entre las comunidades autónomas. El Gobierno insistía ayer en que a lo largo del próximo verano se podrá alcanzar el ratio de vacunación del 70% entre la población.

Comentar ()