Imagen de Villarejo con un fondo de Ibex 35

Carmen Vivas

España

Villarejo hace temblar al Ibex 35

El juez toma declaración esta semana como investigados a Isidro Fainé (CaixaBank) y Antonio Brufau (Repsol) por los encargos a la empresa del comisario / Cinco cotizadas del selectivo español recurrieron a los servicios del policía cuando éste estaba en activo

«Tiene acceso a recursos difícilmente accesibles para el resto de empresas, por lo que el servicio prestado es muy superior». La razón esgrimida en el correo electrónico que un integrante del área de Seguridad del BBVA envió al departamento de Compras del banco para justificar la contratación de la empresa del comisario José Manuel Villarejo es suficientemente esclarecedora sobre los motivos por los que grandes compañías del Ibex 35 recurrieron durante años al grupo controlado por el policía.

Como desveló El Independiente, el conglomerado societario de Villarejo (Grupo Cenyt) facturó a cinco firmas que cotizan en el selectivo español -BBVA, Santander, Iberdrola, La Caixa y Repsol- por la prestación de diferentes servicios mientras el funcionario permanecía en activo en el Cuerpo Nacional. Varios de esos trabajos se investigan en piezas separadas de la macrocausa (caso Tándem) que dirige el titular del Juzgado Central 6 de la Audiencia Nacional, el magistrado Manuel García-Castellón.

El avance de la investigación ha permitido conocer que al comisario le abrieron las puertas de la mayoría de estas empresas del Ibex los responsables de seguridad de las mismas, policías que habían salido del Cuerpo en régimen de excedencia. Las pesquisas judiciales tratan de determinar qué responsabilidad tuvieron los integrantes de las cúpulas de dichas compañías en la contratación de Grupo Cenyt y si conocían que se había recurrido a Villarejo cuando éste aún ejercía como funcionario.

El policía se encuentra en situación administrativa de jubilación voluntaria desde el 22 de junio de 2016, exactamente desde un mes y medio antes de cumplir los 65 años. La Fiscalía Anticorrupción le acusa de haber compaginado su labor policial con sus negocios privados sin haber solicitado la compatibilidad e incumpliendo la normativa que afecta a los funcionarios del Cuerpo Nacional. Él se defiende asegurando no sólo que los Directores Adjuntos Operativos (DAO) tenían conocimiento de la existencia de sus empresas sino que la Policía las utilizó en diversas ocasiones como tapadera.

Repsol, La Caixa y el ‘Proyecto Wine’

El 19 de noviembre de 2019, el ex presidente del BBVA Francisco González prestó declaración como imputado ante el juez García-Castellón, que lo investiga como posible autor de delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos a raíz de los encargos realizados a la empresa del policía. Por esos servicios, el entonces segundo banco del país -imputado también como persona jurídica- desembolsó más de 10,28 millones de euros entre los años 2004 y 2017.

En el marco de la instrucción de otra de las piezas separadas del caso Tándem, el ex presidente de CaixaBank Isidro Fainé y el primer ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau, están citados a declarar en calidad de investigados el próximo viernes por los encargos que ambas empresas realizaron a Grupo Cenyt entre 2011 y 2012. Bautizado por Villarejo como Proyecto Wine, el trabajo consistió presuntamente en investigar al ex presidente de Sacyr Luis del Rivero ante la posibilidad de que éste estuviera detrás de la estrategia con la que supuestamente se buscaba la toma control de la multinacional energética española -en la que el banco tenía una participación accionarial relevante- de la mano de la petrolera mexicana Pemex.

En las reuniones mantenidas en 2019 durante el desarrollo de los trabajos de revisión interna, el ex director de Seguridad de CaixaBank Miguel Ángel Fernández Rancaño detalló que recibió la indicación de su nivel superior -en alusión a Antonio Massanell, entonces director general de Medios de CaixaBank y también imputado en la causa- para que se pusiera en contacto con su homólogo de Repsol. La acción fue coordinada.

Cinco cotizadas del selectivo español recurrieron a los servicios de la empresa del policía cuando éste estaba todavía en activo

Fernández Rancaño también precisó que Cenyt aportó el informe que le fue encargado en «cuatro entregas» y que la información proporcionada por la empresa del policía tuvo un «interés escaso» y fue «de poco valor para los fines que se perseguían». Esta misma conclusión se expone en el informe de cumplimiento elaborado por Repsol tras trascender que también había pagado a la empresa del policía: «En una de esas reuniones, Miguel Ángel Fernández Rancaño llegó a cuestionar ante Cenyt la utilidad de sus servicios, respondiendo, al parecer, José Manuel Villarejo que era lo que podía obtenerse con el limitado Servicio contratado y que más información requeriría intensificarlo y aumentar los honorarios, lo que se rechazó por parte de Rafael Araujo [director de Seguridad de Repsol] y Fernández Rancaño».

CaixaBank ha reconocido tres pagos a la filial Cenyt Data por un importe total de 194.700 euros (IVA incluido). En concreto, las facturas se abonaron el 2 de noviembre y el 15 de diciembre de 2011, y el 16 de mayo de 2012, camuflándose el concepto real de los trabajos bajo objeto de investigación con la descripción «Elaboración de estrategias para la ubicación y recuperación de datos electrónicos almacenados en discos duros de ordenadores y sistemas tecnológicos, anulados o dañados. Consultoría jurídica y técnica».

Fernández Rancaño ha asegurado que el concepto de las facturas fue propuesto por el proveedor y que no fue discutido debido al carácter «reservado» de los servicios contratados. Previsiblemente, ésta cuestión saldrá a relucir durante el interrogatorio al que el juez y los fiscales someterán esta semana a los ex directivos del banco investigados en esta pieza.

En el caso de Repsol, la cantidad abonada a Grupo Cenyt ascendió a 165.000 euros (más IVA), desglosada de la siguiente forma: 45.000 euros el 2 de noviembre, 75.000 euros el 15 de diciembre de 2011 y 45.000 euros el 31 de mayo de 2012. Ni Repsol ni La Caixa firmaron contratos por los servicios encargados a Cenyt, sustentados en acuerdos verbales.

Servicios a una filial de Iberdrola

Entre las cotizadas del Ibex 35 que también contrataron los servicios de Grupo Cenyt figura Iberdrola. La filial de energías renovables pagó más de 1,1 millones de euros a la empresa controlada por el policía en 17 facturas entre los años 2004 y 2017, según ha reconocido la propia compañía.

«Coordinación operativa de seguridad de los desplazamientos realizados por sus ejecutivos españoles, en los viajes profesionales de los mismos durante 2004 en Brasil, México, Guatemala y Bolivia», «Servicios de apoyo y logística de seguridad a personal de Rumanía», «Trabajos de aseguramiento de la confidencialidad y de la Seguridad en los encuentros que su personal de alta dirección ha mantenido durante 2004 con personalidades de Portugal, Francia, Grecia y EEUU» e «Investigación patrimonial ejecución laudo» son algunos de los conceptos que figuran en las facturas. La investigación que lleva a cabo la Audiencia trata de determinar si entre las labores realizadas se encuentran trabajos de espionaje.

La prestación de estos servicios se investiga en otra de las piezas separadas del caso Tándem, concretamente en la número 17. A diferencia de las relativas al BBVA (la 9) y a La Caixa/Repsol (21), ningún integrante de la cúpula de la empresa tiene la condición procesal de investigado. Tampoco ha sido imputada la compañía como persona jurídica.

También confió en el grupo empresarial controlado por Villarejo el Banco Santander, primera entidad bancaria española por capitalización bursátil. En este caso, el proveedor fue Grupo Inmobiliario Cenyt SL (rebautizada posteriormente como Cenyt Consultoría Organizacional) y el encargo consistió en la impartición de 12 sesiones de habilidades en el curso El rol del gestor de planes’, encargándose concretamente de los módulos denominados ‘Gestor por influencia’ y ‘Negociación, comunicación efectiva.

Las facturas están fechadas los días 9 de marzo de 2011 y 19 de junio y 13 de julio de 2013, importaron en total 14.400 euros (4.800 euros cada una) y se abonaron mediante transferencias a la cuenta de la empresa en una sucursal del Santander en la zona financiera de Azca, a no demasiada distancia de la sede corporativa del grupo Cenyt en la madrileña Torre Picasso. La investigación del juez García-Castellón no alcanza a estos encargos.

Te puede interesar

Comentar ()