La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha detenido esta mañana al subdelegado del Gobierno en Valencia, Rafael Rubio, y a otra decena de personas dentro del conocido como caso Azud, una trama de mordidas a cambio de adjudicaciones.

Según han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras de las actuaciones, Rubio ha sido arrestado en su domicilio y está acusado de participar en la adjudicación de diferentes infraestructuras en suelo público a cambio de mordidas.

Junto a Rubio, la UCO habría arrestado, tal y como ha avanzado OKDiario, a Alfonso Grau, quien fuera mano derecha de la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a su hija, a un empresario y a otras diez personas más.

El caso Azud se lleva en el Juzgado de Instrucción número 13 de Valencia y se investigan presuntas mordidas con facturas supuestamente ficticias que varias empresas adjudicatarias de obra pública del Ayuntamiento de Valencia habría realizado, entre otros, al bufete del letrado José María Corbín, cuñado de Barberá.

La causa, que arrancó hace más de tres años, está abierta por delitos de cohecho, falsedad documental, blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y tráfico de influencias.

Cese inmediato

La delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Gloria Calero, ha decidido cesar de forma inmediata al subdelegado del Gobierno en Valencia, Rafael Rubio, tras ser detenido esta mañana dentro de la operación Azud.

La Delegación del Gobierno ha indicado en un comunicado que respeta, «como no podía ser de otro modo», la actuación llevada a cabo por la justicia y ha acordado el cese de Rubio.

El PSPV-PSOE ha abierto este jueves expediente disciplinario y ha suspendido cautelarmente de militancia al ya exsubdelegado del Gobierno en Valencia Rafael Rubio, según han informado fuentes del partido.